fbpx

El espíritu de las rogaciones

El recuerdo de lo que eran las rogativas se está perdiendo, desgraciadamente en la Iglesia.

Las rogaciones o rogativas son procesiones que la Iglesia ha convocado desde hace tiempos inmemoriales para implorar el auxilio del Cielo en alguna calamidad. Existen dos versiones distintas pero complementarias sobre el origen de estos actos, según cuentan respectivamente dos grandes monjes benedictinos que fueron a su vez grandes eruditos: el beato cardenal Ildefonso Schuster y Dom Prósper Guéranguer, abad de Solesmes.

Afirma monseñor Schuster en su Liber sacramentorum que los orígenes históricos de las rogaciones se remontan a la antigua fiesta pagana de las Robigalias, en la que los jóvenes de Roma iban más allá del puente Milvio para ofrecer sacrificios a Robigo, el dios que protegía de la roya las cosechas de cereales. La Iglesia romana cristianizó esta costumbre popular. De hecho, en vez de cortar de raíz usos ancestrales profundamente arraigados en el corazón de la gente, siempre los conservó dándoles un nuevo sentido espiritual. De ese modo se introdujeron en los primeros siglos las procesiones rogativas, que partiendo del centro de Roma se dirigían a San Pedro recorriendo la vía Flaminia y el puente Milvio y bordeaban el Tíber hasta llegar hasta el Vaticano. En esta procesión se rezaban las Letanías mayores, llamadas así para distinguirlas de las letanías menores, asociadas a las estaciones, palabra tomada de la terminología militar que se refiere a las paradas que se hacían en las procesiones entre las iglesias en determinados tiempos litúrgicos.

A diferencia de esas procesiones menores, las rogaciones tenían un carácter más solemne; el recorrido era bastante largo, y participaba toda la población de Roma repartida en varios grupos. Parece ser que su institución oficial se debe a San Gregorio Magno, que en el año 590 convocó una litania septiformis con miras a implorar el fin de la peste. Se trataba de una procesión general en la que participaron el clero y los habitantes de la urbe, formada en siete cortejos que confluyeron en la Basílica Vaticana. Cuando llegaron al mausoleo de Adriano, San Gregorio Magno alzó la vista y observó en lo alto del castillo un ángel exterminador que envainaba su espada ensangrentada, en señal de que se levantaba el castigo.

Por su parte, Dom Guéranger habla de un rito que se instituyó originalmente en Viena del Delfinado por iniciativa del obispo San Mamerto (hacia el año 470): «Calamidades de todo género habían traído la desolación a esta provincia recientemente conquistada por los borgoñones. Las gentes estaban acongojadas a consecuencia de incendios, terremotos y otros fenómenos pavorosos en los que veían señales de la cólera divina. El santo prelado, deseoso de levantar la moral a su pueblo y reconducirlo a un Dios cuya justicia era necesario aplacar, prescribió tres días de expiación durante los cuales los fieles habrían de entregarse a penitencias y hacer procesiones entonando los salmos».

De la Galia, las rogaciones se extendieron a toda la Iglesia de Occidente. San Cesáreo de Arlés, escribiendo a principios del siglo VI, nos cuenta que estas procesiones estaban integradas por el clero y los fieles de bastantes iglesias filiales que seguían la cruz de guía de una iglesia principal, descalzos y cantando himnos sagrados. Estas procesiones fueron adoptadas en Roma en el año 801 bajo el pontificado de San León III. Si bien para entonces ya se hacían rogaciones, en Roma se reservó la denominación de Letanías mayores para la procesión de San Marcos, que se celebraba el 25 de abril, en tanto que las rogaciones se conocían como letanías menores; mientras que en Francia éstas últimas se conocían como letanías mayores, reservándose el calificativo de menores para las de San Marcos.

Recuerda Dom Guéranger que Carlomagno se descalzaba los pies, como hacía hasta el último de los fieles, y así caminaba en pos de la cruz desde su palacio hasta la iglesia de la estación. En el siglo XIII, Santa Isabel de Hungría daba el mismo ejemplo: a esta reina le gustaba mezclarse durante las rogaciones con las mujeres pobres del pueblo caminando igualmente a pie descalzo y cubierta de un tosco vestido de lana.

Tal era el espíritu de la cristiandad que San Pío V y San Carlos Borromeo renovaron en su tiempo. A fame, bello et peste liberanos, Domine: líbranos, Señor, del hambre, la guerra y la peste, se cantaba y se sigue cantando en las rogaciones, en aquellos lugares en que sobreviven.

Y ése es el espíritu que necesitamos para librarnos de las calamidades que se ciernen sobre nuestra sociedad.

(Traducido por Bruno de la Inmaculada)

Roberto de Matteihttp://www.robertodemattei.it/
Roberto de Mattei enseña Historia Moderna e Historia del Cristianismo en la Universidad Europea de Roma, en la que dirige el área de Ciencias Históricas. Es Presidente de la “Fondazione Lepanto” (http://www.fondazionelepanto.org/); miembro de los Consejos Directivos del “Instituto Histórico Italiano para la Edad Moderna y Contemporánea” y de la “Sociedad Geográfica Italiana”. De 2003 a 2011 ha ocupado el cargo de vice-Presidente del “Consejo Nacional de Investigaciones” italiano, con delega para las áreas de Ciencias Humanas. Entre 2002 y 2006 fue Consejero para los asuntos internacionales del Gobierno de Italia. Y, entre 2005 y 2011, fue también miembro del “Board of Guarantees della Italian Academy” de la Columbia University de Nueva York. Dirige las revistas “Radici Cristiane” (http://www.radicicristiane.it/) y “Nova Historia”, y la Agencia de Información “Corrispondenza Romana” (http://www.corrispondenzaromana.it/). Es autor de muchas obras traducidas a varios idiomas, entre las que recordamos las últimas:La dittatura del relativismo traducido al portugués, polaco y francés), La Turchia in Europa. Beneficio o catastrofe? (traducido al inglés, alemán y polaco), Il Concilio Vaticano II. Una storia mai scritta (traducido al alemán, portugués y próximamente también al español) y Apologia della tradizione.

Del mismo autor

Nihilismo: la esencia de la nueva izquierda. Entrevista con Roberto de Mattei

Filemon y Heltai: Nos encontramos en Roma, junto a la la...

Últimos Artículos

La Fe en Cristo es una Fe Eucarística

Estamos aquí en la tierra para creer que Jesús...

El Buen Pastor Modernista

Decía el Señor cuando hablaba del Buen Pastor, que...