“¿De qué le servirá al hombre ganar todo el mundo, si pierde su alma? ¿O qué dará el hombre a cambio de su alma?” (Mt 16, 26)

Conmovedor el vídeo del Papa de este mes, los peces, los árboles, la basura, la ecología, precioso todo, lástima que A DIOS NO SE LE MENCIONA NI UNA SOLA VEZ. Un vídeo magnífico si fuera con la firma de Coca-Cola, pero ¿de un Papa?

Y haciendo referencia a aquel Judío converso que piensa demandarlo en próximos días, no estaría mal hacer lo mismo, o al menos dejar de contribuir en aquellas fechas, obligatorias por cierto y que no son la ‘morralla’ Novus Ordo de cada Corpus y San Juan, por emplear el dinero que aportamos a las Obras de San Pedro para decirnos lo mismo que nos dice la ONU y Coca-Cola. ¿Cómo ayuda eso a la salvación de nuestras almas? ¿Cómo ayuda eso a la conversión de los no creyentes?

No nos imaginamos el pedir, en las intenciones del Rosario, ¡por la reducción de la huella de carbono y el calentamiento global de la “casa común”!… Por las vocaciones de Greenpeace, o rezar pidiendo para que la gente apague sus aires acondicionados y deje de reproducirse como conejos. ¿Es acaso ésta, una intención “papal y católica” digna de sus antecesores?

¡Y sí! ¡Nos quejamos y protestamos! Porque somos Católicos, porque si los sacerdotes callan y nosotros callamos, gritarán las piedras. Porque el Vicario de Cristo está ahí para proclamar a Cristo, y no para hacer de embajador de la ONU o de mercadólogo de Coca-Cola. Ocultando, negando, su Crucifijo (una vez más) para no ofender a nadie, porque a fin de cuentas, “creyentes y no creyentes”, da igual, representa, a nadie…

De suerte que el papa Francisco no conoce el Evangelio (me preocuparía que lo conociera y aún así persistiera en su empresa), porque donde se entere de que Nuestro Señor, sin importarle la casa común, ¡secó una Higuera!..

“…y, viendo una higuera cerca del camino, se fue a ella; pero no halló en ella más que hojas, y dijo: Qué jamás nazca fruto de ti. Y la higuera se secó al instante.”(Mt 21, 19)

Y así, como con la higuera,  ¿hallará Nuestro Señor, algo más que hojas en este nuevo vídeo?… “Pero nadie protesta, nadie reprende. También contra vosotros me querello, ¡oh sacerdotes! Tropezarás en pleno día, y contigo tropezará también el profeta de noche, y tú haces perecer a tu pueblo. Perece mi pueblo por falta de conocimiento; por haber rechazado tú el conocimiento, te rechazaré yo a ti de mi sacerdocio; por haber olvidado tú la ley de tu Dios, yo me olvidaré también de tus hijos.” (Oseas 4, 4-6)