THE REMNANT

El episcopado polaco pregunta a Francisco sobre la secularización radical

El episcopado polaco pregunta a Francisco sobre la secularización radical: “¡Acompañar! ¡No sea un pelagiano gnóstico!  Lo siento, ¿cuál era la pregunta?”

Bueno, claro … sí, por supuesto, la secularización radical de Europa es mala, ¡pero no tan malo como ser un gnóstico-pelagiano! … Y además fallar en el “acompañamiento” de los pecadores para ayudarles a renunciar “gradualmente” a sus pecados … tal vez … algún día…

Así dice Francisco en su diálogo, cuidadosamente preparado, con los obispos polacos durante la Jornada Mundial de la Juventud.

El Vaticano ha publicado la transcripción oficial (si ha sido manipulada en el último momento nadie lo ha dicho) de sus amigos, sobre la charla pública, con un guión, en la catedral de Cracovia, el 27 de julio.

El arzobispo Jędraszewski de Łodź, hizo rodar el balón, junto con la preocupación de todos los creyentes que aún quedan en Europa: descristianización:

“Santo Padre, parece que los fieles de la Iglesia católica, y hablando más generalmente todos los cristianos de Europa Occidental, se encuentran cada vez más como minoría en medio de una cultura moderna, sin Dios, liberal. En Polonia, estamos en presencia de un choque profundo, una gran lucha, entre la fe en Dios por un lado, y por el otro una forma de pensar y actuar como si Dios no existiera “.

Oh, sí, seguramente, el Papa cree que la descristianización total de Europa y el creciente aislamiento de los creyentes en un mar de hostilidad agresiva secularizada, es mala …

¡Pero! “Si bien es contundente, también hay indicios claros de la religiosidad, de un despertar del sentido religioso. Esto también puede ser peligroso “, dijo el Papa.

En concreto, debemos estar atentos sobre el “gnosticismo”. Por supuesto, con ello el Papa no quiere decir que lo que la Iglesia siempre ha enseñado con el nombre de herejía teológica. Por lo tanto, no será de mucho provecho buscar la definición: “La doctrina de la salvación mediante el conocimiento…”

“Mientras que el judaísmo y el cristianismo … sostienen que el alma alcanza su fin propio por la obediencia de la mente y la voluntad al Poder Supremo, es decir, por la fe y las obras, es marca peculiar del gnosticismo situar la salvación del alma sólo en la posesión cuasi-intuitiva del conocimiento de los misterios del universo y de fórmulas mágicas indicativas del conocimiento “.

No, en estos días las palabras no tienen significado preciso, y el Papa arregla la teología a medida que avanza, incluyendo las definiciones. En lugar de la antigua definición, tenemos a Francisco advirtiendonos que “también tenemos el otro peligro, el de una espiritualización gnóstica… una espiritualidad subjetiva, sin Cristo.”

Con los obispos presentes, sin duda, rascándose la cabeza, el Papa amablemente desordena, diciendo: “Para mí el problema más grande con la secularización es la descristianización: la eliminación de Cristo, quitando al Hijo. Yo oro, yo siento … y eso es todo. Esto es gnosticismo “.

Umm …?

Sin dejar una sola oportunidad para criticar su objetivo favorito, Francisco añade, “Hay otra herejía de moda hoy en día, el pelagianismo, “pero por el momento su tema es la “gnosis” que nos lleva “a encontrar” un Cristo menos Dios … o algo así.

“Para encontrar a Dios y sin Cristo. Dios, pero no a Cristo, a la gente pero no la Iglesia. ¿Por qué? Debido a que la Iglesia es una Madre que da la vida, y Cristo es nuestro hermano mayor, el Hijo del Padre, totalmente orientado hacia el Padre, que nos revela el nombre del Padre. Una Iglesia de  huérfanos: eso es el gnosticismo de hoy, ya que se trata de una descristianización, que carece de Cristo, y que conduce a una iglesia, o mejor, a ser cristianos, convirtiéndolos en un pueblo de huérfanos. Tenemos que hacer que nuestra gente vea esto “.

Mientras que usted está descifrando esa pequeña gema, Francisco nos ofrece la solución: “cercanía”. ¿La cercanía a Cristo? Usted se pregunta, espero. ¿Tal vez a los sacramentos?

Oh, ja, ja … no, por supuesto que no.

“¿Que aconsejo? Yo diría, pero creo que está en el Evangelio, donde precisamente está la enseñanza propia del Señor, cercanía. Hoy nosotros, los siervos del Señor, obispos, sacerdotes, personas consagradas y laicos comprometidos, necesitamos estar cerca de la gente de Dios.

“Sin cercanía, sólo hay palabras sin cuerpo. Pensemos, me gusta reflexionar sobre esto, en los dos pilares del Evangelio. ¿Cuáles son los dos pilares del Evangelio? Las bienaventuranzas y Mateo 25, los “criterios” sobre los que todos nosotros seremos juzgados. Concreción, la cercanía, el tacto, las obras corporales y espirituales de misericordia.”

En realidad, he leído la Biblia varias veces, y no recuerdo a Nuestro Señor diciendo mucho acerca de la  “proximidad” o “tocar”. Sólo para comprobar, hice una búsqueda rápida de todo el Evangelio de Mateo buscando el término “cercanía”. El motor de búsqueda me indicó amablemente: “¡Huy! Parece que no hemos podido encontrar ninguna coincidencia con la palabra ‘cercanía’. Trate de redefinir los términos de búsqueda. ¡Es posible que hayamos encontrado lo que busca en otra sección!”. Decidí dar una oportunidad a la búsqueda de los términos “tocar” y “concreción”.

¿Es realmente demasiado pedir que el Papa, el Vicario de Cristo en la tierra, use las palabras en la forma en que la Iglesia, la Biblia, los santos, los doctores y todos los otros Papas -y el Diccionario Oxford en inglés- usan las palabras? ¿Hay alguna razón para que cada vez que el Papa habla todos tengamos que sentarnos allí mirándolo mientras tratamos de descifrar lo que posiblemente podría significar aquello que dijo?

Sus apologetas seguramente objetarán: “¡Él estaba hablando metafóricamente! Él estaba hablando pastoralmente, en el idioma que la gente puede entender.” Al parecer, quiere decir algunas otras personas, personas que no sean católicos o personas que saben lo que significan las palabras. O, en términos más generales, como concepto, la gente que sabe o supone que las palabras tienen un significado. Que saben que elaborar el propio significado de las palabras, remueve el propósito de utilizarlas para comunicarse.

Pero, de hecho, hay una razón perfectamente sólida por la cual Francisco se niega a usar palabras de la forma en la que la gente normal las utiliza. He aquí una pequeña nota lateral divertida para los apologetas papales, si es que todavía hay alguno, para considerar con cuidado. Es la conversación entre Alicia y Humpty Dumpty, en la que éste explica de forma muy precisa y sucinta lo que está haciendo Francisco:

“Cuando uso una palabra,” dijo Humpty Dumpty, en un tono despectivo, “quiere decir lo que yo quiero que signifique, ni más ni menos.”

“La pregunta es,” dijo Alicia, “si se puede lograr que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.”

“La pregunta es,” dijo Humpty Dumpty, “quién ha de ser el maestro, eso es todo.”

Verdaderamente.

Sabemos que es un juego de tontos tratar de averiguar lo que Francisco Bergoglio pretende “implicar” cuando utiliza términos como “gnóstico” o “pelagiano” o todos los otros términos que lanza hacia fuera. De hecho, para cada palabra que usa, esta “significa” lo mismo: “Yo soy maestro.”

Tal vez olvidando la pregunta original, Francisco continúa, hablando de “tocar” y “cercanía” en aquellos “que dejaron todo para pasar sus vidas en hospitales y escuelas, con niños y con los enfermos …”

Después de haber mencionado las “obras espirituales de misericordia”, como parte de la solución de esta “cercanía” y “tocar”, Francisco pasa a redefinirlas. Los católicos tradicionales conocen, como hace 50 años todos los católicos conocían, que las siete obras espirituales de misericordia son: “Instruir a los ignorantes. Aconsejar al que está en duda. Advertir a los pecadores. Soportar el sufrimiento con paciencia. Perdonar los delitos de buena gana. Consolar a los afligidos. Orar por los vivos y los muertos “.

Pero ya no más. En la ‘Nueva Dispensación franciscana’, las nuevas “obras de misericordia [generalizadas son]: el tocar, enseñar, consolar, ‘perder el tiempo’.”

¿Qué significa esto?

Francisco nos ayuda a comprender esto relacionando una historia que acaba de pensar sobre un hombre que había ido a confesarse “con cierta aprensión, porque antes había sido despedido varias veces: ‘No, no, váyase’.” Debido a que en la mente de Francisco, la gente es “despedida” de la confesión todo el tiempo. Pasa todo el tiempo, ¿verdad? Aparentemente porque los sacerdotes son “pequeños monstruos”.

¡Oh, espera! … creo que lo entiendo. Vemos tal vez una pista: el hombre fue “despedido” porque no era candidato de recibir la absolución. ¿Por qué sería me pregunto?

Pero esta vez, la historia tiene un final feliz porque “el sacerdote lo escuchó, le explicó la situación al hombre, y le dijo: ‘Pero siga orando. Dios lo ama. Yo le daré mi bendición. ¿Prometes volver? ‘Este sacerdote ‘perdió el tiempo’ con el fin de atraer al hombre hacia los sacramentos. Eso es lo que significa la cercanía”.

Me permito ayudar a traducir esto, usando oraciones completas. “El hombre” había sido “despedido” por sacerdotes malvados que no tuvieron tiempo de “sobra” con el hombre que había llegado a la confesión sin la intención de cambiar su vida de, err … ‘su opción de estilo de vida’, pero que aún quería hablar con un sacerdote de estas cosas. Este sacerdote fue el bueno, y “perdió tiempo” aconsejándole, pidiéndole orar, al haberlo “acompañado” a él y no amonestándole a… bueno, seamos realistas… a que deje de pecar. En lugar de eso le dio al hombre “una bendición”, a pesar de que estaba efectivamente “bendiciendo” su decisión de permanecer viviendo con sus pecados. Pero de alguna manera, este comportamiento mágicamente ayudó a “acercar a ese hombre hacia los sacramentos…”, porque hay que promover la ¡”cercanía”!

¿Lo ve? Es fácil.

Esta es la fantasía de Francisco y de los kasperitas, fantasía que se expresó una y otra vez por los colaboradores cercanos a Francisco en los sínodos: “acompañar” a los pecadores que podrían permanecer en su pecados, para “gradualmente” convencerlos, a través del poder mágico puro de su abrumadora amabilidad, que es tiempo de arrepentirse… Tal vez… Algún día. En cualquier momento… Con tal de que esto no les resulte demasiado “difícil” para cambiar, claro está.

Alguien en el negocio del periodismo del Vaticano me mencionó que el Papa en su visita a Polonia nunca mencionó su exhortación apostólica, Amoris Laetitia. Él se sorprendió por esto porque Francisco aparentemente se había comprometido en el preámbulo de la visita, que iba a “traer” el documento para discutirlo con los obispos polacos recalcitrantes. Mi amigo especuló que tal vez los obispos, habían dicho a Su Santidad, que su valoración del documento aún no estaba completa y que podría haber sido prematuro promoverla.

Pero tal vez mi amigo buscaba solo el momento en el que el Papa mencionara el documento por su nombre. Me parece que casi cada palabra de su boca estaba relacionada con ese documento y fue expuesto en el programa.

Bueno, eso y la necesidad de llevar invasores islámicos violentos a Polonia, por supuesto.

De todos modos … ¿cuál era la pregunta? ¡Oh si! La secularización agresiva de Europa. Por lo tanto, he respondido a eso, ¿verdad? ¿Eh? ¿No?

“Así es como me gustaría responder a la pregunta. No hay respuestas fáciles, pero tenemos que ensuciarnos las manos. Si esperamos a que toquen el timbre de la puerta, o que las personas llamen a la puerta… No, tenemos que salir a buscar, como el pastor que sale a buscar la oveja perdida. De todos modos, eso es lo que pienso… ”

Correcto. Gracias por la ayuda Santo Padre.

Siga adelante y lea el resto. Usted aprenderá que Francisco no tuvo la idea de la misericordia de Dios, por sí solo,  al parecer, san Juan Pablo II y el beato papa Pablo VI hablaron  de ello también. Y eso “es un proceso”.

Ah, y eso del “acompañamiento” tiene que estar en consonancia con la catequesis para combatir el analfabetismo religioso.

“Se necesita de la [c]atequesis, catequesis durante toda la vida, una catequesis que no sólo imparta ideas, sino que también acompañe a las personas en su viaje. El acompañamiento es una de las actitudes más importantes, estar listo para acompañar el crecimiento en la fe de la gente”.

Es bueno saber esto.

Hilary White

[Traducido por Cecilia González Paredes. Artículo original]
Hilary White

Nuestra corresponsal en Italia es reconocida en todo el mundo angloparlante como una campeona en los temas familia y cultura. En un principio fue presentada por nuestros aliados y amigos de la incomparable LifeSiteNews.com, la señora Hillary White vive en Norcia, Italia.