fbpx

Estos no son los misioneros de la Misericordia que tu abuela conoció

Hace algún tiempo atrás, escribí en mi malvado y poco afable blog personal todo sobre como esto de los Misioneros de la Misericordia es un engaño y un truco publicitario.

“Si usted acaba de tomar la palabra de la propaganda oficial del régimen… es de imaginar con bastante facilidad que tiene que haber montones y montones de estos pecados de lujo, y que hasta antes del Papa Francisco, los sacerdotes sólo molestaban adolescentes y extorsionaba el dinero de viejecitas viudas a cambio de indulgencias imaginarias.

Francisco balbucea incomprensiblemente y nos deja sin tomarse la molestia de decirnos que está realmente sucediendo con sus subordinados escogidos. Aquí está amigo la frase que desenmascara todo el juego: ‘… para recibir a aquellos que han sido heridos por la Iglesia…’

Allí está, el verdadero propósito del asunto. La Iglesia es el chico malo. No es la gente que desacraliza la Eucaristía, o la que aborta bebes o vota a favor de las nuevas y brillosas leyes a favor de la eutanasia. La Iglesia es la mala. Y sólo es el Papa Francisco, quien por fin, finalmente a empezado admitir esto y cambiar las cosas…”

Aquí estamos, un mes más tarde y la gente sigue preguntándose de que se trata todo esto de los “Misioneros de la Misericordia”. (Otro más de esos pequeños trucos arreglados de publicidad de Francisco  para sentirse bien. Como nuestra amiga Ann Barnhardt lo ha dicho muchas veces, es claro que casi todo lo que Francisco hace es sobre el mismo, lo primero y lo último).

Se ha demostrado muchas veces, por Mike Matt y Chris Ferrara, por mi persona y por otros ingratos, que obviamente son Malas Personas, que esto no tiene que ver nada con la realidad canónica. Pero aún si no supiéramos exactamente para que son los Misioneros de la Misericordia, ahora podemos estar seguros de una cosa para la cual no han sido llamados: promover la ortodoxia doctrinal o moral o lo que tu conoces como las Reglas de la Iglesia.

Los nombres han empezado a ser revelados, a menudo con alguna ayuda de la prensa local. Gracias a Dios por la red interna, es lo único que puedo decir, y por la tenacidad increíble de las cosas del pasado profundo y antiguo. Las cosas se pegan al internet, como una sanguijuela, para no soltar más. Esto puede ser muy útil.

Tiempo atrás, en el 2002, un buen hombre fue citado en la prensa: “Tengo 47 años. Soy divorciado. Soy un alcohólico en recuperación. ¡Soy gay””. El negó añadir, “También pasé mis años de formación como un activista homosexual, luchando para demoler la dispensación Cristiana en los ámbitos legales y morales. Oh, y quiero ser ordenado con los Dominicos”.

Bueno en la Nueva-Iglesia, los deseos se vuelven realidad y aquí está el padre Patrick Baikauskas OP, y nombrado recientemente Misionero de la Misericordia en su nuevo encargo designado por el Papa Francisco:

Es un gran honor, pero no se trata de mí o de los otros misioneros. Yo, en mi camino, he sido llamado a ser un testigo y signo de esa misericordia”.

Signo de algo, supongo.

Mucho más antes en el 2002, un grupo ortodoxo de vigilancia Católica, Fieles Católicos Romanos, emitió la siguiente advertencia sobre que posiblemente el señor Baikauskas no era un candidato idóneo para la orden Dominica:

Citando una directiva del Vaticano de 1961, que declaraba que el acercamiento a los votos religiosos y la ordenación, debería estar prohibida a aquellos que son “afligidos por malas tendencias hacia la homosexualidad o pederastia”, así como la más reciente declaración desde Roma que establece que admitir hombres homosexuales al sacerdocio es “absolutamente inadmisible,” “muy riesgoso” y luego añadió que los hombres con tendencias homosexuales “no son aptos” para recibir el Sacramento de la Orden Sagrada. Stephen G. Brady de los Fieles Católicos Romanos, llamó la atención al Arzobispo Justin Rigali de San Louis para que expulse a Patrick Baikauskas de la Orden de Predicadores Dominicos en el Priorato de Santo Domingo en el Campus de la Universidad de San Louis. Baikauskas de 50 años, fue recientemente exhibido en un especial de 5 páginas del Illinois Times, que hacía énfasis en su historia como activista homosexual, su divorcio, su relación homosexual con un “compañero” que murió después con SIDA, su batalla con el alcoholismo, y su eventual admisión a la orden Dominica.

No se cual pueda ser el problema. Suena como un chico de marquesina para la nueva dispensación de Francisco. ¿Quiénes somos nosotros para juzgar, verdad? Y de todas maneras, 2002 es historia antigua, ¿o me equivoco?

Y además ¡él es pro-vida! Aquí está la pequeña reseña que desaprueba su (R) candidatura para un asiento en el Congreso realizada por Dick Durbin en 1996: “Patrick Baikauskas, de 43 años, candidato abiertamente gay y que apoya los derechos homosexuales, respalda una política dura de la asistencia social al trabajo, se opone al mandato de la acción afirmativa y pide una enmienda constitucional para revocar la histórica decisión de Roe versus Wade que defiende el derecho de la mujer al aborto.

¿Lo ve? Está bien.

Y ¿quién es Stephen Brady y quiénes son esos Fieles Católicos Romanos de todas maneras?

¡Ah! ¿Se acuerda?. El es el loco que empezó a decir a mediados de los noventa, que había un gran número de sacerdotes que estaban molestando a chicos adolescentes a escondidas, y que había un encubrimiento masivo por parte de sus obispos, quienes a menudo estaban en connivencia debido a su propia homosexualidad. En serio… ¿quién cree toda ese sensacionalismo? ¿Verdad?

La interesante pero añeja historia de los Fieles Católicos Romanos sobre el ahora sacerdote Baikauskas continua: “… oriundo de Springfield, Illinois era una voz importante en el movimiento homosexual del partido Republicano”.

“El señor Baikauskas es abiertamente homosexual. No hay argumento en la tierra que pudiera convencer a cualquier prelado de que el debía ser ordenado”.

Los Fieles Católicos Romanos le dijeron al Arzobispo Justin Rigali que ¡ellos iban a escribir algunas cartas a ROMA! E incluso iniciarían una CAMPAÑA de cartas escritas a ROMA. Y algunas cosas más. ¡Estoy segura que incluso iniciaron una petición!

Eso les demostraría (lo serio del asunto).

Pero probablemente el se arrepintió de su estilo de vida y devoción a la causa LGBT, ¿verdad?. Sin lugar a dudas así lo hizo. ¿Cómo si no es así pudo haber sido ordenado?

Un artículo del 2003 en el Illinois Times indicaba que Brady había “aceptado la posibilidad de que Baikauskas podría ser ordenado algún día”.

“El (Brady) aún preferiría que Baikauskas renunciara públicamente a su “pasado como activista del movimiento gay” y abrazara la enseñanza Católica sobre la homosexualidad, que acepta la orientación pero prohíbe ese estilo de vida”.

Pero luego, el señor Baikauskas respondió, “No estoy seguro que es lo que el quiere que yo renuncie”.

“¿A mi trabajo de servicio con gente viviendo con SIDA? ¿A mi trabajo para asegurar igualdad en puestos de trabajo y vivienda para hombres y mujeres gay? La iglesia no está en contra de estas cosas. Tampoco se opone la iglesia a la gente que está enamorada. Por lo tanto no puedo censurar ninguna de estas cosas”.

Y de todas formas ¿cómo es que pudieron saber esto? Esto fue antes que el Papa Benedicto firmara el documento, aquel sobre como los hombres con “una profunda tendencia homosexual” deben ser excluidos del sacerdocio debido a su desorden “afectivo”.

¿Lo ven? Esa era la Iglesia de antes. Esta es la Iglesia de ahora. (Lo siento, debió leerse “la Iglesia-de-hoy”).

Aquí hay más de aquel artículo desde Roma emitido en un Miércoles de Ceniza:

Un pastor local es uno del grupo de un millón de sacerdotes despachados alrededor del mundo por el Papa Francisco para perdonar pecados graves, que normalmente son sólo perdonados por el Papa o algún Oficial de alto rango de la Iglesia.

El Reverendo Patrick Baikauskas, pastor del templo de Santo Tomas de Aquino, 535 W. State St, estuvo en Roma como uno de los 726 sacerdotes, presentes en el anuncio del papa el martes. El es uno de los 125 sacerdotes en los Estados Unidos al que se le confió la responsabilidad durante lo que es el Año Jubilar del Vaticano, que termina en Noviembre. Los mil sacerdotes están siendo conocidos como los Misioneros de la Misericordia y como “super-confesores”.

¿No es eso genial? Al final, todo esta bien.

Como el mismo Papa Francisco ha dicho en la reunión de más de 700 madres en Roma a principios de Febrero, los confesores “no están llamados a juzgar, con un sentido de superioridad” pero en cambio deben recibir a los penitentes con “brazos abiertos”.

“No es con el bastón del juicio que triunfaremos en traer a las ovejas perdidas de vuelta al rebaño”, añadió.

Y eso sería algo justo.

Hillary White

[Traducción de Cecilia González Paredes. Artículo original]




Hilary White
Hilary Whitehttp://remnantnewspaper.com/
Nuestra corresponsal en Italia es reconocida en todo el mundo angloparlante como una campeona en los temas familia y cultura. En un principio fue presentada por nuestros aliados y amigos de la incomparable LifeSiteNews.com, la señora Hillary White vive en Norcia, Italia.

Del mismo autor

Cómo el feminismo tóxico nos dejó separados y solos

¿Cuándo podemos comenzar a hablar de “feminismo tóxico”?

Últimos Artículos