Texto del Evangelio (Mc 2,13-17): En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo por la orilla del mar, toda la gente acudía a Él, y Él les enseñaba. Al pasar, vio a Leví, el de Alfeo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: «Sígueme». Él se levantó y le siguió. Y sucedió que estando Él a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos, pues eran muchos los que le seguían. Al ver los escribas de los fariseos que comía con los pecadores y publicanos, decían a los discípulos: «¿Qué? ¿Es que come con los publicanos y pecadores?». Al oír esto Jesús, les dice: «No necesitan médico los que están fuertes, sino los que están mal; no he venido a llamar a justos, sino a pecadores».
PALABRA DE DIOS

Jesús siempre llama al que trabaja….nunca lo hace al ocioso o al pasivo. En este caso al que trabajaba de forma indigna, como vil servidor de los romanos, pero Jesús toca su corazón para llevarlo a la conversión, y Mateo se deja tocar por Él. Nunca olvidemos que la peor actitud en la vida es la tibieza, la indiferencia….actitudes muy propias de la cultura posmoderna que huye de los compromisos definitivos y se gusta solo en las emociones temporales. Por otra parte, en esta escena volvemos a encontrarnos con los que se escandalizan ante la actitud del Salvador que busca la salvación del pecador abriéndole los ojos del corazón ante el horror del pecado. Como bien enseñaba el Santo Cura de Ars, que nuestro ánimo sea siempre de odio al pecado y amor al pecador para procurar su conversión, como hizo Cristo. Y que ante todo se suscite la mirada interior de nuestra conciencia para comenzar odiando nuestro propio pecado. El problema grave de los fariseos era que miraban tanto el pecado ajeno que no tenían tiempo para percibir el propio.




Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".