Día litúrgico: La Sagrada Familia (A)
Texto del Evangelio (Mt 2,13-15.19-23): Después que se fueron los Magos, el Angel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle». Él se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se retiró a Egipto; y estuvo allí hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliera el oráculo del Señor por medio del profeta: De Egipto llamé a mi hijo. 
Muerto Herodes, el Angel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre, y ponte en camino de la tierra de Israel; pues ya han muerto los que buscaban la vida del niño». El se levantó, tomó consigo al niño y a su madre, y entró en tierra de Israel. Pero al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí; y avisado en sueños, se retiró a la región de Galilea, y fue a vivir en una ciudad llamada Nazaret; para que se cumpliese el oráculo de los profetas: «Será llamado Nazareno».
PALABRA DE DIOS
Fijémonos bien: Jesús, María y José pasaron la mayor parte de su vida de forma inadvertida, como una familia corriente y normal. Y en ese hogar vivía Dios hecho hombre junto a la Santísima Virgen María y José, esposo de la Madre de Dios. Todos esos años de vida laboriosa, familiar, en medio de la comunidad…..son signo más que evidente de que a la santidad se llega por la vida ordinaria de cada día. Que ciertamente algunas personas son llamadas a una vocación más singular como el sacerdocio o la vida consagrada, pero la MISMA vocación a la santidad tiene los laicos por ser bautizados. Aprendamos de la Sagrada Familia a asumir que Dios llama a todos los bautizados a santificar sus vidas (sus trabajos, hogares, relaciones sociales). Un laico no se santifica clericalizándose, haciendo cosas parecidas al cura o a la monja…..y de igual modo tampoco se santifica el sacerdote o religiosos desde un mimetismo de mezcolanza con lo propio del laicado. A todos nos llama Dios a ser SANTOS por el sacramento del bautismo. Y hoy más que nunca se necesitan….con URGENCIA…familias cristianas, hogares católicos donde se enseñe va las futuras generaciones a amar a Dios, a la Iglesia y al prójimo. En este domingo de la Sagrada Familia, pidamos a Dios, por la intercesión de María y de José: “danos santas familias católicas”.
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".