Domingo XXVI del Tiempo Ordinario
Evangelio según San Lucas 16
     Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían y le lamían las llagas.
     Sucedió que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abrahán. Murió también el rico y fue enterrado. Y, estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abrahán, y a Lázaro en su seno, y gritando, dijo: “Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas”. Pero Abrahán le dijo: “Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso ahora él es aquí consolado, mientras que tú eres atormentado. Y, además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para los que quieran cruzar desde aquí hacia vosotros no puedan hacerlo, ni tampoco pasar de ahí hasta nosotros”.
PALABRA DE DIOS

    Dios nos ha dotado de libertad para que respondamos a su infinito Amor desde nuestro corazón. Si respondemos afirmativamente es porque vivimos, o intentamos vivir, según su Voluntad que nos hace amarle, amar al prójimo y cumplir sus mandamientos. Pero si decimos que NO a Dios con nuestra vida, no es Él quien nos condena sino nosotros los que nos apartamos de Dios para siempre. Y eso es el Infierno.
Existe y es Dogma de Fe. Nadie debería negarlo o dudarlo, pues negaría el mismo Evangelio.

    Recordemos que el mejor camino para NO ir al infierno empieza por creer que existe el infierno. Y desde ese momento caminemos hacia el Cielo viviendo como Dios quiere.


Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".