Jesús nos pide poco y da mucho

La semana tiene 10.080  minutos, de los cuales solemos dedicar:

  • 3.360 a dormir
  • 3.360 a trabajar ó a las tareas de la casa
  • 630  a comer
  • 630 ó muchos más a ver la televisión
  • 420 minutos o muchos más a jugar con nuestro móvil e internet (whatsup, twitter, facebook..)
  • 420 minutos o muchos más a otro tipo de ocio
  • 210 ó muchos más a conducir
  • y aún así no sobran 1470 minutos para todo tipo de cosas
¿Y nos supone un gran esfuerzo, un gran sufrimiento, dedicarle a Dios 30 minutos el domingo, sólo 30 minutos de nuestros 10.080?
Parece que en una gran mayoría es así, absolutamente todo se antepone a ir a Misa: ir al campo, al cine, quedarse en casa, lo que sea, todo menos ir a Misa porque es un gran esfuerzo. Y ellos mismos se auto-justifican diciéndose que Dios prefiere que esté con su familia a “perder el tiempo” yendo a la Iglesia.
Que poco queremos a Jesús que se entrega por nosotros en Cuerpo y Sangre en todas las Misas para no poder dedicarle siquiera 30 minutos a la semana.