Mensaje navideño de monseñor Viganò

Rex pacificus magnificatus est,
cujus vultum desiderat universa terra

El mundo entero anhela contemplar el hermoso rostro del Rey de la paz, que se dignó nacer según la carne hace dos mil veintidós años para liberarnos del yugo de Satanás y alcanzarnos la gloria de Cielo con su santísima Pasión.

Porque un Niño nos ha nacido, un Hijo nos ha sido dado, que lleva el imperio sobre sus hombros. Se llamará Maravilloso, Consejero, Dios poderoso, Padre de la eternidad, Príncipe de la paz. Se dilatará su imperio, y de la paz no habrá fin. Se sentará sobre el trono de David y sobre su reino, para establecerlo y consolidarlo mediante el juicio y la justicia, desde ahora para siempre jamás. El celo de Yahvé de los ejércitos hará esto (Is.9,6-7). Estas solemnes palabras referidas al Redentor que viene nos estimulan a reconocer las señales de la soberanía y colaborar para que triunfe la paz, que es la estabilidad del orden fundado en la ley y la justicia.

En este mundo rebelde e indócil al Niño-Rey; en este mundo que se engaña a sí mismo haciéndose creer que puede edificar la paz prescindiendo de Aquél que es su cimiento eterno, dé cada uno testimonio de fe en Nuestro Señor Jesucristo con valor y coherencia de vida, ofreciendo su corazón como pesebre místico para que descanse y trono para que se siente y reine supremo sobre vosotros, vuestras familias y vuestras ciudades. Que en vuestras acciones y palabras resplandezca la Faz del Señor para que todos los pueblos de la Tierra se conviertan, se postren adorantes ante Él y le restablezcan la corona real que le arrebató la Revolución.

Así sea.

+Carlo Maria Viganò, arzobispo

Santísima Navidad MMXXII

Traducido por Bruno de la Inmaculada

Mons. Carlo Maria Viganò
Mons. Carlo Maria Viganò
Monseñor Carlo Maria Viganò nació en Varese (Italia) el 16 de enero de 1941. Se ordenó sacerdote el 24 de marzo de 1968 en la diócesis de Pavía. Es doctor utroque iure. Desempeñó servicios en el Cuerpo Diplomático de la Santa Sede como agregado en Irak y Kwait en 1973. Después fue destinado a la Nunciatura Apostólica en el Reino Unido. Entre 1978 y 1989 trabajó en la Secretaría de Estado, y fue nombrado enviado especial con funciones de observador permanente ante el Consejo de Europa en Estrasburgo. Consagrado obispo titular de Ulpiana por Juan Pablo II el de abril de 1992, fue nombrado pro nuncio apostólico en Nigeria, y en 1998 delegado para la representación pontificia en la Secretaría de Estado. De 2009 a 2011 ejerció como secretario general del Gobernador del  Estado de la Ciudad del Vaticano, hasta que en 2011 Benedicto XVI lo nombró nuncio apostólico para los Estados Unidos de América. Se jubiló en mayo de 2016 al haber alcanzado el límite de edad.

Del mismo autor

Viganò: El estado mayor de la Iglesia se ha aliado con el enemigo y se ha constituido él mismo en enemigo de aquellos a...

ACTO DE CANCELED PRIEST Dubuque (Iowa) 22 de septiembre de 2021 Queridísimos hermanos en...

Últimos Artículos

Laicado ensalzado y humillado: contundente realidad

“Todo aquel que se ensalce será humillado” (Lucas 14,...

El libro testamento de Benedicto XVI: una confirmación

La publicación de algunos libros aparecidos tras el fallecimiento...