RORATE CÆLI

Mons. Fellay, Superior General de FSSPX: “Un acuerdo es posible sin esperar más”.

De la entrevista concedida por el Superior General de la Sociedad de San Pío X (FSSPX), Obispo Bernard Fellay, al programa “Terres de Mission” de TVLibertes, una red francesa conservadora, según informa la web italiana Radio Spada:

El obispo Fellay confirmó en el programa Terres de Mission de TVLibertes emitido hace unos minutos: en el plano de los hechos, las relaciones con el Vaticano ya son normales, y sólo falta el sello en el acuerdo (Video abajo):

“Este acuerdo es posible, según el Superior general, en su opinión, sin esperar a que la situación en la Iglesia sea completamente satisfactoria”. [Fuente]

Extracto:

El papa Francisco les ha hecho la proposición de una prelatura personal para la FSSPX. Con esta situación canónica ustedes conservan una independencia con los obispos. Mons. Schneider que ha visitado sus seminarios lo insta a aceptar esta proposición incluso si la situación en la Iglesia no es satisfactoria al 100%. ¿No hay con el tiempo un riesgo de creación de una Iglesia más o menos autónoma, autocéfala, si debe continuar esta situación de distanciamiento constante respecto a Roma, respecto al papa, respecto a la curia, respecto a los obispos? ¿Espera usted para firmar una proposición de Roma, la aparición en la Sede de Pedro de un Pio XIII que todos esperamos?

Creo que no es necesario esperar que todo esté arreglado en la Iglesia, que todos los problemas estén arreglados.

Hay sin embargo cierto número de condiciones que son necesarias y para nosotros la condición necesaria es la condición de la supervivencia. Yo le he hecho saber a Roma, sin ninguna ambigüedad, que de la misma manera que Mons. Lefebvre dijo en su tiempo: hay una condición sine qua non, es decir, si la condición no se cumple, nosotros no nos movemos: que podamos permanecer tal como somos, es decir, conservar todos los principios que hemos mantenido, que son principios católicos.

Efectivamente, nosotros tenemos reproches graves a lo qué pasó desde el concilio, en la Iglesia, en ciertos hombres, la famosa cuestión de la manera en que se ha conducido el ecumenismo, por ejemplo, lo que se llama la libertad religiosa, la relación entre la Iglesia y el Estado, luego la libertad de dar, y a qué titulo dar a cada quien la libertad de ejercer su religión (…) y yo creo que avanzamos por ese lado, en la buena dirección, es decir que Roma está cediendo.

Es interesante que desde hace dos años podemos decir que nos dicen que hay cuestiones que estaban enunciadas, proposiciones hechas por el concilio, que no son criterios de catolicidad. Esto quiere decir que tenemos derecho a no estar de acuerdo y sin embargo ser considerados católicos.

Precisamente este conjunto de cuestiones sobre las cuales discutimos. Esta es una primera parte. La segunda parte es que si hay un riesgo de cisma, de establecimiento de una Iglesia paralela. Yo he evocado este problema con el mismo papa, el papa Francisco, y los dos estamos de acuerdo. Ya hay ahora un cierto número de disposiciones prácticas que vuelven prácticamente imposible el cisma, es decir que en la práctica, en los actos de todos los días, nosotros expresamos a Roma, nosotros mostramos nuestra sumisión, reconocemos a estas autoridades. Y no solamente en la Misa diciendo el nombre del papa y de los obispos del lugar en el canon de la Misa, sino que también tenemos el hermoso ejemplo del papa que nos da el poder de confesar y también de (hacer) actos jurídicos.

Es complicado pero puede suceder que un sacerdote cometa actos delictuosos, nosotros tenemos referencias de Roma que nos piden juzgar este caso, realmente es una relación normal. Y no solamente la confesión: el verano pasado se confirmó que el Superior General puede libremente ordenar a los sacerdotes de la Fraternidad, sin tener que pedir permiso al obispo del lugar. Este fue un texto de Roma publicado en varias partes y que dice que la Fraternidad ordena, por lo tanto, lícitamente pues dice que libremente.

He aquí entonces actos planteados, actos jurídicos que son canónicos y que ya están en su sitio y que en mi opinión suprimen la posibilidad de cisma. Evidentemente siempre hay que velar.

Y hoy, concretamente ¿Qué es lo que falta?

Falta el sello y luego también la afirmación clara y neta que se respetarán estas garantías.

¿Y es el papa quien debe dar ese sello, esas garantías?

Es el papa quien lo hace. Sí.

(Traducido por Rocío Salas. Artículo original. Extracto del vídeo traducido por Non Possumus)

RORATE CÆLI

Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos