fbpx

Monseñor Schneider: El coronavirus está haciendo que surja una nueva Iglesia de las catacumbas

29 de abril de 2020 (LifeSiteNews).– En el curso de una entrevista que concedió ayer a John-Henry Westen, cofundador de LifeSiteNews, monseñor Athanasius Schneider, obispo de Kazajstán, afirmó que la persecución de la Iglesia que están llevando a cabo los gobiernos de todo el mundo durante la pandemia de Covid-19 está haciendo que surja una nueva Iglesia de las catacumbas, y que ello puede ser un medio del que se sirva Dios para purificar la Iglesia.

«Podría ser que estuviéramos pasando por una época de catacumbas, con una especie de Iglesia clandestina –dijo–. Pero no debemos tener miedo. Hay que tener valor, porque la Iglesia tiene mucha […] experiencia en ser una Iglesia catacumbal, una Iglesia clandestina. Y de las épocas de catacumbas Dios ha sacado muchos frutos espirituales para renovar su Iglesia».

Schneider señaló que las draconianas restricciones impuestas por la autoridades del Reino Unido y otros países demuestran que los gobiernos se están valiendo del coronavirus como un pretexto para perseguir implícitamente a la Iglesia Católica.

Las normativas de confinamiento «se oponen a toda proporcionalidad razonable», destacó. Constituyen «una especie de discriminación y persecución de la Iglesia».

«Los obispos y las conferencias episcopales –prosigue Su Excelencia–, e incluso la Santa Sede, deberían insistir en que los gobiernos concedieran al menos algunos derechos a las iglesias […] como se los da a los establecimientos donde se pueden comprar comestibles. […] Si los gobiernos niegan a los templos los mismos derechos que las tiendas, lo que hacen es discriminar contra la religión».

Schneider se pregunta si lo que estamos viviendo en este momento concreto de la historia es «una intervención [divina] destinada a purificar a la Iglesia mediante la persecución» en vista de la generalizadas que están las «herejías en la doctrina, la moral y la liturgia» de la Iglesia.

También se preguntó si no «sería conveniente una época de catacumbas para la Iglesia», ya que sería «una intervención muy eficaz de la Divina Providencia para despertarla».

Su Excelencia agregó que es necesario que los católicos recemos para que Dios ilumine al papa Francisco a fin de que celebre «junto con los cardenales actos de reparación por los atropellos cometidos contra Nuestro Señor en la Eucaristía», y por pecados como el aborto «que se cometen fuera de la Iglesia».

Concluyó diciendo: «Quien determina la hora de las catacumbas y las persecuciones no son los gobiernos, sino el Señor».

(Traducido por Bruno de la Inmaculada. Artículo original)

Artículo anteriorEspera y esperanza
Artículo siguiente¡Devuélvannos la Misa!

Del mismo autor

¿QUE ES LA MISA? CONFERENCIA PADRE FRYAR, FSSP

Emotiva conferencia donde el Padre Kenneth Fryar, de la Fraternidad Sacerdotal...

Últimos Artículos