Leí en RELIGIÓN EN LIBERTAD del pasado 6 de abril una entrevista al actor inglés Jeremy Irons donde hace una declaración que me ha parecido monstruosa.
Dice él que si un hombre puede casarse con otro hombre, ¿por qué un padre no puede casarse con su hijo para traspasarle sus bienes evitando el impuesto de sucesiones?
Y es que cuando faltamos a la ley de Dios nos exponemos a las aberraciones más horribles.
Dios ha hecho que el matrimonio sea entre un hombre y una mujer.
Así ha sido toda la historia.
Las leyes humanas no pueden cambiar la naturaleza.
Aunque salga una ley dando permiso a los burros para que vuelen, a los burros no les van a salir alas.
A las uniones homosexuales se les pude llamar homomonio o lo que sea, pero no matrimonio, porque no lo son.
Tratar del mismo modo a dos cosas distintas es tan injusto como tratar de modo distinto a dos cosas iguales.
Un hombre y una mujer pueden dar hijos a la Patria.
Dos hombres no..
Y dos mujeres solas, tampoco.
No se puede tratar igual a cosas que son diferentes.



JORGE LORING, S.I
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".