fbpx

Mujer sacerdote ¿es posible? ¿dignifica a la mujer?

Con motivo de la noticia de que se estudiaría la posibilidad de estudiar el acceso de la mujer al diaconado, (aquí y aquí) primer grado del sacerdocio sobre lo cual sí ha sido estudiado el papel de las diaconisas de la Sagrada Escritura, hace algunos años, cuando la iglesia anglicana admitió a la mujer en las órdenes sagradas estudio que concluyó en una carta apostólica sobre el tema OrdinatioSacerdotalis. Parece oportuno traer a nuestra memoria unas páginas escritas por una mujer, Gertrud von le Fort, de quien hemos hablado en otras ocasiones, que tal vez puedan ayudar a comprender la magnitud del problema.

En su libro La mujer eterna[1], la autora escribe:

“Cada mujer es hija de María; por tanto, junto al portador de la paternidad espiritual, testimonio del sacerdocio espiritual del hombre, tenernos en la Iglesia la misión religiosa de la mujer, su apostolado, que es una misión maternal. En éste se cumplen para la mujer las palabras del Salvador, no sólo en el sentido supremo y más elevado, sino en sentido auténtico y propio: «El que acogiere a un niño en nombre mío, a mí me acoge». La vida de la Iglesia como vida religiosa es la vida de Cristo naciente en las almas. Así como la figura del globo terrestre se reproduce como forma sagrada en la cúpula de una catedral, aquí la idea religiosa toma la forma primitiva para realzarla. Vimos el amor misericordioso de la mujer maternal, que, llevado por la necesidad de protección y cuidado del propio hijo, se extiende a la maternidad universal. Esta maternidad universal la vemos elevada al más alto servicio de Cristo naciente en las almas. Al rayo de la corona de la «Madre de Misericordia» corresponde un rayo de la corona de la «Madre de la divina Gracia».

La mujer como madre no fue distinguida con ningún gran acto de consagración, ni su apostolado tampoco. El apostolado de la mujer constituye sólo una parte del apostolado laico cuyo representante es todo cristiano. La madre nunca se consuma en sí misma, sino en el hijo. También aquí el gran sacramento se vierte sobre el hijo, no en la madre; pero precisamente por esto la misión de la mujer en la Iglesia se relaciona con la esencia de la Iglesia, constituye una parte de esta esencia. La Iglesia misma considerada como madre es un principio cooperante; el que obra en ella es Cristo.

Este es el profundo motivo por el cual la Iglesia no pudo confiar nunca el sacerdocio a la mujer: es el mismo motivo que determinó a San Pablo a exigir que la mujer se cubriera con el velo en los oficios divinos. La Iglesia no podía dejar el sacerdocio en manos de la mujer, pues con ello hubiera destruido el verdadero significado de la mujer en la Iglesia; hubiera destruido una parte de su propia esencia, aquella cuya representación simbólica confió a la mujer. La exigencia de San Pablo no representaba una costumbre motivada por circunstancias de la época, sino que representa la exigencia de la Iglesia supratemporal impuesta a la mujer intemporal por su significado religioso.

Igual que el nacimiento natural, el nacimiento religioso en el fondo también está velado. También la Iglesia puede decir las palabras que Dios manifestó a Moisés: «Yo haré pasar ante ti toda mi gloria y publicaré ante ti el nombre del Señor. A quien doy mi gracia, a él doy mi gracia; para el que soy misericordioso, para éste soy misericordioso. Pero nadie puede contemplar mi rostro». La vida propiamente anímica de la Iglesia está oculta. De ahí el error indefectible de todos aquellos que creen poder apreciar o juzgar la vida religiosa de la Iglesia por su exterior, una sinrazón sólo comparable a aquella que exigiera del bisturí seccionador del médico el hallazgo del alma en el cuerpo. Decíamos que en la misión maternal de su apostolado la mujer se relaciona íntimamente con la esencia de la Iglesia, es decir, se relaciona con su esencia oculta. El apostolado de la mujer en la Iglesia es en primer lugar el apostolado del silencio; en el centro de lo verdaderamente sagrado necesariamente es donde más intensose acentúa el carácter religioso de la mujer. El apostolado del silencio significa que la mujer está llamada, sobre todo, a representar la vida oculta de Cristo en la Iglesia; así, pues, como portadora de su misión religiosa en la Iglesia, es hija de María.

Con ello se ha señalado el apostolado de la mujer en toda su profundidad. Sólo una época extraviada, tanto en lo religioso como en lo natural, como lo fue la última en tantos aspectos, pudo ver en la esencia de este apostolado un menosprecio de la mujer; error que nunca debió ser combatido con el débil consuelo de que la mujer, alguna que otra vez, había hablado y obrado en la Iglesia, pues no lo ha hecho jamás en el verdadero ámbito sagrado del sacerdocio. La directa misión carismática que en distintos casos, como en Santa Catalina de Siena, rompió el silencio de la mujer en la Iglesia, se cumple sólo en la línea extraordinaria, no constituye la regla. Y la regla significa aquí que también en la Iglesia el verdadero seno materno de todas las cosas está oculto.

(…)«el hombre es sacerdote, pero a la mujer le fue dado el sacrificio» (Paul Claudel). Aquí el misterio de la maternidad religiosa roza el misterio sacerdotal de la transubstanciación”.

Como ha señalado Ratzinger en Informe sobre la fe detrás de estas posturas hay una trivialización de la sexualidad: “significa que el sexo se mira como una simple función que puede intercambiarse a voluntad”. Por lo tanto, aunque en apariencia estas posturas significarían una dignificación y una elevación de la mujer, en realidad son un ataque más a la esencia y verdadera misión de la mujer.  En un mundo que niega el misterio de la maternidad es claro que no se entienda el misterio de la mujer y su vinculación al sacrificio que es su verdadera relación con el misterio de la transubstanciación.

Prof. Andrea Greco de Álvarez

[mks_separator style=”solid” height=”5″]

[1]Gertrud von le Fort, La Mujer Eterna, Madrid – Mexico – Buenos Aires – Pamplona, Ediciones Rialp, 1965.




Andrea Greco
Andrea Grecohttp://la-verdad-sin-rodeos.blogspot.com.ar/
Doctora en Historia. Profesora de nivel medio y superior en Historia, egresada de la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina. En esta misma Universidad actualmente se encuentra terminando la Carrera de Doctorado en Historia. Recibió la medalla de oro al mejor promedio en historia otorgada por la Academia Nacional de la Historia. Es mamá de ocho hijos. Se desempeña como profesora de nivel medio y superior. Ha participado de equipos de investigación en Historia en instituciones provinciales y nacionales. Ha publicado artículos en revistas especializadas y capítulos de libros. Ha coordinado y dirigido publicaciones.

Del mismo autor

El diablo propone un brindis en el siglo XXI

La situación «surrealista» que vivimos, que nos sorprende a diario con...

Últimos Artículos