¿Quién no ha visto nunca esta preciosa imagen usada infinidad de veces para estampas de ordenaciones sacerdotales o, recientemente, para promocionar el rito extraordinario?
Siempre había pensado que se trataba de un cuadro, sin embargo, tras bucear por internet he descubierto que su origen es una verdadera fotografía, tomada en 1932, que fue reproducida por el pintor Paul Nante. He aquí la declaración del R.P Franz Keiser publicada varias webs y que corrabora la historia:
“Esta imagen no es un cuadro (en el sentido de composición) sino una auténtica foto.
Se trata de una gracia que fue acordada a un sacerdote alemán, el tercer día después de su ordenación sacerdotal, el 29 de agosto de 1932.
Ni el sacerdote que celebraba, ni el hermano que servía la Misa, ni su hermano que tomó la foto vieron lo que esta muestra de la manera más maravillosa.
Conozco al sacerdote a quien le fue dada esta gracia y también las más precisas circunstancias y respondo por su exactitud así como de la autenticidad del hecho.
Declaración firmada: Franz Keiser,
Pbro. “
Esta estampa es una catequesis visual de tal fuerza y piedad que nunca mejor dicho: una imagen vale más que mil palabras.