fbpx

No un Papa, sino dos: uno “activo” y otro “contemplativo”

jpg_1351318

Es la novedad, sin precedentes, que Ratzinger parece querer poner en práctica. Lo ha anunciado su secretario, Georg Gänswein. Duplicando las ya muchas ambigüedades del pontificado de Francisco.

ROMA, 17 de junio de 2016 – La revolución del Papa Francisco está poniendo a la Iglesia del revés. Pero su dócil predecesor, de nombre Benedicto, no es menos.

Renunciar al papado no ha sido su último acto. Cuando se retiró de la cátedra de San Pedro, en ese memorable febrero de 2013, Joseph Ratzinger digo que en su elección como Papa había habido algo que permanecería “para siempre”.

De hecho, sigue llevando el hábito blanco, sigue firmando como “Benedictus XVI Papa emeritus”, sigue manteniendo en el sello las dobles llaves petrinas, sigue viviendo “en el recinto de San Pedro”, sigue haciéndose llamar “Santidad” y “Santo Padre”.

Lo último nos lo ha dicho el arzobispo más cercano a él, Georg Gänswein, según el cual Benedicto “no ha abandonado en absoluto el oficio de Pedro”; más bien ha hecho de éste “un ministerio ampliado, con un miembro activo y un miembro contemplativo”, en “una dimensión colegial y sinodal, casi un ministerio en común”:

> Benedetto XVI, l’analisi di Georg Gänswein

Estas asombrosas afirmaciones de Gänswein, pronunciadas el 20 de mayo en el aula magna de la Universidad Pontificia Gregoriana, han causado consternación entre los propios seguidores de Ratzinger. Porque nadie duda de que corresponden a su pensamiento y que ha sido él quien las ha autorizado. Pero nadie esperaba que hiciera un gesto de tan inaudita ruptura en la historia del papado, sin ningún precedente en absoluto, “una especie de estado de excepción querido por el Cielo”, como lo ha definido el propio Gänswein, después de un pontificado que ha sido, también éste, “de excepción”, un “Ausnahmepontifikat”.

La novedad absoluta no es la renuncia, sino lo que viene después.

Cuando Celestino V anunció, el 13 de diciembre de 1294, su renuncia al pontificado, las historias relatan que “descendió de la cátedra, se quitó la tiara de la cabeza y la depositó en el suelo; luego se quitó el manto papal, el anillo y el resto ante los asombrados cardenales” y volvió a ser un simple monje, totalmente retirado del mundo.

Es lo que también el más autorizado de los canonistas católicos, el jesuita Gianfranco Ghirlanda, previó en “La Civiltà Cattolica” inmediatamente después del anuncio de la renuncia de Benedicto XVI: que ciertamente habría seguido siendo obispo, o más propiamente, “obispo emérito de Roma”, puesto que el orden sagrado es un acto indeleble, pero que habría “perdido toda su potestad primacial, porque ésta no es concedida por la consagración episcopal, sino directamente por Cristo a través de la aceptación de la legítima elección”.

Sin embargo, el  verdadero comportamiento de Ratzinger ha contradicho este orden de cosas.

Pronto surgió quien lo justificó teóricamente. Como el canonista Stefano Violi, quien sostiene que Benedicto XVI no ha renunciado en absoluto al oficio de Pedro, sino sólo a su servicio activo de gobierno y de magisterio, manteniendo para sí el ejercicio de la oración y de la compasión. Es decir, precisamente lo que Gänswein ha dado por hecho hace un mes: un doble papado “con un miembro activo y un miembro contemplativo”, Francisco y Benedicto, “casi un ministerio en común”.

Ahora bien, que en la Iglesia católica pueda haber dos Papa, de perfil distinto pero siempre más de uno, es algo que teólogos y canonistas de valor como Geraldina Boni y Carlo Fantappiè juzgan no sólo inaudito, sino “aberrante”, además de prenunciar conflictos.

Pero hay más. Violi teoriza incluso la superioridad ideal del Papa “contemplativo” sobre el “activo”, en cuanto está más cercano al ejemplo de Jesús, que se despojó de todo, también de su divinidad.

Y además, no es en absoluto verdad que esté tan clara la distinción de los papeles entre Francisco y Benedicto.

Ratzinger ha roto varias veces el silencio que había hecho prever después de la renuncia. Son ya una docena las veces en las que dicho o escrito algo en público, obligando cada vez a estudiar qué está de acuerdo y qué no lo está entre él y el magisterio del Papa “activo”.

Por ejemplo, cuando en el intervalo entre los dos sínodos sobre la familia Ratzinger se retractó sobre sus tesis de juventud, favorables a la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar, y escribió todo lo contrario, en una especie de contestación anticipada a “Amoris laetitia”.

En el magisterio de Francisco triunfa la ambigüedad, pero también el “papado emérito” de Benedicto es un enigma no resuelto.
__________

Esta nota ha sido publicada en “L’Espresso” n. 25 del 2016, en los kioscos a partir del 17 de junio, en la página de opinión titulada “Settimo cielo” confiada a Sandro Magister.

He aquí el índice de todas las notas precedentes:

> “L’Espresso” al séptimo cielo
__________

Para entender mejor

El anuncio de Benedicto XVI de su renuncia al papado, el 11 de febrero de 2013:

> Declaratio

La successiva audiencia general del 27 de febrero de 2013 en la que dijo que renunciaba “al ejercicio activo del ministerio”, pero también que había asumido con la aceptación de la elección como Papa un compromiso “para siempre… en el recinto de San Pedro”:

> “Queridos hermanos y hermanas…”

El primer escrito de Ratzinger hecho público tras su renuncia, una carta de réplica a un libro del matemático ateo Piergiorgio Odifreddi, publicada por el periódico “la Repubblica” el 24 de septiembre de 2013:

> Ratzinger: “Caro Odifreddi, le racconto chi era Gesù”

La carta de respuesta a Andrea Tornielli que le había interpelado sobre su estado de Papa emérito, hecha pública por el vaticanista el 27 de febrero de 2014:

> Ratzinger. la mia rinuncia è valida, assurdo fare speculazioni

La valoración del pontificado de Juan Pablo II escrita por Ratzinger para un libro dedicado al Papa que fue su predecesor, publicada a principios de marzo de 2014:

> El Papa emérito reza, pero también aconseja. He aquí cómo

La carta del 10 de octubre de 2014 a los defensores del motu proprio “Summorum pontificum” acerca del rito antiguo, “sostenido y celebrado por grandes cardenales”:

> “Illustrissimo Signor Delegato…”

El mensaje para la inauguración del aula magna que le dedica la Pontifica Universidad Urbaniana, leído en el aula el 21 de octubre de 2014, con el título “La verdad de la religión y la verdadera religión”:

> La “Evangelii gaudium” del Papa emérito Benedicto

La carta a la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto XVI en ocasión de un congreso que ésta organizó en Medellín, Colombia, sobre el tema “El respeto por la vida, camino para la paz”, hecha pública el 23 de octubre de 2014:

> Las actas del congreso de Medellin…

La carta a los católicos ex anglicanos del ordinariato de Nuestra Señora de Walsingham, publicada por el “Catholic Herald” el 28 de octubre de 2014:

> Benedict XVI welcomes growth of the ordinariate in England

La nueva redacción de las conclusiones de un artículo suyo de 1972 en el que abría la puerta a la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar, publicada en el volumen de su opera omnia, que salió a la venta en Alemania a finales de octubre de 2014:

> En el sínodo sobre la familia también el Papa emérito toma la palabra

La entrevista a Joerg Bremer para el “Frankfurter Allgemeine Zeitung” del 7 de diciembre de 2014:

> Ratzinger: “Avrei voluto essere chiamato solo padre Benedetto”

El discurso pronunciado en Castel Gandolfo el 4 de julio de 2015, con ocasión del otorgamiento de dos doctorados “honoris causa”, acerca de la relación entre música y liturgia:

> Benedicto y Francisco, un coro a dos voces

La extensa entrevista concedida por Ratzinger al jesuita Jacques Servais y leída en un congreso que se llevó a cabo en Roma, en la Rectoría de la Iglesia del Gesù, entre el 8 y el 10 de octubre de 2015 y publicada en un libro el mes de marzo sucesivo:

> Joseph Ratzinger, de nuevo en la cátedra

El mensaje en memoria de Giacomo Biffi en el libro “Ubi fides ibi libertas” en honor del cardenal, publicado por Cantagalli y presentado al público el 14 de junio de 2016:

> Ratzinger su Biffi: “Persone di questa grandezza non manchino mai nella Chiesa”
__________

El artículo del canonista Gianfranco Ghirlanda en “La Civiltà Cattolica” del 2 de marzo de 2013, en el que se excluye la sostenibilidad de un “Papa emérito”

> Cessazione dall’ufficio di Romano Pontefice

La intervención del 9 de marzo de 2013 del canonista e historiador Carlo Fantappiè, también éste crítico con la figura de un “Papa emérito”:

> Aviso de peligro: una Iglesia con dos Papas

El libro, publicado en la primavera de 2014, del canonista Valerio Gigliotti en apoyo de la novedad del “Papa emérito”:

> El tercer cuerpo del Papa

El artículo, publicado en el verano de 2014 en la “Rivista Teologica di Lugano”, del canonista Stefano Violi, en el que presenta la teoría según la cual Benedicto XVI no ha renunciado en absoluto al oficio de sucesor de Pedro, sino sólo a su ejercicio activo de gobierno y de magisterio:

> La rinuncia di Benedetto XVI. Tra storia, diritto e coscienza

El punto sobre el debate acerca de los “dos Papas” tras los dos textos de Gigliotti y Violi, y la crítica del profesor Roberto de Mattei a una hipotética “diarquia”:

> Reinante y “emérito”. El enigma de los dos Papas

El libro del historiador Roberto Regoli, profesor en la Pontificia Universidad Gregoriana, acerca del pontificado de Benedicto XVI, con un capítulo que retoma las teorías de Violi:

> R. Regoli, “Oltre la crisi della Chiesa”, Lindau, Torino, 2016

(Ha sido en la presentación de este libro, el 21 de mayo de 2016 en la Pontificia Universidad Gregoriana, cuando el arzobispo Georg Gänswein ha sostenido que Ratzinger “no ha abandonado en absoluto el oficio de Pedro”; más bien ha hecho de él “un ministerio ampliado, con un miembro activo y un miembro contemplativo”).

El libro de Geraldina Boni, profesora de derecho canónico en la Universidad de Bolonia y asesora del pontificio consejo para los textos legislativos, con una crítica radical y muy argumentada acerca de la teoría de los “dos Papas”, publicado en su primera edición en octubre de 2015:

> G. Boni, “Sopra una rinuncia. La decisione di papa Benedetto XVI e il diritto”, Bononia University Press, Bologna, 2015

La profesora Boni ha editado, del mismo volumen, un texto más breve, que se puede leer en este enlace de la revista especializada “Stato e Chiese”:

> G. Boni: “Due papi a Roma?”

Traducción en español de Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares, España.

Sandro Magister

[Artículo original]




Hemos Visto
Hemos Visto
Artículos de opinión y análisis recogidos de otros medios. Adelante la Fe no concuerda necesariamente con todas las opiniones y/o expresiones de los mismos, pero los considera elementos interesantes para el debate y la reflexión.

Del mismo autor

Divorciados de segunda unión y comunión

Ciertas afirmaciones de Francisco a respecto de la Eucaristía han sido...

Últimos Artículos