Nos da miedo disgustar al mundo

El respeto humano con frecuencia atenaza nuestra vida cristiana y seguimiento de Cristo. Es una forma de proceder (acción u omisión) en la que, en vez de buscar la verdad de Cristo y hacer su voluntad la persona se deja llevar por la preocupación de como otros reaccionarán. Es una actitud reprensible.

Padre Custodio Ballester
Padre Custodio Ballesterhttp://www.sacerdotesporlavida.es/
Licenciado en Teología Fundamental-Apologética. Delegado de Sacerdotes por la Vida en España.

Del mismo autor

Carta abierta de un cura de a pie a Sor Lucía

Me ofendió, sor Lucía, me hirió profundamente su desparpajo ofendiendo gratuitamente...

Últimos Artículos

«Este es mi Hijo, el amado, en quien me complazco»

I. El Evangelio del pasado Domingo nos presentaba a...

Mater mea, fiducia mea

En Roma, en la capilla del Pontificio Seminario Mayor,...