De Zenit:

Estambul, 29 de noviembre de 2014. Lleno de gratitud y esperando ansiosamente“, [el Papa] concluyó [su discurso] deseando a Bartolomé y a la Iglesia de Constantinopla sus mejores deseos, “fraternos”, para la fiesta del santo patrón  que se celebrará mañana. Tras ello le preguntó -inexperadamente- por un favor: “Bendígame  a mí y a la Iglesia de Roma”, e inclinó su cabeza esperando que el “hermano” pusiera sus manos sobre él. Y Bartolomé, sin dudarlo, le dio un cariñoso beso en la cabeza. [italiano]

Escuchando el vídeo original (disponible en KTO), el Papa dice “…a benedire me e la Chiesa di Roma” (“…bendígame a míy a la Iglesia de Roma”.

Como deja claro el vídeo reseñado (comenzando en 31:50), el propio Patriarca se quedó sorprendido y “vacilaba” (palabra usada por el corresponsal de I-Media presente en la ceremonia), y de hecho no dio ninguna bendición antes de besar al Papa.

***

Algunos podrán objetar que esto no es realmente nuevo; después de todo, Francisco también había pedido (y recibido) la bendición de Justin Welby, el principal líder Anglicano, durante su reunión del 16 de junio de este año. Y Welby no tiene ni siquiera la sucesión apostólica, a diferencia del Patriarca Bartolomé, quien en realidad es un obispo.

Francis_Welby

Hay, por supuesto, una gran diferencia: el encuentro entre Francisco y Welby era privado, mientras que el acaecido con el Patriarca Bartolomé fue público. Y nunca antes un Papa reinante preguntó públicamente por la bendición de un líder religioso no católico sobre sí mismo y la Iglesia de Roma

(El incidente de 1975 donde Pablo VI besó publicamente los pies del obispo Greco Ortodoxo, el obispo Metropolitano Melitón de Calcedonia, también es diferente, ya que fue correspondido -el obispo Ortodoxo los pies de Pablo VI a cambio pero tuvo que conformarse con besar la mano- y no consta que hubiera solicitud de bendición alguna por parte del Papa)

New Catholic

[Artículo original]