Es muy triste cuando los trabajadores son despedidos en diciembre, poco antes de la Navidad. Sin embargo, este es el caso del comandante de la Guardia Suiza Pontificia, que se ira a finales de enero.

Desde el Tablet:

El Papa suspende a ‘rígido’ jefe de la Guardia Suiza

03 de diciembre 2014 14:21 por Hannah Roberts en Roma

El Papa ha dado el comandante de la Guardia Suiza su orden de despido.

El mandato de cinco años del coronel Daniel Rudolf Anrig ya había sido prorrogado en agosto de 2013, pero no va a ser ampliado más luego del 31 de enero.

Se cree que al Papa Francisco no le ha gustado la decisión del Comandante Anrig de mudarse a un departamento grande en vez de permanecer en el cuartel.

El Papa Francisco también quiere que la guardia sea menos militar, pero los guardias suizos encontraban que su líder era demasiado rígido, dijeron fuentes a la agencia de noticias italiana ANSA. (fuente)

Oh, el departamento … O ¿el hecho de que era “demasiado rígido” era un problema? … Ya que no existen justificaciones para ello, tal vez el Comandante Anrig y sus modales estrictos significaban que él, al igual que su predecesor inmediato Comandante Mäder , se interpuso ante algunos grupos de poder (en realidad, un grupo poderoso) que no debería haber cruzado.

Recuerden nuestro post enero 2014:

***

5. 18 de enero 2014: En primer lugar, una nota: publicamos sobre esto en Twitter, poco después de que la entrevista de Mäder fuera publicada en el Schweiz am Sonntag.

Probablemente porque no hubo una reacción severa del Vaticano, el equipo de Schweiz am Sonntag fue a buscar a la Guardia Suiza que estarían de acuerdo para dejar constancia de lo sucedido. Y no encontraron un solo Guardia Suiza, pero un ex alto comandante, el Kommandant Elmar Theodor Mäder, que sirvió en la Guardia durante diez largos años (1998-2008), y sirvió en la posición más alta durante seis años (2002-2008). A pesar de negar los detalles más salvajes del guardia anónimo que declaró para el mismo medio una quincena antes, sus revelaciones son nada menos que explosivas. Aquí está nuestra traducción del artículo original:

Ex jefe de la guardia advierte de la sociedad secreta

Sábado, 18 de enero 2014 23:28

Elmar Mäder observa que hay un problema de seguridad en el Vaticano.

Él conoce el Vaticano y sus secretos de su propia experiencia: Elmar Mäder de 50 años, sirvió diez años como Guardia Suiza. En 1998 el Papa Juan Pablo II lo nombró Comandante Adjunto de la Guardia Suiza Pontificia, la cual luego dirigió desde 2002 hasta 2008 como Comandante.

El hombre de Saint-Gall fue responsable, junto con más de sus 100 guardias, de la seguridad del Santo Padre. Era, por tanto, capaz de tener una visión profunda de los mecanismos internos de la Curia Romana. Mäder niega las declaraciones de los ex guardias a Schweiz am Sonntag que indicaron estar involucrados en los encuentros sexuales de algunos clérigos. En su opinión, estos “cuentos salvajes” declarados “obviamente carecían de fundamento sólido.”

Pero el ex comandante no niega la existencia del muy mencionado lobby gay en el Vaticano, sino todo lo contrario: “No puedo refutar la afirmación de que existe una red”, afirma Mäder. “Mi experiencia habla de la existencia de tal [red].”

Usted debe ser tener en cuenta lo siguiente: según Schweiz en la propia investigación del Sonntag, Mäder fue el comandante que se dice que ha advertido a los guardias sobre algunos clérigos lascivos, diciéndoles que se mantengan alejados de estos. Se dice incluso que Mäder intervino por escrito en la Curia [respecto a este asunto]. Este hecho no habría sido muy apreciado en el Vaticano, y podría haber sido una de las razones de su renuncia. Mäder, que hoy es el CEO de una empresa de tecnología médica y no hará comentarios sobre esto: “No es mi intención hablar públicamente de mis conversaciones y correspondencia con mis superiores.”

Sin embargo, sin relación con los antiguos eventos [específicos], Mäder habla “en términos generales acerca de la red de homosexuales.” Y estas declaraciones son en sí significativas. “Un ambiente de trabajo en el que la gran mayoría se compone de hombres solteros es de por sí un imán para los homosexuales, ya sea que lo busquen consciente o inconscientemente siguiendo un impulso”, dice el ex comandante de la Guardia Suiza. “La Curia Romana es sin duda este tipo de ambiente. Del mismo modo que no es sorprendente que los pedófilos se encuentran en muchos ambientes como escuelas o clubes deportivos.”

Mackey deja claro que la homosexualidad en sí no representa ningún problema para él. Incluso la Iglesia no condena «en sí a la homosexualidad, porque está ahí, obviamente”.

Pero Mäder ve amenazas a la seguridad del Papa. Su declaración es explosiva: “He aprendido que muchos homosexuales tienden a ser leales el uno al otro en lugar de a otras personas o instituciones. Si esta lealtad va tan lejos como para convertirse en una red, o incluso una especie de sociedad secreta, no sería capaz de tolerar esto dentro de mis decisiones. En el Vaticano, las personas decisivas ahora parecen sentir de la misma manera”.

Esto significa claramente que Mäder está de acuerdo con el Papa Francisco, quien dijo en una audiencia privada: “. Sí, hay un ‘lobby’ [en la Curia] Tenemos que ver qué podemos hacer al respecto.” Que incluso un hombre con un profundo conocimiento del Vaticano como Mäder llamó a esta red una “sociedad secreta” dará lugar a disturbios en Roma.

La desconfianza hacia el ex comandante de la Guardia Suiza [con respecto a los homosexuales] es clara en su siguiente declaración: “Incluso me he hecho la pregunta hipotética, ¿habría promovido a un homosexual? No, yo no lo habría hecho”. Mäder explicó esta afirmación difícil de la siguiente manera: “De hecho no debido a su homosexualidad, sino porque sólo puedo tener un cuadro absolutamente leal en la profesión de seguridad. El riesgo de deslealtad habría sido demasiado grande para mí.”

_____________________________

Nota: Parece táctica evasiva…

¿Por qué es peligrosa esta red? No porque los homosexuales sean personas peligrosas o destinadas a la promoción de “conspiraciones”, sino porque, como describe Mäder, con el fin de protegerse a sí mismos, los homosexuales activos y sus amigos terminan intercambiando sus lealtades por sus superiores y a la institución fundada por Cristo para lealtades personales y el chantaje. Es decir, ya que saben que a la vez está mal y condenada permanentemente por la doctrina y la práctica Católica, crean una red de lealtad bajo tierra, y sus lealtades van a sus cómplices en lugar de a la Esposa de Cristo.

¿Por qué iba hacer alguna diferencia revelar nombres? Sandro Magister no podría haber sido más explícito al revelar nombres y no pasó mucho. Todos los signos e indicios parecen indicar que en el inmenso expediente, con el con toda probabilidad se impulsó a Benedicto XVI a considerar su abdicación, y fue entregado personalmente por él a Francisco en Castel Gandolfo, había información sobre las redes de influencia en el Vaticano, en particular un “red”. Y parece que no hay ninguna red más poderosa que la red homosexual– precisamente por las razones indicadas por Mäder. Porque salvo estricta disciplina moral y control permanente en el ingreso a un ambiente dominado por hombres solteros, este está ligado a atraer una cantidad desproporcionada de homosexuales en busca de personas afines.

En lugar de evasivas (sin juego de palabras), el Vaticano realmente debería comenzar de una vez por todas la investigación y extirpar la red secreta revelada por el ex comandante Mäder.

[Traducido por Cecilia González. Artículo original. Posteado por New Catholic]