Rosario
En breve llega el mes de Mayo: mes de María por excelencia. El rezo del Santo Rosario es una profundísima devoción con una fuerza inmensa para la conversión personal y la conversión de otras almas, como han enseñado muchos santos. Pues a los efectos espirituales del Rosario debe anotarse la influencia tan positiva que tiene el rezo del mismo antes de la Santa Misa en la Iglesia. Y me explico:
Cuando quedan unos….20 minutos…para empezar la Misa, y los fieles van llegando a la Iglesia (u otros ya están mucho antes), el rezo dirigido desde el atril (o el ambón) por alguien con buena voz, hace que se vaya reforzando el clima fervoroso en el Templo para prepararse mejor a la celebración del Santo Sacrificio. Está demostrado que el rezo del Rosario antes de Misa hace que en la Iglesia haya un clima de mayor respeto y silencio (si se reza a la vez no se habla de otra cosa) debidos a la Casa de Dios.
Es una pena observar como en no pocos Templos hay personas que entran como si fuera un lugar público cualquiera, sin respeto alguno, con fría indiferencia….pasando junto al Sagrario como quien camina al lado de una….farola. Eso va creando un clima sin unción alguna, sin vivencia espiritual (cristiana), como si Dios no estuviera en presencia Real. Cuando desde el atril se inicia el rezo del Santo Rosario, de inmediato todo cambia: se nota la huella mariana que nos prepara a vivir la Santa Misa. Algunos creen que el Rosario rompe el “silencio” que es bueno para orar y prepararse a la Misa, pero…….¿va a disgustar a Dios que el silencio se rompa con las alabanzas a su Santísima Madre?…no lo creo.
Y además, dada la ignorancia e irrespeto tan extendido, por desgracia, en nuestras comunidades….el Rosario consigue que se cree la conciencia personal y comunitaria de “anuncio” hacia lo que se va a celebrar que es lo más grande del universo: el memorial de la pasión, muerte, resurrección ascensión de Cristo. Merece la pena.

Recemos el Rosario siempre antes de Misa en nuestros Templos: la Virgen María, medianera de todas las Gracias, nos obtendrá de Gracia de vivir mucho mejor el memorial de Nuestra Redención.

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".