El día 22 de Octubre la Iglesia recuerda a Santa María Salomé. Seguidora de Jesús (iba en el grupo de las mujeres), según la tradición estaba casada con Zebedeo y era madre de los apóstoles Juan y Santiago el mayor. Es una de las valerosas mujeres que estaban al pie de la cruz en el Calvario acompañando al Redentor. Es también una de las tres mujeres que acuden a visitar la sepultura de Jesús en la mañana del Domingo de Resurrección, y a las que se aparece el ángel anunciando la feliz noticia. También aparece cuando pide a Jesús que reserve un puesto glorioso a sus dos hijos en el Cielo; entonces actuaba aún ajena a la verdadera conversión, y busca humanamente el bien de sus hijos pero sin visión espiritual. Luego se convertirá plenamente y por ello asumirá que el Reino de Cristo no es de este mundo y que el Salvador no vino a imponerse temporalmente. Su testimonio al pie de la cruz es el mayor aval de su santidad de vida.

Santa María Salomé, valiente seguidora de Cristo, intercede por nosotros