Santo Tomás de Aquino es recordado en la Iglesia Católica cada 28 de Enero.
Nacido cerca de Nápoles el año 1225, era el último de los doce hijos de un hogar cristiano. Su padre lo llevó a hacer sus estudios a un monasterio benedictino que será universalmente famoso: Monte Casino. Allí los monjes constatan de Tomás su profunda piedad y su increible retentiva cerebral. De allí pasa a  la Universidad de Nápoles donde brillará con luz propia en los estudios aventajando a todos sus compañeros de clase. Conoce la Orden de Santo Domingo y se hace dominico, pero la oposición frontal de su familia a
esta decisión lo hace partir de Nápoles y en un intento vano de huir de su misma familia de sangre, ésta lo manda apresar y encerrar en la cárcel de Rocaseca. Sus hermanos quieren disuadirle de su intención religiosa pero Tomás sigue fiel en su empeño y encarcelado se dedica al estudio de la Biblia y de la teología. La mayor prueba está a punto de venir: su familia contrata a una prostituta y la meten en su celda para que pierda su virginidad. Tomás se defiende con un tizón ardiendo y la prostituta huye asustada. No hay manera de vencer la fidelidad de este gran santo. Esa misma noche en sueños siente una visión celestial en la que recibe una estola blanca (prenda sacerdotal).

En Tomás de Aquino se unen la virtud piadosa, la devoción firme, la inteligencia en alto grado, la ciencia, la prudencia y la constancia. Será, es, el mayor teólogo de todos los tiempos. Y aprendía más teología rezando ante el Sagrario que estudiando todos los libros habidos de filosofía o religión.  Dio pleno sentido a la cosmovisión de Aristóteles y su filosofía. Su obra mayor, la Suma Teológica, es referente obligado para todo formador que se precie. Santo Tomás es siempre referente seguro, y cuando en el siglo XX se le ha sometido a  crítica tratando de desautorizar la escolástica para los “nuevos signos de los tiempos” las consecuencias para la teología y la vida espiritual han sido y son desastrosas. Su aportación al Concilio de Trento fue fundamental, estando la Suma Teológica en la mesa principal junto a la Biblia y a los decretos de los Papas.

Devotísimo de la Virgen María, fidelísimo de su Santidad el Papa, murió de muerte natural a los 49 años de edad. Y además de su monumental obra teológica, nos dejó en herencia el precioso himno “Pange Lingua” al Santísimo, el “Adoro te Devote” y una hermosa acción de gracias para la comunión.

           Santo Tomás de Aquino, humildísimo y grandioso teólogo, intercede por nosotros

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".