Les ofrecemos una selección de canto gregoriano, la mayoría con órgano y grabado en liturgia. Piezas únicas que elevan el alma y muestran la grandiosidad del tesoro musical que posee la Iglesia, hoy tristemente desechado en la mayoría de parroquias.