En las últimas horas se dio a conocer la traducción al inglés del conservador discurso de apertura del Cardenal Peter Erdo, Relator General del Sínodo de los Obispos, del día 5 de octubre, primer día de discusiones del Sínodo, gracias al National Catholic Register y la Agencia Católica de Noticias.

Apreciamos su esfuerzo, pero parece que nuestra decisión editorial de no malgastar nuestros limitados recursos en esto no estaba errada: ¿qué es lo que obtenemos de un padre sinodal, el Cardenal Menichelli, en la conferencia de prensa del cuarto día del Sínodo, segundo día de reuniones de los “circuli minores” (agrupaciones más pequeñas de obispos según su idioma)? Que nadie escucha las palabras del Cardenal Erdo, todos apuntan directamente al problemático y profundamente liberal Instrumentum Laboris, el documento que mina toda la doctrina católica sobre la familia y el matrimonio desde Trento hasta la Humanae Vitae (a pesar de los mejores esfuerzos del pobre Erdo por virar el diálogo hacia una dirección más conservadora).

Matteo Matzuzzi, reportero de Il Fogliotweeteó desde la conferencia de prensa del Sínodo: “Cardenal Menichelli: ‘¿Su interpretación es el reporte de Erdo? ¡Deberá preguntarle a él! Los debates son [centrados] sobre el Instrumentum.” En cambio, Francis Rocca, reportero del Wall Street Journal, menciona: el Cardenal “Menichelli dice que los derechos de la mujer y la sexualidad humana son temas pertinentes al Sínodo de la familia”. ¿Y qué hay de los africanos? También están aprendiendo a reconocer su lugar: el Arzobispo Palmer-Buckle de Ghana, presente en la conferencia de prensa oficial del día de hoy, dice que África está madurando: “África está creciendo en relación al tema de la homosexualidad.”

Valió la pena el esfuerzo, Cardenal Erdo. El espectáculo debe continuar.

***

La otra noticia interesante del día es que el grupo de habla alemana, el Germanicus, pidió cambiar su lugar de reunión porque la sala del primer día no tenía ventanas, olía mal, y  el “aire estaba viciado”. ¿Azufre, suponemos? Ciertamente, el grupo incluye luminarias de la ortodoxia como los cardenales Kasper y Marx, y el Obispo Bode…

Hoy, se reunieron en el Palacio del Santo Oficio, recibidos por el Cardenal Prefecto Müller, quien se aseguró de ofrecerles la tan necesitada luz y aire fresco.

[Traducción de Marilina Manteiga. Artículo Original]