fbpx

¡Stop aborto!

¿Qué prohíbe el quinto mandamiento: No matarás? El quinto mandamiento: No matarás, prohíbe dar muerte, golpear, herir o hacer cualquier otro daño al prójimo en el cuerpo, ya por sí, ya por otros.

¿Por qué es pecado grave matar al prójimo? Porque el matador usurpa temerariamente el derecho que sólo Dios tiene sobre la vida del hombre; porque destruye la seguridad del trato humano y porque quita al prójimo la vida, que es el mayor bien natural que hay sobre la tierra.

(Catecismo Mayor de San Pío X)

A lo largo de estas semanas, con motivo de la posible despenalización del aborto en Chile, hemos estado viendo distintas manifestaciones promovidas por el pueblo, a favor de la vida. A esto hemos llegado hoy en día, a tener que manifestarnos para impedir que se mate al ser humano. Después se nos llena la boca hablando de épocas pasadas y de las matanzas que se perpetraron contra los hombres, pero esto que está ocurriendo es una matanza en serie, igual o peor que lo que ocurrió en otras épocas de la historia. Las mujeres chilenas claman porque en estos momentos su país, no se iguale a Europa. ¿No vamos de modernos y vanguardistas? Pues miren, no tienen el más mínimo interés en imitarnos, debería darnos que pensar.

No hay diferencia entre destruir una vida ya nacida o destruir una que está naciendo: quien será hombre, ya es hombre” (Tertuliano)

Por lo visto, el 80 por ciento de los abortos que se cometen son porque el feto tiene una discapacidad, pero, llamemos a las cosas por su nombre, “asesinatos”. Veíamos estos días como un grupo numeroso de personas con síndrome de down clamaban por la defensa de la vida. ¡Qué impotencia, ¿Verdad? ¿Quiénes somos nosotros para decidir quién debe vivir y quién debe morir? Han tenido que salir a manifestarse públicamente para que no los maten. Es así, no lo edulcoren, esta es la realidad.

Muchos de los que se llaman Católicos, son defensores y promotores del aborto. No hay más que ver a algunos mandatarios que representan a partidos políticos que defienden todo esto y después se fotografían con el Obispo de turno y dicen que van a Misa. Sino fuera por lo dramático de los hechos, sería para echarse a reír.

En estos momentos, la sociedad, se cree con derecho a decidir si un hijo puede vivir en función de los cromosomas que tiene o simplemente si a la madre le viene bien en este momento de su vida…Llegará el momento en que si el niño o la niña, no son rubios y de ojos azules, los aniquilaremos también. De hecho, los hijos que se procrean en laboratorio, son a la carta, uno decide si niño o niña y etc. Recuerdo hace unos años, como escuché la historia de una persona que llegó a abortar hasta ocho veces, ¡Pásmense y sobrecójanse Vds.! y esto era porque los bebés tenían una discapacidad y la madre, se había propuesto continuar hasta que consiguiera tener el hijo que ella consideraba perfecto. No lo consiguió y además asesinó a ocho de sus hijos dentro de su propio cuerpo. Lo que les estoy contando no es una película, esto sucede en nuestros círculos de amistades y con personas con nombre y apellido y dentro de familias que después van a la Iglesia, Comulgan, se sientan en primera fila y en absoluto están arrepentidos de su pecado, al contrario, se muestra orgullosos de lo que llaman “evitar un mal mayor”. ¿Católicos? Sólo de nombre. Nuestros gobernantes han abierto la mano y lo toleramos, aceptamos y acatamos como borregos, no está lejos el día en el que miremos atrás y nos demos cuenta de la barbarie que se ha cometido. No podemos tolerar esta masacre y decir que nos parece bien, o simplemente consentir con nuestra indiferencia, daremos cuenta ante Dios, también por nuestros pecados de omisión.

Cerca de mi casa hay un centro de ecografías a cuatro dimensiones y anuncian que se pueden realizar desde las primeras semanas. ¿Qué curioso, verdad? Según convenga, hay vida o no lo hay, para esta empresa y para todo el que sea normal, hablamos de un ser humano y para los que desean aniquilarlo, hablan de células… ¡Paradojas!

Me llamaba la atención unas fotos del Santo Padre, el Papa Francisco, con el ex-presidente de Uruguay, Pepe Mújica. Si Vds. ponen su nombre en cualquier navegador de Internet podrán ver que es un hombre que se ha manifestado abiertamente a favor de legalizar el aborto. ¿Recuerdan Vds. no hace muchos años el encuentro o desencuentro entre Benedicto XVI y el que era el presidente del gobierno español, el señor Rodríguez Zapatero? Si no lo recuerdan, se lo digo yo, el Santo Padre, lo “despachó” con cajas destempladas. Quiero decir que se reunieron, pero en las fotos, dejó clara la posición de la Iglesia ante mandatarios que promueven este tipo de actitudes, gobernantes que promocionan el asesinato y es que miren, no tenemos que departir abrazos y sonrisas con personas que pisotean la ley de Dios a su conveniencia, tenemos que ser inflexibles, eso no quiere decir que estas personas no se puedan arrepentir, confesar y que la Iglesia no los pueda acoger misericordiosamente, pero, cuando promueven públicamente estos atentados contra la vida, los Católicos, principalmente, tenemos que defender los Mandamientos y lo tenemos que hacer dando testimonio con nuestra actitud, sea el Papa, el Obispo o quién sea. Los besos y abrazos hay que reservarlos para todas esas familias que aceptan generosamente los hijos que Dios les manda, sin ningún tipo de examen prenatal. En mi mente, siempre está el ejemplo de mi madre, que luchó por el nacimiento de una hija con una discapacidad, aún a riesgo de su propia vida. Sólo pensar en como nos lo cuenta aún a día de hoy, como recuerda a la niña y nos decía como rezaba con fervor para que el bebé se salvara mientras ella recibía el Sacramento de la Extremaunción. Aún hace poco, el día de las bodas de oro de mis padres, ellos lloraron aún pensando en ella, Isabel que nació como un ángel y se fue a los brazos de Dios. No se plantearon mis padres en ningún momento el no tenerla o el dejar de tener hijos después de este hecho, al contrario. Pero miren, como mis padres, muchísimos matrimonios Católicos que viven dando testimonio de que los hijos, son un bien que el Señor nos da, pero ¿Qué sucede? Que de esto, no se habla.

“El aborto, no puede ser un derecho humano, es totalmente opuesto. Es una ‘gran herida en la sociedad. Llamo, entonces, a los líderes políticos a no permitir que los niños sean considerados como una especie de enfermedad, ni abolir en la práctica de vuestros sistemas legales que el aborto está mal” (Benedicto XVI)

¿Han ido alguna vez a un centro de niños con discapacidad? Sinceramente, les invito a hacerlo, allí podrán comprobar que son tan o más felices que cualquiera de nosotros, que aunque no lo fueran, no nos daría derecho a matarlos. Efectivamente, son distintos, aman desinteresadamente, se entregan en cuerpo y alma a las personas, te abrazan, te llenan de besos y sin esperar nada a cambio, te dicen que te quieren. ¿Y saben que opinan sus padres? Qué están muy orgullosos de sus vástagos y que no los cambiarían por nada del mundo y si piensan que se consumen pensando en que será de sus hijos cuando ellos mueran, se equivocan, la mayoría confían plenamente en la providencia Divina, en la mano de Dios. En mi ciudad, en el año 1962, se formó una sociedad , “Aspronaga”, (Asociación de Pro Personas con Discapacidad Intelectual de Galicia), impulsada por un hombre que tenía un hijo con síndrome de Down, medio siglo después, sigue funcionando y promoviendo la integración de las personas con discapacidad intelectual. Precisamente, tengo un amigo que está en este centro y a la muerte de su padre, su hermano, no sólo se hizo cargo de él, sino que además, ha adoptado un hijo con síndrome de Down. Esto, es lo que debería salir en los periódicos y no toda la bazofia que nos ponen todos los días, de cuatro féminas locas exigiendo matar libremente a sus hijos. ¡Asesinas!

Si de vez en cuando, nos bajásemos de nuestro mundo de fantasía, la mayoría de las veces lleno de podredumbre y nos acercásemos a la realidad que nos rodea, entenderíamos que el derecho a la vida, no es algo que uno tenga que exigir, sino que viene de “fábrica”.

¿Recuerdan Vds. los conventos de Monjas que recogían niños que sus madres abandonaban? Es tan sencillo como decir, que antes, se les daba la posibilidad de vivir. Hoy en día, simplemente se les aniquila y lo repito, con nuestro beneplácito. Apenas escucho predicaciones en las que se hable del quinto mandamiento, muchos Presbíteros prefieren evitar temas incómodos para no descontentar a una feligresía que cada vez es más mundana y acepta todo como normal. Cuántas familias que se llaman Cristianas sobrellevan con total naturalidad que sus hijos tengan relaciones sexuales fuera del matrimonio, incluso muchos permiten que esos encuentros se produzcan en el hogar familiar y después cuando las hijas se quedan embarazadas, las animan inmediatamente a abortar para “no arruinar su vida”. No, miren Vds., la vida se arruina permitiendo todo esto que nos lleva a la condenación del alma y eso, no se lo dicen a sus hijos, al contrario, fomentan y promueven como algo normal y natural, lo que es pecado mortal.

“La mujer es con frecuencia convencida, a veces por los mismos médicos, de que el aborto representa no solo una opción moralmente lícita, sino incluso un necesario acto ‘terapéutico’ para evitar sufrimientos al niño y su familia, así como un ‘injusto’ peso para la sociedad” (Benedicto XVI)

Me dijo el otro día un seguidor de la página, que “no me ando por las ramas”, la verdad es que no, por las ramas sólo andan los monos y nosotros, deberíamos estar lejos de tener a un animal como referente, aunque ciertamente, si lo pensamos, en estos momentos hasta están en un nivel superior a muchos humanos, ya que los animales cuidan y protegen a sus crías y matarían al enemigo por defender sus vidas.

Cerremos este artículo simplemente pensando en Nuestra Señora, la Santísima Virgen María, en como acogió la voluntad de Dios, una niña, llena de Gracia, Virgen y pura y simplemente abrió sus labios para decir “fiat” y por su entrega, vino el Salvador al mundo.

Bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús”

Sonia Vázquez




Del mismo autor

Últimos Artículos