Tal como fue pronosticado en estas últimas semanas por  algunas agencias de noticias ( tanto católicas como seculares) el cardenal  Luis Antonio Tagle, Arzobispo de Manila, fue elegido ayer como nuevo Presidente de Caritas Internacional.  Sucede al cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga, quien dejará el cargo después de servir dos términos. Tagle no se encontraba ayer en Roma: John Allen señala  que estaba en Chicago con el objeto de recibir un doctorado honorario de la Catholic Theological Union, uno de los institutos teológicos más liberales de Norteamérica.

Algunos especulaban con la posibilidad de que el cardenal Tagle correría sin oposición, por el retiro del único otro candidato. Sin embargo esto no ocurrió: el otro candidato (el arzobispo maronita Joseph Soueif) se mantuvo en la carrera. La Agencia Católica de Noticias señala, además, que existe una muy real diferencia en el énfasis entre los programas ofrecidos por ambos prelados:

El Arzobispo Soueif contó con el apoyo de las agencias europeas  y – según una fuente dentro de Caritas Internationalis que habló con CNA el 14 de Mayo – propuso un programa basado en el espíritu de los nuevos estatutos, emitidos a través del motu proprio de Benedicto XVI en 2012.

Los partidarios del arzobispo Soueif señalaron que él es muy consciente de la difícil situación de los cristianos, ya que proviene de Líbano y administra Chipre, una isla dividida, donde también existe una persecución a los cristianos. Al mismo tiempo, el arzobispo Soueif – según alegan sus partidarios – como miembro de la Comisión de los Episcopados de la Unión Europea (COMECE) también conoce en profundidad las cuestiones europeas.

Marcando una diferencia, el programa de cardenal Luis Antonio Tagle se concentró en la defensa de los pobres y el deseo de llegar a las periferias.

En ese sentido, el Padre Edu Gariguez, Secretario Ejecutivo de Caritas Filipinas, comentó con el medio Filipino CBPB News que Tagle “tiene las cualidades de un buen líder para la organización”, y relató que el “clamor” para que el cardenal sea nominado fue dirigido por Caritas Asia cuando el proceso se inició a principios de este año.

Si el informe de la CNA es exacto (y no tenemos ninguna razón para dudar de ello), el arzobispo Soueif presentó una plataforma de trabajo explícitamente “ratzingeriana” con el apoyo de los delegados de Europa y Oriente Medio, mientras que la candidatura de Tagle fue impulsada por los asiáticos y corrió en una plataforma explícitamente “bergogliana” (‘llegar a las periferias’). La decisiva victoria de Tagle – que recibió 91 de 133 votos – no es de extrañar considerando  la difícil relación de Caritas con el pontificado de Benedicto XVI, que la había colocado bajo un control más estricto del Vaticano consagrado en los mismos estatutos sobre los que el arzobispo Soueif basó su plataforma.

taglefrancisCon el apoyo de muchos dentro de Caritas, el cardenal Rodríguez Maradiaga había intentado (pero sin éxito) evitar que los nuevos estatutos le sean impuestos a esa organización durante la controversia de 2011-2012 mantenida entr él y el Vaticano. (Véase nuestra serie 2011-2012 de artículos sobre Caritas y los intentos del Papa de reformarla: El problema con Cáritas.) Los estatutos dieron mayor control al Consejo Pontificio Cor Unum , encabezado en ese momento por el cardenal Robert Sarah, sobre la organización. Se esperaba en aquél entonces que el mayor protagonismo dado a Cor Unum en la supervisión de Caritas ayudaría a limitar la deriva hacia la disensión de esta última. Cor Unum ahora se encuentra “sin cabeza” con el movimiento del cardenal Sarah a la Congregación para el Culto Divino y su fusión esperada con otros tres Consejos Pontificios para formar una nueva Congregación como una manera de subrayar la importancia de las obras de caridad a la misión de la Iglesia. (El  padre Lombardi, portavoz del Vaticano no ha hecho más que confirmarlo en declaraciones anteriores, como ésta por ejemplo).

La mudanza del cardenal Sarah a Culto Divino fue aclamada el año pasado por algunos bloggers y analistas como una señal de que el Papa Francisco quería asegurar la continuidad sobre los asuntos relacionados con la Liturgia. Creemos, por el contrario, que este movimiento tenía  más relación con la liberación de Caritas del control del Cardenal (como lo insinuamos en su momento en nuestro post sobre  la “promoción” de Sarah) y la preparación de la disolución de Cor Unum, en vista a la reforma de la Curia.

Ha habido mucha especulación acerca de que la nueva Congregación sería encabezada por  el propio Cardenal Rodríguez Maradiaga, aunque los retrasos en la reforma de la Curia y su edad (que será  de 73 años en Diciembre de este año) podrían plantear dudas al respecto. Sin embargo, con Cor Unum privado de un Presidente y dadas las orientaciones y prioridades del presente pontificado, no hay ninguna duda de que Tagle recibe una Presidencia de Cáritas con una mayor influencia y autonomía y un perfil más alto.

¿No resulta  interesante que la historia de Cáritas desde 2011 ha evolucionado hasta  incluír a los dos cardenales  (Sarah y Tagle) que ahora están siendo posicionados como los principales papabili de la alas “ratzingeriana”  y “bergogliana” respectivamente dentro del Colegio Cardenalicio? (Sandro Magister escribió sobre la candidatura de facto el mes pasado de Sarah y don Pío Pace, de Rorate, ha escrito sobre la emergente candidatura de Tagle(trad.en español)

El rápido ascenso  de Tagle se debió en gran parte al patrocinio de Joseph Ratzinger (primero como cardenal y luego como Papa), pero no es por nada que se le llama el “Papa Francisco asiático” o el “Papa Francisco filipino”, apodos que no son disputados  por ningún comentarista católico y confirmados  por los propios discursos y entrevistas de Tagle desde 2013.

Además de ser arzobispo de Manila, el cardenal Tagle fue elegido Presidente de la Federación Bíblica Católica el año pasado, y confirmado en ese puesto por el Papa Francisco en Marzo de este año. Con su elección como Presidente de Caritas Internacional, Tagle ya está a la cabeza de dos organizaciones católicas masivas que llegan a más de un centenar de países y que se encuentran profundamente involucradas en el trabajo misionero y las obras de caridad de las jerarquías nacionales y las conferencias episcopales.

Augustinus

[Traducido por Juan Campos. Artículo original]