Homilía del 23 de mayo de 2015

Domingo de Pentecostés

Todos los oímos proclamar en nuestras lenguas las maravillas de Dios” (Hech. 2, 11)

Con este texto, san Lucas nos describe en los Hechos de los Apóstoles los efectos de lo que realizó el Espíritu Santo en las almas de los primeros que se hicieron cristianos, los cerca de tres mil que se unieron a la fe católica, una multitud de todos los lugares que, aunque venidos de lenguas y razas distintas, abrazaron todos la misma fe y profesaron todos la misma caridad: “Tenían un solo corazón y una sola alma” (Hech. 4. 32). Todos conocemos la rapidez de la propagación de la fe en el mundo antiguo: “Somos de ayer y ya llenamos todo lo vuestro”1, pudo decir el escritor antiguo Tertuliano. Ya en la época apostólica podemos ver que al menos dos apóstoles, Santiago y San Pablo, llegaron hasta España, el extremo occidental conocido; y que, por otra parte, el Evangelio llegó al norte de África, con san Marcos en Alejandría, por ejemplo; y hasta la India, en la persona de santo Tomás.

Por esto san Ireneo puede escribir: “La Iglesia recibió esta predicación y esta fe, y, extendida por toda la tierra, con cuidado la custodia como si habitara en una sola familia. Conserva una misma fe, como si tuviese una sola alma y un solo corazón (Hech 4,32), y la predica, enseña y transmite con una misma voz, como si no tuviese sino una sola boca. Ciertamente son diversas las lenguas, según las diversas regiones, pero la fuerza de la Tradición es una y la misma. Las iglesias de la Germania no creen de manera diversa ni transmiten otra doctrina diferente de la que predican las de Iberia o de los Celtas, o las del Oriente, como las de Egipto o Libia, así como tampoco de las iglesias constituidas en el centro del mundo; sino que, así como el sol, que es una creatura de Dios, es uno y el mismo en todo el mundo, así también la luz, que es la predicación de la verdad, brilla en todas partes (Jn 1,5) e ilumina a todos los seres humanos (Jn 1,9) que quieren venir al conocimiento de la verdad (1 Tim 2,4).”2

Para contribuir a la celeridad de la adhesión a la verdad revelada no faltaron los milagros venidos desde Dios, como el mismo Cristo lo anunció al final del Evangelio de san Marcos (cf. 16, 17-18) y lo vemos en los Hechos (por ejemplo, Hech. 5, 12-16).

Pero también es cierto que no faltó una cierta preparación para el Evangelio en el mismo sustrato cultural que impregnaba la sociedad del momento.

En efecto, eran tantas y tan variadas las doctrinas enseñadas que las multitudes habían caído en un escepticismo en el conocimiento de la verdad. Además, la idolatría que abundaba, materializándose en el culto al emperador, hacía que muchos hombres no tomasen las prácticas religiosas con la seriedad que requieren.

Como consecuencia de la ausencia de conocimientos permanentemente válidos se encontraban la mayor cantidad de desviaciones morales: desde los circos romanos donde se asesinaban mutuamente los seres humanos, con el deleite de la plebe; hasta perversiones sexuales de todo estilo, desde el abandono de los hijos y el aborto3 hasta la homosexualidad, la malicia y la crueldad (cf. Rom. 1, 18-32). Por esto es que el paganismo había caído en una profunda desesperación: el no haber nada absoluto, ni en el culto de Dios (por esto hacían altares incluso “al dios desconocido” [Hech. 17, 23]), ni en la enseñanza de la verdad, ni en su práctica para alcanzar la salvación.

Frente a este mundo desesperado, el Evangelio les presentó la salvación: el culto al único Dios verdadero “en espíritu y en verdad” (Jn. 4, 24), el conocimiento de Dios y de su Mesías como único camino de salvación (cf. Jn. 17, 3) y el seguimiento de Jesucristo en la propia vida como condición indispensable para participar de su victoria. Por eso las multitudes se adherían a la fe. Así, Dios hizo “que los pueblos dispersos se congreguen y las diversas lenguas se unan en la proclamación de la gloria de tu Nombre”4, como rezamos en la oración colecta de la Misa de la Vigilia.

El mundo antiguo era un verdadero Babel (cf. Gn. 11, 1-9). Babel quiere decir “confusión”, en hebreo. El pecado confunde y dispersa; el Divino Espíritu aclara la inteligencia y une verdaderamente las voluntades, hasta el punto que todos “tenían un solo corazón y una sola alma” (Hech. 4. 32).

Hoy debemos pedir una nueva efusión del Espíritu, porque vivimos en un mundo que ha vuelto al paganismo. El relativismo (sostenido contradictoriamente como lo único absoluto), la irreligión y la superstición, las desviaciones sexuales, los crímenes como el aborto y la eutanasia, el “imperialismo” internacional del dinero (en la célebre expresión de Pío XI5), etc., son hoy moneda corriente.

La revelación nos enseña que al fin de los tiempos volverá la confusión de Babel en Babilonia (que, de hecho, ambas tienen la misma raíz), la ciudad mundana por excelencia, que prostituía a todos los pueblos de la tierra (cf. Apoc. 18, 3), inclinándolos a la idolatría. Esta confusión es la que hoy vemos, y no sólo en el ámbito mundano, sino también, lamentablemente, dentro de la Iglesia. Sacerdotes y obispos que quieren negar el concepto del pecado, profanaciones de templos (como ocurrió tristemente nada más ni nada menos que en la Basílica de Luján, haciendo un festival de música rock, con muchos cantantes de pésima moralidad), la búsqueda de la legitimización de las uniones de hecho y de la homosexualidad usando presiones extorsivas de tipo políticas y económicas que un cristiano no debe realizar ni siquiera en el siglo, etc. En el mejor de los casos, la actitud de estos Pastores se parece a la de Pedro, cuya hipocresía había arrastrado a otros a la simulación (cf. Gal. 2, 13). Otros directamente son lobos que no perdonan al rebaño (cf. Hech. 20, 29-30), que ocultan la enfermedad bajo capa de salud, y el pecado so pretexto de misericordia.

Incluso algunos llegar a temer que en el próximo Sínodo de la Familia no se toque la doctrina (lo cual es imposible), pero que se den ciertas facultades a las Conferencias Episcopales. Pero como ha dicho el Card. Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto y la Disciplina de los Sacramentos, en su libro “Dieu ou rien:La idea, que consistiría en colocar el Magisterio dentro de una atractiva cajita apartándolo de la práctica pastoral –la cual evolucionaría según las circunstancias, modas y pasiones del momento–, es una forma de herejía, una peligrosa patología esquizofrénica”. Esto amenazaría la catolicidad de la Iglesia (por la frase que he citado de san Ireneo), siendo una reedición de la herejía galicana. Esto daría a las Conferencias Episcopales un status del cual carecen por Divina institución. Así dice al respecto el Motu Proprio Apostolos Suos, de Juan Pablo II: “Al afrontar nuevas cuestiones y al hacer que el mensaje de Cristo ilumine y guíe la conciencia de los hombres para resolver los nuevos problemas que aparecen con los cambios sociales, los Obispos reunidos en la Conferencia Episcopal ejercen juntos su labor doctrinal bien conscientes de los límites de sus pronunciamientos, que no tienen las características de un magisterio universal, aun siendo oficial y auténtico y estando en comunión con la Sede Apostólica.”6

De este modo, la confusión entre la Iglesia y el mundo impide la eficacia misionera, porque las personas de buena voluntad no pueden seguir la fe si ésta no es presentada de manera convincente y totalizante.

Por lo tanto, debemos rezar y hacer penitencia para que la Iglesia siga siendo “columna y fundamento de la verdad” (1 Tim. 3, 15) y no del error o del relativismo; y que la fe siga siendo la “lámpara que alumbra en un lugar oscuro” (2 Ped. 1, 19), es decir, “que ilumine a todos los que están en la casa” (Mt. 5, 15) de este mundo, aún aquellos a los cuales ha venido y no han querido recibirlo (cf. Jn. 1, 9-11). Pidamos que la Iglesia sea anticipo de aquella Jerusalén celestial, en la cual “no entrará en ella cosa vil, ni quien obra abominación y mentira” (Apoc. 21, 27), sino donde sólo reina la caridad “porque el Señor Dios alumbrará sobre ellos” (Apoc. 22, 5). “El Espíritu y la novia (es decir, la Iglesia) dicen: Ven. Diga también quien escucha: Ven. Y el que tenga sed venga; y el que quiera, tome gratis del agua de la vida” (Apoc. 22, 17).

Esta gracia fundamental le pedimos a la Santísima Virgen, Esposa del Espíritu Santo y Madre de la Iglesia: que no deje de interceder por nosotros para que “desde la salida del sol hasta el ocaso y en todo lugar se ofrece a mi Nombre (como dice el Señor) incienso y ofrenda pura, pues grande es mi Nombre entre las naciones” (Mal. 1, 11), y que algún día lleguemos a ser colocados como una ofrenda floral por Ella delante del altar del Trono de Dios, para embellecerlo por toda la eternidad.

Padre Jorge Luis Hidalgo

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

1.Tertuliano, Apologeticum n. 37.

2. San Ireneo, Adversus Haereses L. 1, c. 10, n. 2.

3. Cf. Epístola a Digneto 5, 6.

4. Primera Oración Colecta de la santa Misa de la Vigilia de Pentecostés.

5. Pío XI, Quadragesimo Anno, 15 de mayo de 1931, n. 109.

6. Juan Pablo II, Apostolos Suos, 21 de mayo de 1998, n. 22.

Padre Jorge Luis Hidalgo
Nació en la ciudad de la Santísima Trinidad, el día de la primera aparición de la Virgen de Fátima, durante la guerra justa que Argentina libró contra Inglaterra por las Islas Malvinas. Estudió en Ingeniero Luiggi, La Pampa, Argentina. Ingresó al Seminario San Miguel Arcángel, de "El Volcán", San Luis. Fue ordenado sacerdote el día 20 de marzo de 2009, por cercanía a la fiesta de San José. Luego de distintos destinos como sacerdote, actualmente es vicario parroquial en la parroquia San Juan Bosco, de Colonia Veinticinco de Mayo, La Pampa, desde el 6 de mayo de 2017. Desde el día de la Virgen de Guadalupe, Emperatriz de América, del año 2017 es Licenciado en Educación Religiosa, por la Universidad de FASTA