fbpx

¿Triunfo del rito de la sodomía?

A partir de este año, el 17 de mayo, las escuelas de Chile deberán celebrar el «Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia». La Ministra de Educación de ese país, Adriana Delpiano al hacer el anuncio en diciembre reciente pasado, dijo que ese nuevo calendario educativo debe garantizar «un enfoque inclusivo»:

«El desafío ahora no sólo es avanzar en su reconocimiento y comprensión, sino además en su valoración como parte constitutiva de nuestra propia identidad social, así como elementos de los cuales todos y todas pueden aprender».

Cuando leí la información1, se me vino inmediatamente a la memoria el «emblemático» caso (de cómo se imponen las ideologías), ocurrido también en Chile, de la jueza chilena Karen Atala, misma que «demandó al Estado chileno ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por discriminación, luego que la Corte Suprema de ese país le negara la tuición de sus 3 hijas producto de su convivencia con una pareja» de su mismo sexo.

La CIDH estableció que su sentencia constituye per se una forma de reparación y, adicionalmente, ordenó al Estado entre otras la siguiente medida de reparación: «continuar implementando, en un plazo razonable, programas y cursos permanentes de educación y capacitación dirigidos a funcionarios públicos a nivel regional y nacional y particularmente a funcionarios judiciales de todas las áreas y escalafones de la rama judicial». En otras palabras la CIDH obligó a Chile a promover como «reparación antidiscriminatoria» la ideología de género.

Es «un lobby que viene de lejos, gradual en los métodos pero radical en sus objetivos», como lo afirma el magnífico libro «En defensa de una Ley Superior»2, mismo que detalla la estrategia llevada adelante por el lobby homosexual en Chile, que

«consistió básicamente en una doble acción psicológica. Por un lado suscitar la compasión del público nacional, presentándose como víctimas de la “discriminación” social y, por otro lado, mostrándose agresivos contra quienes discrepen de sus conductas, tachándolos de intolerantes. Esta maniobra constituye una especie de tenaza que triturara los criterios morales de la Nación».

«Desde entonces, el lobby no hizo sino aumentar sus exigencias».

Ese modus operandi que se emplea en la aprobación de leyes en favor de las conductas homosexuales es el mismo que se implementa para la aprobación de leyes pro aborto (tipificándolo como «derecho»), antidiscriminación, en contra de la «violencia de género», o la despenalización de las drogas: buscan unos casos sobresalientes que se vuelven simbólicos, mientras tanto las cadenas televisivas desarrollan telenovelas que van preparando psicológicamente al público para llegar a la aceptación de tales conductas, -con la estrategia de la gradualidad como se ha dicho- ahora con las «narconovelas» (¿para preparar el camino de la legalización de las drogas?), mediante «la utilización del registro emocional (que) permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones o inducir comportamientos»

Con toda razón, el periodista Nilo Fujimoto del «Instituto Plinio Correa de Oliveira» afirma que estamos llegando al paroxismo de una maldad inaudita: asistimos a la aprobación de un partido holandés que es promotor de la pedofilia, del «matrimonio» homosexual, del nudismo y de la pornografía infantil.

Como sabemos, esos lobbies promotores muy bien financiados, permanentemente ejercen presiones ante los gobiernos para que éstos aceleren los procedimientos tendientes a imponer leyes abyectas, como recientemente han venido buscándolo también en Bolivia y Ecuador y en otros países de la región.

Respecto de lo que llaman «salud sexual y reproductiva», la estrategia estriba en que «las menores tengan tempranas relaciones sexuales, utilicen anticonceptivos y, si llegaran a fallar esos métodos anticonceptivos, sean psicológicamente preparadas para que acepten someterse a abortos».

El afamado médico Bernard Nathanson, ante la interrogante de cómo los lobies obtienen leyes pro aborto respondía que el primer paso es apoderarse de los medios de comunicación.

Utilizando las armas de la publicidad y la propaganda, y de la educación, los lobbies emplean un lenguaje3 mentiroso, ambiguo, especialmente en lo referente a la vida sexual, cuya perversión es objetivo preferente para los anti-Cristo.

«El Movimiento Homosexual emplea palabras y conceptos como armas semánticas para cambiar a los individuos y a la sociedad. Conceptos como compasión son usados para generar una aceptación, mientras otros, como homofobia, son utilizados para inhibir y hasta paralizar las reacciones».4

Ideologización que utiliza

«palabras talismánicas, es decir vocablos con un significado impreciso y de apariencia generosa, tales como tolerancia y no discriminación», estrategia con la cual «ha conseguido inhibir a sus naturales adversarios y, al mismo tiempo, ha presentado sus conquistas como simpáticas a sectores cada vez mayores de la población nacional y en especial de la juventud».

Ya en 1979, los obispos de América Latina denunciaban que las ideologías se introducen sobre todo en centros de transmisión de cultura y de valores: «Las ideologías en boga saben que las universidades son un campo propicio para su infiltración y para obtener el dominio en la cultura y en la sociedad».5

Ideologización que ahora quiere imponerse en la educación escolar con un programa liberticida, proponiendo a la infancia y a la juventud una «libertad» que los desvincule de toda norma moral, social, religiosa o jurídica.

Una ideología impuesta por el Estado que atropella los derechos de los padres que son los educadores naturales, los primeros educadores de sus hijos, y son los padres, no el Estado los encargados de custodiar la orientación que se imprima a la enseñanza de sus hijos.

Se debe rechazar, por tanto, toda imposición de un modelo educativo estatal único que elimine la libre elección de concepciones educativas, ya que los regímenes totalitarios monopolizan la instrucción y logran la deformación filosófica sin tolerar cuestionamientos a sus dogmas, ergo, una orientación liberticida, materialista, atea y masificante que impone sin discusión alguna, ignorando o despreciando las concepciones espiritualistas, mientras procuran que la doctrina antinatural e injusta, se apodere de las almas. Una revolución moral bajo socapa de derechos humanos.

Germán Mazuelo-Leytón

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

2 ACCION FAMILIA, por un Chile auténtico, cristiano y fuerte, www.accionfamilia.org

3 MAZUELO-LEYTÓN, GERMÁN, Papagayos rojos, https://adelantelafe.com/papagayos-rojos/

4 ACCION FAMILIA, por un Chile auténtico, cristiano y fuerte, www.accionfamilia.org

5 Documento de Puebla, 1053.




Germán Mazuelo-Leytón
Germán Mazuelo-Leytón
Es conocido por su defensa enérgica de los valores católicos e incansable actividad de servicio. Ha sido desde los 9 años miembro de la Legión de María, movimiento que en 1981 lo nombró «Extensionista» en Bolivia, y posteriormente «Enviado» a Chile. Ha sido también catequista de Comunión y Confirmación y profesor de Religión y Moral. Desde 1994 es Pionero de Abstinencia Total, Director Nacional en Bolivia de esa asociación eclesial, actualmente delegado de Central y Sud América ante el Consejo Central Pionero. Difunde la consagración a Jesús por las manos de María de Montfort, y otros apostolados afines

Del mismo autor

Los intereses del Señor

En medio de la tormenta que azota al Cuerpo Místico de...

Últimos Artículos