En el transcurso de la peregrinación anual Summorum Pontificum, de fieles y sacerdotes vinculados a la liturgia tradicional, que se desarrolla en estos días en Roma, los organizadores han recibido una carta de Benedicto XVI -una de las raras cartas con fines públicos que envía- en los siguientes términos apoyando la misma y la liturgia tradicional

“Estoy muy contento de que el usus antiquior [Misa tradicional] viva ahora una paz plena en la Iglesia, también entre los jóvenes, apoyado y celebrado por grandes cardenales. Estoy espiritualmente con ustedes. Mi estado de “reclusión monacal” no me permite una presencia exterior. Dejo mi reclusión sólo en casos especiales, invitado personalmente por el Papa”

Es de señalar que el “gran cardenal” que celebraba ese día el Pontifical por el rito tradicional en San Pedro en la peregrinación era el cardenal Burke.