HEMOS VISTO

Cardenal Burke: La sublime belleza de la Misa en latin… desvela la verdad de la Presencia Real

LA CROSSE, Wisconsin, Diciembre 13, 2016 (LifeSiteNews) – La misa católica en la forma extraordinaria, más conocida como la misa en latín, demuestra claramente la gracia de Dios para llegar a los fieles en la Eucaristía, dijo el cardenal Raymond Burke.

El Cardenal, un fuerte defensor de la liturgia tradicional, celebró una misa solemne pontifical en la forma extraordinaria en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en La Crosse, Wisconsin, justo el sábado anterior a la fiesta de la Virgen a quien está dedicado este santuario. Describió de forma tan poderosa cómo la antigua misa trae el cielo a la tierra, y Dios al hombre.

La forma más antigua de la misa personifica poderosamente la tradición apostólica de los sacerdotes que han llevado la presencia de Cristo en la Eucaristía desde su creación en La Última Cena, dijo.

“La ofrenda de la misa pontifical según el« usus antiquior », el uso más antiguo de la iglesia, nos hace ver cómo la gracia divina fluye inmensurable e incesantemente desde el glorioso corazón traspasado de Jesús y llega a nosotros en la forma más alta y más perfecta en la Santa Eucaristía “, dijo el cardenal Burke a unos 500 peregrinos en misa en su sermón.

“El uso más antiguo -continuó-, que era la forma ordinaria del rito romano de la santa misa desde el tiempo del papa San Gregorio Magno hasta las reformas de la sagrada liturgia después del Concilio Ecuménico Vaticano II, manifiesta poderosamente la tradición apostólica, la línea ininterrumpida de la presencia permanente de Cristo con nosotros en la iglesia por medio del ministerio apostólico, mediante la caridad pastoral de los apóstoles y sus sucesores desde la Última Cena hasta la celebración del Santo Sacrificio de la Misa esta mañana.”

La belleza edificante de la misa en la antigua forma “revela la verdad” de que Cristo, junto con Su sacrificio por nosotros en la Cruz, desciende a la tierra durante la Misa, dijo.

“La belleza sublime reflejada en la cuidadosa articulación del uso más antiguo desvela la verdad de que aquí en el altar de esta iglesia, el Cielo desciende a la Tierra-Cristo sentado en la gloria a la derecha del Padre- desciende al altar y se hace sacramentalmente presente su sacrificio en el Calvario y su incomparable fruto, el pan celestial de Su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad”.

La santa misa pontificia es celebrada por un obispo y se caracteriza por cantos adicionales, servidores, velas y ritos litúrgicos.

Fue la primera misa de este tipo en el santuario mariano que fundado por el cardenal Burke hace unos 18 años, cuando era obispo de La Crosse, y vino a celebrar la misa a invitación de la sección local de Una Voce, una organización laica que trabaja para preservar y promover la misa en la forma extraordinaria.

Su Eminencia dijo que marcó un momento histórico en la celebración regular de la santa misa según la forma extraordinaria del rito romano para el santuario.

Dijo también que celebrar las dos formas de misa en el rito romano hace el encuentro con Cristo, al que Nuestra Señora nos conduce,  más completo, también convocó a que la misa pontificia en el antiguo uso se celebrara con más frecuencia en el santuario.

“De manera particular, la celebración de las dos formas del rito romano hace posible ese encuentro más pleno y más rico con Cristo, al que nos dirige constantemente Nuestra Señora de Guadalupe”, afirmó. “Es mi esperanza poder celebrar más regularmente la misa pontificia según la forma extraordinaria o uso más antiguo en fidelidad a la misión de este santo lugar”.

Las declaraciones sobre la liturgia tradicional realizadas por el cardenal Burke, conocido por su defensa de la ortodoxia católica, llegan justo después de aclarar a finales del mes pasado que la forma extraordinaria de la misa estaba en igualdad de condiciones con la nueva misa, después de que el papa Francisco recientemente se refiriera a la antigua liturgia como una “excepción” para “cierta mentalidad de algunos grupos y personas que tenían nostalgia” de ella.

Su celebración de la misa pontificia solemne también se produjo en medio de la continua controversia tras la dubia presentada al Papa por él y otros tres cardenales pidiendo aclaraciones sobre las partes preocupantes de la exhortación apostólica Amoris Laetitia. Los cardenales habían liberado la dubia en noviembre, después de dos meses de esperar a que el papa Francisco respondiera a sus preguntas iniciales.

El cardenal Burke había dicho el mes pasado en una entrevista con Edward Pentin de National Catholic Register que en ausencia de una respuesta del Santo Padre a la solicitud de aclaración, los cuatro cardenales tendrían que abordar la situación, específicamente que tendrían que considerar la rara práctica de un “acto formal de corrección”.

El cardenal, que junto con otros cuatro cardenales, un arzobispo y tres teólogos, publicó el libro Permanenciendo en la Verdad de Cristo sobre el Santo Matrimonio en preparación para el Sínodo Ordinario del año pasado sobre la Familia, fue removido en noviembre, junto con otro prelado conocido por su ortodoxia católica y fuertes posturas en pro de la vida y el matrimonio, el cardenal australiano George Pell, de la Congregación para el Culto Divino del Vaticano y la membrecía de la oficina llena de numerosos nombramientos “progresistas”.

A este despido le siguió la separación del Papa del cardenal Burke hace dos años como prefecto del alto tribunal canónico del Vaticano, la Signatura Apostólica. El Papa también lo ha sacado de la Congregación para los Obispos, que supervisan la selección de nuevos obispos. El cardenal Burke fue nombrado patrón de la Soberana Orden de Malta en 2014, el nombramiento considerado en gran medida como ceremonial.

La fiesta del 12 de diciembre de la Madre Bendita durante el Adviento tiene un significado particularmente rico, dijo el Cardenal Burke en la pontificia misa solemne del Santuario Mariano: “Es la Santísima Virgen quien mantiene los ojos fijos en Aquel que solo nos revela la verdad eterna y nos permite vivir la verdad en amor puro y desinteresado “.

Nuestra Señora de Guadalupe es el título de la Santísima Virgen María, que apareció varias veces al campesino indígena azteca San Juan Diego en México a partir del 9 de diciembre de 1531. Millones de aztecas se convirtieron en poco tiempo después de la aparición. Es la patrona de las Américas, México y de los no nacidos, y su devoción también demuestra que la salvación de Dios es para todos los pueblos. La Basílica Menor de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México es el sitio de peregrinación católica más visitado del mundo.

“Ella manifiesta nuestro destino para ser restaurada a la comunión con Dios a través del misterio de la encarnación redentora”, dijo el cardenal Burke en su sermón de la misa pontificia. “Nos muestra el camino de su Divino Hijo, que es nuestra salvación”.

Es uniéndonos con María al sacrificio eucarístico de Cristo y ofreciendo nuestros sufrimientos por la salvación del mundo, dijo el cardenal, que mejor nos preparamos para la solemnidad de la navidad, y que mejor conozcamos la presencia permanente de Cristo con nosotros en la Iglesia , Así como mejor anticipar Su venida en gloria en el último día.

“Sólo Cristo es nuestra salvación – Sólo Él gana la victoria de la vida eterna”, dijo el cardenal Burke. “Ganamos con Él, sobre todo, el sacrificio Eucarístico, Su victoria es también nuestra”.

(Traducido por Rocío Salas)

Hemos Visto

Artículos de opinión y análisis recogidos de otros medios. Adelante la Fe no concuerda necesariamente con todas las opiniones y/o expresiones de los mismos, pero los considera elementos interesantes para el debate y la reflexión.