fbpx

De la Visitación de la Virgen María a su prima Santa Isabel

Para el lunes de la cuarta semana Adviento

PUNTO PRIMERO. Contempla a la Beatísima Virgen que parte de su casa a pie y acompañada con su santo esposo san José y otras parientas suyas,  va camino de diez y seis leguas a las montañas de Judea, a donde habitaba santa Isabel, a visitarla y a darla el parabién del hijo que había concebido, y a santificarle en el vientre de su madre; atiende al paso tan apresurado que lleva, deseando llegar presto al recogimiento y a santificar la casa de Zacarías; oye los coloquios santísimos que tiene con las personas con quien camina, las palabras de vida tan dulces y provechosas que salen de su boca, el júbilo y consuelo de los que la acompañan; mira los ángeles que van con ella, gozándose de su compañía y cortejando a aquel Señor que lleva en sus entrañas; entra con la meditación en lo interior de su espíritu, y contempla el fuego divino que ardía en su pecho, los afectos de su alma, los coloquios que llevaba con Dios y que tenía en su seno, y las mercedes que a cada paso recibía de su divina mano; júntate con aquella santa compañía, camina con la Beatísima Virgen, no la pierdas de vista, ni la dejes: pídela que te permita acompañarle, y oye, y gusta, y goza aquellos coloquios celestiales, y aprende juntamente los que has de tener en tus caminos; y cómo los has de hacer, y cómo te has de portar con Dios y con los hombres en ellos para bien y provecho de tu alma.

PUNTO II. Considera la caridad y humildad de la Virgen, que resplandece en esta visita, la caridad en dejar su recogimiento, que tanto amaba por ir a santificar aquella casa, y en especial a san Juan que había de ser precursor de Cristo; y saca de aquí afectos de ayudar a tus prójimos en el bien de sus almas, aunque sea necesario dejar a veces el recogimiento, y (como dicen) a Dios por Dios, y a diligenciar su bien de tal suerte, que no pierdas el tuyo. Pondera su humildad, visitando la superior a la inferior, la Madre de Dios a su sierva, y entrando en su casa y saludándola primero, condenando con esta acción todos los pundonores humanos, y enseñándonos a humillarnos más cuanto a mayor dignidad fuéremos sublimados.

PUNTO III. Considera las palabras que dijo nuestra Señora a santa Isabel y los efectos de ellas; las palabras fueron según san Buenaventura (1): Salve soror Elisabeth: Dios te salve mi hermana Isabel, y fueron tan operativas, que luego sin dilación estuvo nuestro Señor Dios en ella, y en el hijo que tenía en sus entrañas y en Zacarías su marido, y toda aquella casa se llenó del Espíritu Santo; porque como la Virgen estaba tan llena de Él, de la abundancia de su corazón se llenó toda aquella casa, y san Juan, acelerado el uso de la razón, dio saltos de placer por el júbilo que recibió su alma con la gracia del Señor; y como dijo san Crisóstomo, empezó con aquella acción a predicar a Cristo y hacer oficio de precursor: tales efectos tuvieron las palabras breves de María. Exclama y di con encendido afecto de tu corazón: ¡Oh boca del Espíritu Santo y lengua encendida en fuego de caridad, hablad una palabra a este corazón helado, para que se encienda en fuego de divino amor! ¡Oh Reina del cielo, visitad mi alma, más necesitada que la de san Juan, y sacadla del pecado y de la tibieza en que está! Aprende, oh alma, a visitar a los hombres cuando fuere necesario; conoce cómo has de gastar el tiempo y las palabras en las visitas, y en qué te has de ocupar; contempla despacio lo que hizo y dijo la Beatísima Virgen tres meses que estuvo con santa Isabel, y aprende en su escuela lo que tú debes obrar.

PUNTO IV. Considera la respuesta de santa Isabel, tan humilde y reconocida a la merced que la Santísima Virgen la hizo: ¿De dónde a mí, que venga a mí la Madre de mi Señor? En llegando la voz de tu salutación a mis oídos ha saltado de placer el infante en mis entrañas: Bendita eres, que creíste, porque se cumplirá en ti lo que ha dicho el Señor. A donde tienes mucho que meditar y que aprender, sacando afectos de imitación, de gozo y devoción de cada palabra y misterio que en ella encierra: reconoce la virtud de la devoción de esta Soberana Señora, y cuánto crecerán en virtud los que la trataren con familiaridad: pues una palabra sola la tuvo tan grande para con toda aquella casa, que saltó san Juan de placer en recibiendo la gracia, saliendo del pecado; porque no hay júbilo ni contento verdadero sino en la gracia de Dios, ni puede tenerle quien se halla preso en las cadenas de la culpa: salió san Juan de ellas en visitándole la Virgen Santísima, porque es Madre de pecadores, y por su medio salen los pecados; y añade santa Isabel, que fue bienaventurada la Virgen, porque creyó; para que reconozcas de cuanto peso es creer y confiar en Dios, el cual cumplió en ella sus promesas, porque las cumple en todos los que se fían de su Majestad.

 Padre Alonso de Andrade, S.J 




Meditación
Meditación
Meditaciones diarias de los misterios de nuestra Santa Fe y de la vida de Cristo Nuestro Señor y de los Santos.

Del mismo autor

Cómo se vence al demonio

Meditación XIX Composición de lugar. Ver al demonio rabioso que en...

Últimos Artículos