Dar la cara por Cristo delante de los hombres

Solamente aquellos que tenían FE se fijaron en Jesús; se sentían atraídos por Él y obraron en consecuencia, siguiendole. Quien ama a Cristo cumple sus mandatos.

La OBEDIENCIA es la mayor muestra de amor, que nos hace vencer el miedo al mundo para agradar sólo a Nuestro Señor.

Los que reconocieron al Señor, en aquel tiempo, son los mismos que también hoy en día hubieran reconocido a Cristo. Porque hoy Cristo sigue estando presente entre nosotros. No nos ha dejado huérfanos, sigue realmente presente en el Sagrario: “Yo estoy con vosotros todos días hasta el fin del mundo” (Mt 28, 20).

Padre Custodio Ballester
Padre Custodio Ballesterhttp://www.sacerdotesporlavida.es/
Licenciado en Teología Fundamental-Apologética. Delegado de Sacerdotes por la Vida en España.

Del mismo autor

Ganar el mundo y perder el alma

¿De qué le sirve al hombre ganar todo el mundo, si al...

Últimos Artículos

Importancia de la confesión frecuente

La semana pasada hablé en Radio Roma Libera del...

La absurda defensa de la familia

En el siglo XX unos a otros nos alertábamos...