THE REMNANT

Defensores del aborto y la eutanasia, invitados a hablar en el Vaticano

Desde 2013, muchos católicos han estado en negación sobre la colusión de Roma con los abortistas, a pesar de que defensores del aborto como Paul Ehrlich y Jeffrey Sachs han sido invitados repetidamente a hablar en el Vaticano.

Una vez más, varios defensores del aborto y la eutanasia recibieron una plataforma para expresar sus puntos de vista en una conferencia de dos días sobre el “final de la vida” organizada conjuntamente por la Pontificia Academia del Vaticano para la Vida del 16-17 de noviembre. La conferencia fue organizada conjuntamente por la Asociación Médica Mundial, que supuestamente se opone a la eutanasia, la Asociación Médica Alemana y la Academia Pontificia para la Vida, pero desafortunadamente proporcionó un foro a los enemigos de la vida para avanzar en su agenda.

Incluido en la lista de oradores estaba René Héman, un defensor de la eutanasia que lidera la Asociación Médica Real de Holanda en pro de la eutanasia, y Ralf Jox, profesor de la Universidad Ludwig Maximilian de Munich, que ha propuesto públicamente la legalización del “suicidio asistido responsable” como manera de “proteger la vida”.

También se presentó la Dra. Yvonne Gilli, ginecóloga y política del Partido Verde que dirige la junta directiva de la Federación Internacional de Planificación de la Familia “Salud Sexual Suiza”, que asesora a las mujeres sobre cómo obtener abortos. La Dra. Gilli contribuyó a dos paneles de discusión en la conferencia, uno sobre “Preparar el escenario: tres perspectivas sobre preguntas al final de la vida” y otro sobre el tema, “¿Hay una necesidad de cambiar las políticas?”

En un mensaje del 7 de noviembre entregado a través del simpatizante de los gay Monseñor Vincenzo Paglia que dirige la Academia Pontificia para la Vida, el Papa Francisco parecía aconsejar a los participantes de la conferencia sobre la naturaleza inmoral y quita-vida de la eutanasia, aunque también dijo que “determinar si una intervención médica clínicamente apropiada es de hecho proporcional, la aplicación mecánica de una regla general no es suficiente”. Dijo: “Es necesario que haya un discernimiento cuidadoso del objeto moral, las circunstancias que concurren y las intenciones de los involucrados”.

Aquí vemos la “ética de la situación” en acción. ¿Desde cuándo se considera el retiro de la vida una “intervención médica”? ¿Y desde cuándo “las circunstancias de asistencia y las intenciones [asesinas o suicidas] de los involucrados” tienen relevancia sobre si una persona debe vivir o no?

Al parecer, Francisco colocó los derechos humanos por encima de la santidad de la vida al decir que “al cuidar y acompañar a un paciente dado… las decisiones deberían ser tomadas por el paciente”. Él dijo: “El paciente, antes que nada, tiene el derecho, obviamente en diálogo con los profesionales médicos, de evaluar un tratamiento propuesto y juzgar su proporcionalidad real en su caso concreto, y necesariamente rechazarlo”. En otras palabras, si el paciente quiere suicidarse, se supone que el médico lo ayudará.

Francisco también dijo en su declaración: “Es moralmente lícito decidir no adoptar medidas terapéuticas, o suspenderlas, cuando su uso no cumple con ese estándar ético y humanista” que denominó “proporción debida en el uso de remedios”. Hizo hincapié en que la “retirada del tratamiento excesivo” está “moralmente calificada”, pero no les recordó al menos que el retiro de alimentos básicos y agua es inmoral y asesino. ¿Por qué esta advertencia no se incluyó en su declaración, especialmente cuando este es a menudo un tema clave en los episodios de final de la vida?

Lo peor de todo es que Francisco depositó sus esperanzas en la fecundidad de la conferencia del Vaticano y dijo: “Le ofrezco mis mejores deseos cordiales para una reunión serena y constructiva”. ¿Apoyaría también la esperanza del trato humano a los judíos si Hitler fuera el orador principal en el Vaticano?

David Martin

(Traducido por Rocío Salas. Artículo original)

THE REMNANT

Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA