La reacción ante la destitución del Cardenal Raymond Burke por parte del Papa Francisco ha producido más críticas hacia el Supremo Pontífice por parte de escritores y sacerdotes considerados conservadores, aunque no necesariamente tradicionales. La cadena de críticas, algunas incluso por parte de obispos, arzobispos y cardenales tras el reciente sínodo, hubiera sido impensable hace un año y medio, cuando se condenaba a los tradicionalistas por informar de noticias, citas directas y mostrar la realidad.

El último artículo aparece en la publicación seglar conservadora americana, National Review, en cuyo sitio web aparece una columna escrita por el Reverendo Padre Benedict C. Kiely, pastor de la iglesia del Blessed Sacrament de Stowe, en Vermont, y director de formación continuada para sacerdotes en la Diócesis de Burlington.

Aquí traemos algunos extractos del artículo del Padre Kiely sobre el Cardenal Burke.  Tomen nota de la sorprendente conclusión.

Muchos ya consideraban a Burke el portavoz de la “oposición leal” al liderazgo en cierto modo frenético del niño mimado de los medios, el Papa Francisco. Tras el sínodo reciente sobre la familia, cuando los únicos que alzaron la voz frente a los manejos entre bastidores para forzar la introducción de cambios drásticos en el magisterio y la práctica de la Iglesia, al parecer con la aprobación tácita de Francisco, fueron Burke y el Cardenal George Pell, el “gorila” australiano, la sensación de que Burke tenía los días contados quedó prácticamente confirmada. Sus comentarios de unas semanas más tarde, afirmando que la Iglesia bajo el papa Francisco parecía “una barca sin rumbo”, fueron claramente el último clavo en su ataúd. 

A pesar de la imagen de Francisco como un hombre de diálogo y de compromiso, en Roma se le considera el papa más autoritario en décadas. …

Francis¿Sus delitos [los del Cardenal Burke]? Burke sostiene la enseñanza bíblica tradicional sobre el matrimonio y alienta la devoción a la Misa Tradicional en latín. Se le ve con regularidad en diferentes países celebrando una liturgia que Francisco considera una reliquia del pasado, aunque las iglesias donde se celebran estas Misas normalmente están llenas de familias jóvenes, y de ellas salen muchas vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa. (Buenos Aires era conocido por no tener apenas vocaciones en el seminario durante la etapa en la que Jorge Mario Bergoglio fue arzobispo). Pero quizás la ofensa más flagrante del Cardenal Burke ha sido que declaró que se debería negar la Comunión a los políticos católicos que apoyen el aborto. … 

Al final se puede dar una paradoja. Algunos han especulado con que el Papa Francisco, que cumplirá 78 años el mes próximo, seguirá el ejemplo de su predecesor y eventualmente dimitirá del ministerio petrino, quizás con 80 años. En cualquier caso, Raymond Burke probablemente será una figura importante en el cónclave para elegir a su sucesor, y algunos observadores ya están pronosticando que el enemigo de los cortesanos acabará siendo el próximo rey.

¿Rey? Dios escribe recto con renglones torcidos.

Burke, pontifical High Mass

[Traducido por: Blanca Lozano Martínez, Artículo original]