Asegúrese de leerlo hasta el final. “Las bendiciones para homosexuales” ya existen y por más de un sacerdote. Y, si la iglesia local les ayuda para tener “seguridad financiera en la vejez”, está claro que no hay intención de convertirlos.

Texto extraído del Allgemeine Zeitung.

Nueva propuesta de la Iglesia Católica: empiezan las primeras conversaciones sobre el próximo ritual de bendiciones.

La Iglesia Católica de Frankfurt está aumentando la atención a hombres y mujeres homosexuales, así como a sus familias. El jesuita Ansgar Wucherpfenning y la hermana palotina Helga Weidemann, están disponibles para reuniones. El deán de Frankfurt, Johannes Count zu Eltz, presentó este nuevo programa, aprobado ayer por la diócesis de Limburgo. Además, anunció un primer cambio en referencia a las bendiciones eclesiásticas para homosexuales.
Count zu Eltz dijo que, tiempo atrás ya había existido un ministerio para los homosexuales. Pero, con esta nueva propuesta, la Iglesia se comprometerá institucionalmente. De esta manera, complementará el proyecto gay y católico que se lleva a cabo en la iglesia de Maria Hill, en Gallus, y que celebra su 25 aniversario el próximo año. Wucherpfenning rindió homenaje al nuevo proyecto como un: “signo de que los homosexuales tienen su lugar en la Iglesia, incluso, como miembros demandantes de ella”. Wucherpfenning es rector del Colegio Filosófico-Teológico San Jorge y Weidermann es superiora provincial de las palotinas de Limburgo. Ambos tiene experiencia en la atención de personas que viven un estilo de vida homosexual. «Los asuntos que se tratan son: fidelidad y compromiso; seguridad financiera en la vejez y la ayuda a los familiares ante la homosexualidad de un allegado», dijo Weidemann. «Era importante tratar a los homosexuales de manera abierta y comprensiva.- dijo Count zu Eltz-. Muchos ya habían dado la espalda a la Iglesia».
El deán hizo hincapié en que, el nuevo programa, no predetermina un servicio de bendiciones para los homosexuales. Sin embargo, este tema se discutirá en el sínodo local de enero. Esta “cuestión de justicia” no puede ser eliminada. Wucherpfenning dijo que ya había bendecido a parejas homosexuales en el pasado, igual que otros sacerdotes, pero no en un oficio público. Introducir un ritual especial requiere mucha sensibilidad.
Para conversar con Weidemann y Wucherpfenning -también pueden consultarles los sacerdotes con dudas acerca de como tratar a los homosexuales-, hay una sala en la iglesia de Liebfrauen (Información de contacto omitida por Rorate).

[Traducción: Juan Martín Castro. Artículo original]

RORATE CÆLI
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos