Sebastian

Desde nuestro blog manifestamos, por el presente escrito, nuestro total apoyo y afecto al recientemente elegido Cardenal Fernando Sebastián, con motivo del acoso mediático que está sufriendo a causa de ejercer la libertad de expresión como Pastor de la Iglesia Católica.

Monseñor Sebastián ha declarado que la homosexualidad es una deficiencia sexual que puede ser corregida con tratamiento adecuado. Esta declaración es fiel a la verdad en su doble ámbito científico y moral. Científico porque existen, con notable eficacia, terapias médicas y psicológicas que revierten la tendencia sexual y la ordenan de forma natural a homosexuales y lesbianas para que vivan la heterosexualidad con normalidad. Moral porque la “no naturalidad” de la homosexualidad se fundamenta en la misma Palabra de Dios (Biblia) a través de muchas citas que son de fácil lectura.

A raíz de esta declaración del Cardenal Sebastián, se ha levantado la polvareda mediática contra su persona, por atreverse a expresar lo que piensan y saben, en realidad, la mayoría de las personas (creyentes o no) con un mínimo de uso de razón.  Este acoso hacia su persona procede de un triple frente:

– Desde el lobby gay (frente principal, que provoca la acción de los dos posteriores) se pretende llevar a Monseñor Sebastián a los tribunales de justicia. De este modo, estas organizaciones actúan a modo stalinista desde una concepción totalitaria que anula el derecho a la libertad de expresión. Y lo hacen para que el miedo a decir la verdad se instale en la sociedad, tanto a nivel personal como colectivo.

– Desde los medios informativos, fieles en gran medida a este lobby gay que es casi el “cuarto poder” del sistema, para contentar a una minoría marginal que a la vez ha conseguido ser tan influyente que goza de una especie de legitimidad en la coacción sociológica.

– Desde los partidos políticos (caso del Ayuntamiento de Málaga por poner ejemplo reciente), que se atreven a dar lecciones de moralidad a un Obispo de la Iglesia Católica. En este punto hay que reflexionar para constatar la barbaridad que supone que unos partidos políticos sustentadores de un sistema constitucional que aprueba el crimen del aborto,  sean los “portavoces” de la moralidad delante de un representante de la Institución más limpia que existe en España, y que es la Iglesia Católica. Es una desfachatez tremenda que los que representan la corrupción, en lo económico, social y ético, pretendan aconsejar en lo moral a los que se dedican precisamente a defender la única y verdadera moral que nace de la ley Divina.

Por todo lo dicho, reiteramos nuestro apoyo al Cardenal Sebastián, y animamos a todos nuestros lectores a que hagan lo mismo, sin concesiones a la cobardía (que no es prudencia) ni a la debilidad (que no es caridad).

 

 

 

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".