El 21 de Noviembre la Iglesia Católica (y también la Ortodoxa) celebra la memoria de la Presentación de María. Según la tradición, sus padres (Joaquín y Ana) llevaron a  María al Templo a la edad de tres años para que formase parte de las doncellas que allí eran consagradas a Dios e instruidas en la piedad. En ese momento la Virgen niña ofreció su corazón a Dios.

La beata Ana Catalina Emerich escribe revelaciones particulares (muy conocidas las de la pasión de Cristo) donde destaca la importancia de esta fiesta mariana, muy en relación con la visita que la Virgen María hace a las almas del purgatorio para darles consuelo y acortar su periodo de tránsito al Cielo.
Acordémonos hoy especialmente de orar por nuestros seres queridos difuntos que estén en el purgatorio, para que la visita de María Santísima les otorgue el mayor consuelo en su tránsito de purificación hasta el Cielo.

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".