Desde la Facultad de Periodismo de Sevilla, la estudiante Celia Murillo Ruiz ha realizado una entrevista on-line al director de este Blog, el sacerdote Santiago González. Se ofrece hoy el contenido completo de la misma donde se tratan diversos temas de actualidad de la Iglesia.

¿Cuándo se dio cuenta de que quería ser cura?
Desde muy niño, apenas a los 4 años de edad, pero luego con mi vida me fui alejando de la llamada de Dios hasta que por misericordia divina volví  escuchar su llamada a los 35 años de edad y dije Si.

¿Se sintió incomprendido alguna vez?
No, ni por mi familia ni por mis amistades. Solamente algunas personas conocidas me mostraron su sospecha de que yo nunca llegaría a ordenarme sacerdote ya que el proceso de preparación es arduo. Gracias a Dios se equivocaron. Destaco que mi novia no solo no me presionó emocionalmente sino que me apoyó en todo momento, y un año después de mi ingreso en el seminario ella descubrió su vocación religiosa y ahora es monja.

¿Un teólogo o filósofo con el que se identifique? ¿Por qué?
Ratzinger. Creo que después de Santo Tomás, Ratzinger es el mayor teólogo de la historia. Lo que más me atrae es su coherencia entre su vida personal y su inteligencia y capacidad de escribir sobre todas las áreas fundamentales de la teología y hacerlo tanto desde la escolástica tomista como desde la intuición agustiniana.

¿Cómo definiría usted a Jesucristo? ¿Qué significa para usted?
Jesucristo es, sencillamente EL Hijo de Dios, o sea, Dios (segunda persona de la Trinidad encarnada)

Para mi Jesucristo es el Amor hecho carne humana. Es el modelo a seguir en todo. Jesucristo es quien más me ama porque ha dado su vida por amor a mí y a la humanidad. Es el que quiere mi felicidad en esta vida y en la otra, para mi y para los demás. Jesucristo es quien da sentido a mi vida.

¿Qué esperan los feligreses de usted como párroco?
Esperan que yo sea un mediador entre ellos y Cristo. Esperan que yo les sirva no como un político o un sociólogo, sino como alguien que Dios ha puesto en la comunidad para que llegue a ellos la Eucaristía, el perdón de los pecados, la vida sacramental y la caridad fraterna.

¿Creé que la Iglesia hoy día, atrae a los jóvenes como hace 50 años?
Los tiempos han cambiado sensiblemente. Respondo que No, pero matizo la respuesta. A la gran mayoría de los jóvenes la Iglesia no les atrae porque son víctimas de un ambiente paganizado donde el “compromiso” por amor está fuera del ideario cultural de hoy. Y también no atrae porque en amplios sectores de la Iglesia se ha creído que para atraer a los jóvenes hay que “mimetizarse” con el mundo y la Iglesia ha perdido así su propia identidad al secularizarse y desacralizarse. Pero también digo que a una minoría de jóvenes no afectados por el paganismo o materialismo, la Iglesia sigue atrayendo igual que hace 50 años.

 ¿Por qué les cuesta más ahora a los jóvenes, plantearse la opción del sacerdocio?
Porque hoy día el individualismo atroz ha creado la cultura del “descompromiso”. El amor humano se ha convertido en puro trueque de sexualidad, por lo que el “amor divino” se contempla desde el miedo fuerte a no comprometerse de por vida.

¿Cuáles son las exigencias de ser cura en el s. XXI?
Básicamente las mismas que en toda la historia: servir a los demás para que todos lleguen a Cristo.

O dicho de otro modo: el cura ha de ser “otro Cristo” para que los demás sean también “otros Cristos”. Quizás añado que en el siglo XXI hace falta un mayor grado de VALOR. Valentía de ir contra-corriente y de saber que la personalidad fuerte es condición imprescindible para ser cura, ya que quien tenga carácter débil o cobarde, se dejará arrastrar tarde o temprano por la presión del ambiente paganizado.

 ¿Qué puede aportar a la sociedad?     
Yo aspiro a aportar a la sociedad mi granito de arena en la nueva evangelización. Deseo ser instrumento de apostolado, para que a través de mi sacerdocio haya personas que al acercarse a Cristo sean no solo mejores cristianos sino por supuesto mejores ciudadanos.

¿Puede definirnos según su percepción, cual es la situación actual de la Iglesia Católica en España?
En una profunda crisis de identidad pero en vías de recuperación. Veo a la Iglesia en España herida por la secularización interna pero esperanzada por los nuevos carismas que el Espíritu Santo va suscitando sobre todo en los nuevos movimientos seglares (como el cursillo de cristianad, el Opus Dei, comunión y liberación…)

¿Podemos hablar de que la Iglesia Católica necesita modernización?
La Iglesia SIEMPRE precisa de reforma, desde que Cristo la fundó. Pero modernizarse no significa asumir los criterios del mundo por la razón simple de que la mayoría siga ciertas ideas. Modernizarse es reformas los cauces y maneras de hacer llegar mejor el mensaje del Evangelio que es único y válido para todos los tiempos. Un ejemplo: aunque la mayoría crea que el aborto no es un crimen, la Iglesia seguirá defendiendo la vida desde la concepción. La modernización supone hacer esa defensa desde una catequesis más comprensible a las personas de esta época. O sea, cambiarán las formas pero el fondo ha de permanecer.

¿Ha entrado ya en una senda de cambios?
Por supuesto, como digo la Iglesia siempre se ha reformado desde el siglo primero. El más reciente ha sido en el Concilio Vaticano II cuyo principal mensaje es la llamada de Dios a la SANTIDAD a todos los bautizados, es decir, que la santidad no es vocación solo de curas y monjas sino de todos los laicos también. Este es un gran cambio de enfoque pastoral que aún no ha sido acogido por una inmensa mayoría de los católicos.

Con el nuevo pontificado, se ha producido un giro en el Vaticano, Francisco se ha pronunciado de manera crítica contra los católicos obsesionados con el aborto, el matrimonio gay y los preservativos; ha abierto un campo de posibilidades para el género femenino dentro del poder eclesiástico; así como su rehuir de la petulancia y lujo papal.
De momento esto no ha sido llevado a hechos, lo que si es cierto, que por primera vez se está realizando, al menos con palabras, una nueva gestión de la Iglesia católica.
“Siento discrepar parcialmente. La prensa ha distorsionado muchas frases del Papa y las ha llevado a su interés ideológico. El Papa no ha cambiado nada de la doctrina moral, solo que ha pedido que ésta doctrina, para que sea mejor acogida, ha de estar unida al anuncio del Evangelio desde toda su carga afirmativa. Se trata de plantear una religión del SI y no una religión del NO, pues solo desde el SI se podrá explicar el NO como una negación de lo afirmativo. El Papa Benedicto XVI ya planteaba esa opción desde hace años. Sobre el sexo femenino hay que impulsar avances, por supuesto, pero el tema de la ordenación está cerrado porque pertenece al derecho divino y eso lo ha dicho Francisco.

Sobre algunos gestos del Papa Francisco sobre la austeridad, ciertamente son bien acogidos por la comunidad cristiana pero no suponen una condena moral de los Papas anteriores que vivieron muy austeramente aunque durmieran en la sede apostólica”

¿Cree usted que Francisco será el Obama de la Iglesia Católica?
Ni lo creo ni lo espero. No creo que Obama sea un ejemplo para la Iglesia sobre todo desde su postura favorable al aborto y contraria a la moral matrimonial. Yo creo que cierta prensa que siempre se ha destacado por su anticlericalismo, como El País por ejemplo, ahora está procurando lanzar una nueva figura papal sumisa a los valores de la sociedad consumista y pagana. Pronto se darán cuenta de su error.

¿Se llegarán a cosechar estás propuestas o se quedarán en palabras, en simple maquillaje?
Las propuestas verdaderas del Papa Francisco van a seguir adelante, no hay duda. Lo que no va a salir adelante son las propuestas tergiversadas que la prensa hace del supuesto cambio.

¿Existirán presiones que no permitan llevar a cabo tanto cambio?
Todo cambio bueno en la Iglesia encuentra siempre presiones contrarias. Desde el diablo que pretende anular la Iglesia hasta los sectores sociales o económicos que no desean una Iglesia viva en el mundo, para que no se eclipsen los poderes financieros que oprimen a una mayoría

¿Es latente y visible ese deseo, que tiene la máxima representación del Vaticano por regenerar la Iglesia católica, también en las figuras católicas de poder en España?

La regeneración es visible y cada vez lo será más. Pero insisto: para saber lo que quiere el Papa recomiendo leer directamente sus discursos y no leer lo que otros interpretan desde cátedras alejadas del evangelio.

¿Se siente de acuerdo con todas las decisiones que toma la jerarquía eclesiástica española?
No las conozco, todas son demasiadas para conocer…., pero si hago una sana crítica sobre la jerarquía en España es que se debería reducir la burocracia y el exceso de comisiones, reuniones…etc y entrar más “al trapo” en las cuestiones morales y espirituales que demanda el pueblo cristiano para liberarlo de su confusión y falta de formación acumulada de muchos años. En eso creo que me uno al deseo de los dos Papas Francisco y Benedicto XVI.

Pasemos a hablar de la mujer.

¿Que le parecería a usted que la mujer pudiese llegar a celebrar la eucaristía?
Digo igual que el Papa Francisco: eso no es posible porque Jesucristo no lo quiso así. Forma parte del derecho divino y no es susceptible de cambio. Y ello no quita ninguna dignidad a la mujer, pues es la Virgen María lo más grande que hay en la Iglesia….y en el Cielo, por ser ella la Madre de Dios, y es una mujer humana. Y Cristo no la hizo sacerdote.

¿Lo considera como última alternativa contemporánea ante la falta progresiva de sacerdotes o por el contrario, si no existiesen estas vacancias también se lo plantearía?
Esa consideración nace de aplicar la fría racionalidad a la vocación que es divina. La alternativa es rezar más por las vocaciones y plantear una pastoral vocacional en las parroquias con mayor profundidad para que los chicos que sientan la llamada de Dios puedan responder.

¿Le parece anacrónico que no exista aún igualdad de género dentro de este colectivo o existen algunas explicaciones que secunden la diferencia de cargos según el sexo de la persona?
En la Iglesia debe haber igualdad ya que hombres y mujeres tenemos la misma dignidad de hijos de Dios. Hay que trabajar por esa igualdad, como ya pidió Benedicto XVI, pero el sacerdocio femenino no entra en ese proceso por lo que ya he contestado antes.

¿Considera la forma de financiarse de la Iglesia, aconfesional respecto al Estado?
Creo que la forma de hoy en España es correcta en la aconfesionalidad del Estado. Aconfesional no es separación absoluta sino mutuo respeto. Recuerdo que la labor social de la Iglesia Católica ahorra al estado más de 65.000 millones de euros al año. Al estado en el fondo le interesa una Iglesia Católica viva y financiada por los que libremente ponen la X en el IRPF

 ¿Qué destina el Estado a la Iglesia, a que lo designa? ¿esto puede llegar a ser motivo de que cierta población mire con suspicacia a la institución?
Esa información aparece fácilmente en las redes sociales. En gran parte el presupuesto va destinado a obras sociales y culturales. La población sabe que no puede mirar con suspicacia a una institución que cuida más de los pobres que todos los partidos, sindicatos y poderes públicos juntos

“Levantando nuestro corazón al Señor, agradecemos sinceramente a vuestra eminencia, la deseada victoria católica en España. Hacemos votos por que este queridísimo país, alcanzada la paz, emprenda con nuevo giro sus antiguas y cristianas tradiciones, que tan grande le hicieron. Con esos sentimientos efusivamente enviamos a vuestra eminencia y a todo el noble pueblo español nuestra apostólica bendición”. PAPA PIO XII. 1 de Abril de 1939

Hay que acostumbrarse a estudiar la historia en su contexto. No se puede descontextualizar la historia. Esa frase del Papa Pío XII habría que presentarla, entre otras cosas, unidas a las actas de martirio por las que más de 65.000 ciudadanos fueron asesinados por odio a la fe en la persecución más brutal que ha habido contra la Iglesia Católica en toda la historia mundial, mayor incluso a la del imperio romano. Recomiendo vivamente leer al autor que creo mejor ha estudiado esa época: el excomunista Pío Moa. Su trabajo de investigación no sirve ni a vencedores ni a vencidos, sino solo a la verdad sin “aliños”.

Situémonos ahora, en las actuales polémicas que han surgido a partir de la beatificación de mártires de la Guerra Civil.

¿Le parecen oportunas las beatificaciones de mártires católicos de la Guerra Civil?
Oportunas y muy convenientes. No se trata de un acto político sino religioso. El martirio es un acto supremo de amor por parte de quien se deja matar para no renegar de Cristo. Además los mártires mueren sin odio al verdugo y hasta rezando por él. Lo que no comprendo es como unas beatificaciones pueden causar escándalo en políticos que son los herederos ideológicos de los asesinos.

¿No era mejor no remover el pasado cuando se pretendió exhumar a personas de fosas comunes?
Si se asume que se remueva el pasado con el holocausto nazi, ¿porqué no se puede remover con el holocausto cristiano? Hay un doble rasero muy ideológico en todo esto. Hay una frase con la que estoy de acuerdo: “los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”…y perdone pero no recuerdo a su autor

¿Hasta que punto esto puede acarrear más discrepancias que puntos de cohesión y unión, los cuales necesita tanto la Iglesia en la actualidad?
Cristo no vino al mundo a dar un mensaje a gusto de la gente, sino a anunciar la salvación y el camino para llegar a ella, que es muy alegre y a la vez comprometido. La Iglesia ha de ser fiel a Cristo y por eso siempre será discrepante, en muchas o pocas cosas, con la sociedad a la que ha de evangelizar. Un buen médico no es el que solo estudia la buena salud del enfermo sino también su enfermedad y si para curarla hay que recetar un pinchazo, pues lo receta.

Respecto al aborto, ¿se reconoce dentro de la postura que adopta la Iglesia en contra del aborto?
La Iglesia defiende la vida del no nacido. Me uno a esa doctrina, como dijo el Papa Francisco.

¿No existen para usted casos excepcionales?
Por supuesto que si. Excepcional en cuanto a la gravedad moral de la madre, sobre todo, si hay causas (personas) que la llevan a abortar. Pero esa excepcionalidad no debe impedir salvar siempre la vida del inocente. Lo que si hay que combatir es con la hipocresía social que, en esto hay que reconocerlo, ha condenado a la mujer solo y no al hombre que ha participado en que haya vida. En esto si tenemos que mejorar en cuanto a recordar la responsabilidad moral al hombre.

¿Podría lanzar un mensaje a las mujeres que se encuentren planteándose el aborto, por circunstancias personales?
Les diría que si definitivamente no quieren a ese hijo/a, lo entreguen en adopción, pero que consideren que el derecho a la vida del ser humano es sagrado porque viene de Dios. En el módulo penitenciario donde sirvo como sacerdote conocí a una madre violada por un grupo de desalmados….¡tremendo!….pues ha tenido a su hijo….me emociono cada vez que pienso en el testimonio de esa madre!!!

¿Cómo puede la Iglesia ayudar a esa madre que no disponga de los medios suficientes, ni de una situación estable en la que sacar hacia delante a su hijo?
Hay movimientos muy buenos como “Pro Vida”, que trabajan en comunión con la Iglesia, que apoyan muchísimo a las madres en esas situaciones. Recuerdo aquí también algo de lo que no se suele hablar: el síndrome pos-aborto que sufren las madres es terrible. Y a estas madres las ayudamos también desde la Iglesia, pero lo ideal sería que no se llegara al aborto

Sin duda la labor humanitaria que realiza la Iglesia, más ahora con la crisis, puede ser uno de estos puntos de vínculo de los que hablamos antes.
Hable de la labor que en su parroquia se realiza con Caritas, en los comedores sociales o con cualquier organización.
Cáritas ES la parroquia, no son dos entidades relacionadas sino que cáritas SE INCLUYE en la parroquia. Desde cáritas en mi pueblo:

          Se acogen a más de 300 familias en todas sus necesidades

          Se colabora con pro-vida para atender a las madres en situaciones mencionadas

          Se hacen campañas de alimentos, ropa, útiles necesarios….con regularidad

En mi pueblo la gente necesitada sabe donde ir: a la IGLESIA.

Gracias por atender esta entrevista

Gracias a ti por hacerla, que Dios te bendiga.

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".