Esta mañana me ha sentado mal el café… Estaba saboreando el último trago de mi taza cuando se me ha quedado atascado en la garganta. ¡Quien me manda leer los blogs católicos a estas horas! La culpa de mi indigestión la tiene un vídeo publicado por el Consejo Pontificio de la Cultura, supuestamente dirigido a la mujer de hoy. Y digo supuestamente porque cualquier mujer católica que lo vea se sentirá ofendido por él.

Por si no me creen, aquí dejo el link:

http://www.cultura.va/content/cultura/es/plenarie/2015-women/prep.html


Bien, está claro que como mujer, estoy interpelada a contestar, así que por aquí empiezo:

  1. ¿No podían haber buscado una actriz menos artificial? Ya estoy harta de tener que luchar para que mi hija no se sienta atraída por el tipo de mujer que nos vende la sociedad moderna. ¡¿Ahora también la tengo que preservar de la imagen de la mujer que nos viene del Vaticano?! La actriz del vídeo con sus sugerentes rizos rubios y sus pestañas artificiales me producen rechazo nada más verla. Si encima añadimos los gestos insinuosos (¿qué pretende conseguir esos arrumacos de los labios?) y ese contorneo “azafata de avión” cuando presenta las palabras “Igualdad” y “Diferencia”, me pregunto si en realidad el video no pretende ser una parodia de la mujer Barbie. Esta última sospecha me la terminar de confirmar la escena en que coge su móvil para escribir el hashtag “lifeofwomen” La forma artificiosa en que redacta, que más se parece a una abuela de ochenta años que a una mujer joven, me dice que el Vaticano piensa que las mujeres de hoy somos tontas y banales. ¿No podían haber encontrado un prototipo de mujer normal? No estoy diciendo que eligieran una fea (a mí me parece grotesca la actriz) sino sencillamente femenina, natural y amable.

  1. Ahora examinemos el contenido del vídeo. La introducción ya me hace albergar dudas.” En el Consejo Pontificio de la Cultura, en el Vaticano, inspirándose en la apertura del Papa Francisco, y bajo la dirección del Cardenal Ravasi, están reflexionando sobre las culturas femeniles y sobre el espacio de las mujeres en la sociedad de hoy entre igualdad y diferencia.”

No me digan, queridos lectores, que no suena a peloteo descarado eso de “inspirándose en la apertura del Papa Francisco”? Veamos, ¿realmente hacía falta esa coletilla? Parece como si antes del Papa Francisco el Vaticano fuera un recinto cerrado y oscuro, y en cambio, ahora, con esos nuevos aires renovadores, el Vaticano está dispuesto ¡incluso! a hablar sobre las “culturas femeniles”. Aunque, después de comprobar la imagen que de mí tiene el Consejo Pontificio de la Cultura (voy a pedir a Reyes unas pestañas postizas, ¡¡¡pero ya!!!), hubiera preferido que nuestro Vaticano siguiera igual de cerrado.

  1. Sigamos con el contenido: me encanta la pregunta ¿En qué punto nos encontramos como mujeres? Con eso, queda claro que aquí los hombres no tienen ABSOLUTAMENTE NADA QUE DECIR. ¡¡Vamos, la Femen, en el Vaticano!! Lo siento, pero esta noche mi marido y yo no podremos tener una animada charla sobre el tema, pues, como hombre, queda excluido de la conversación. En cuanto a la respuesta, pues no sé… Menos mal que el Vaticano piensa que el tema es de vital importancia porque me concede un total de… ¡¡1 minuto!! para responder. ¡JA, JA, JA, JA!

  1. La siguiente línea del texto me produce estupor… Estoy segura que te lo has preguntado muchas veces: quién eres, qué haces, qué piensas respecto a tu ser mujer, a tu fuerza, a tus dificultades, a tu cuerpo y a tu vida espiritual.

 ¿De verdad el Consejo Pontificio quiere saber la respuesta de qué pienso respecto a mi cuerpo? ¿¿¿??? Con ello no sé si lo que pretende es que le cuente que últimamente lucho por evitar esos kilos de más, o se refiere con cierta sutilidad a mi sexualidad. En cualquier caso, trivializar este tema de esta forma me parece grotesco. Menos mal que me da todo un minuto para responder, de lo contrario, creo que no podría tener espacio suficiente para poner en orden todas mis opiniones. (Aunque… a lo mejor a la mujer del vídeo le parece demasiado tiempo).

¿A tu vida espiritual? ¿En serio? Creo que el Consejo Pontificio no se ha dado cuenta de que acaba de abrir la veda para el envío masivo de fotografías de mujeres Barbie en “explosivas” posturas de yoga; porque, visionando el vídeo no me entra ninguna gana de enviar una mía con velo en la Iglesia.

  1. Al final del vídeo se me anima a enviar mis trabajos porque podrán ser seleccionados para mostrarse en el evento de apertura de la Asamblea Plenaria en el Teatro Argentina en febrero de 2015.

¡Qué ilusión! Ahora mismo voy a escribir a todas mis amigas para que lo hagan. ¡Cómo ha cambiado el Vaticano! ¡Ahora sí que se tiene en cuenta a la mujer! ¡Me encanta!

  1. En cuanto a mi trabajo, estoy pensando en enviar esta reflexión… ¡seguro que la publican! Pero primero, dejaré la televisión puesta a mis hijos para ir a la peluquería. Estoy pensando en tintarme el pelo de rubio…

Mónica C. Ars.

Mónica C. Ars
Madre de cinco hijos, ocupada en la lucha diaria por llevar a sus hijos a la santidad. Se decidió a escribir como terapia para mantener la cordura en medio de un mundo enloquecido y, desde entonces, va plasmando sus experiencias en los escritos. Católica, esposa, madre y mujer trabajadora, da gracias a Dios por las enormes gracias concedidas en su vida.