fbpx

EVANGELIO DE HOY: EL MANDATO DE LAS MISIONES

Texto del Evangelio (Mc 16,15-18): En aquel tiempo, Jesús se apareció a los once y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará. Éstas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien».
PALABRA DE DIOS

Está muy claro este mandato del Señor: ID POR TODO EL MUNDO…..pues la buena noticia es para todos los pueblos y personas. Es la base católica (universal) de la FE. Ese deber nos incumbe a todos los bautizados, y no podemos refugiarnos bajo la tentación de una falsa tolerancia, o de un absurdo eclecticismo (todas las religiones son verdaderas) para hacer omisión de ese mandato de Cristo Resucitado. Hay que decirlo en voz alta y clara: ¡QUE TODOS SEAN CRISTIANOS….QUE TODOS SEAN CATÓLICOS!!!!!!
Pues Jesucristo dijo que es EL camino, LA verdad y LA vida. Exaltar el artículo es fundamental: Cristo NO es UN camino, UNA verdad y UNA vida. No es uno más de tantos….Cristo es EL ÚNICO SALVADOR.




Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote en 2011. Vicario parroquial de la de Santa María del Alcor en el Viso del Alcor (Sevilla) entre 2011 y 2014. Desde 2014 es párroco de la del Dulce Nombre de María en bellavista (Sevilla) y cuasi-párroco de la de Santa María en Fuente del Rey (Dos Hermanas). Desde 2011 colabora como voluntario en la pastoral penitenciaria de la prisión de Sevilla-1. Capellán de la prisión de Alcalá de Guadaira (Sevilla). Fundador de "Adelante la Fe".

Del mismo autor

ABORTO: HOY VOTA EL TRIBUNAL SUPREMO

    A continuación se reproduce una carta que ha enviado...

Últimos Artículos

«Me desposaré contigo para siempre»

En su origen oriental, la fiesta de la Epifanía...

Viganò: Cuando temía por mi vida redescubrí la Misa Tradicional

DILECTA MEA Los que permitís que se prohíba la Misa...

La santidad, única solución a la crisis de nuestro tiempo

La crisis de nuestro tiempo ha pasado ya del...