Día litúrgico: Jueves XXXIII del tiempo ordinario
Texto del Evangelio (Lc 19,41-44): En aquel tiempo, Jesús, al acercarse a Jerusalén y ver la ciudad, lloró por ella, diciendo: «¡Si también tú conocieras en este día el mensaje de paz! Pero ahora ha quedado oculto a tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, en que tus enemigos te rodearán de empalizadas, te cercarán y te apretarán por todas partes, y te estrellarán contra el suelo a ti y a tus hijos que estén dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no has conocido el tiempo de tu visita».
PALABRA DE DIOS
Nuestro Salvador llorando….¡qué escena más conmovedora!….llora por su patria, por su gente, y por todos nosotros. Llora porque ofrece su amistad y no la aceptamos, ya que preferimos el placer fatuo y engañoso del pecado. Llora por la lejanía de los que se van y por la tibieza e indiferencia de los que se quedan. 
¿Desearíamos enjugar sus lágrimas?…hay una forma de hacerlo: decidirse HOY y AHORA a vivir en Gracia de Dios: oración, vida sacramental y caridad fraterna. Cada vez que confesamos nuestros pecados borramos una lágrima del rostro de Jesucristo.
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".