Texto del Evangelio (Mc 1,14-20): Después que Juan fue entregado, marchó Jesús a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios: «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva». Bordeando el mar de Galilea, vio a Simón y Andrés, el hermano de Simón, largando las redes en el mar, pues eran pescadores. Jesús les dijo: «Venid conmigo, y os haré llegar a ser pescadores de hombres». Al instante, dejando las redes, le siguieron. Caminando un poco más adelante, vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan; estaban también en la barca arreglando las redes; y al instante los llamó. Y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron tras Él.
PALABRA DE DIOS

Así de sencilla es la llamada de Cristo a su seguimiento: los ve trabajando y los llama para que sigan trabajando por un Reino que no tiene fin. Se repite la escena en otros momentos de la vida del Salvador: llama a los que quiere, pero lo hace cuando trabajan….¡qué difícil…imposible…sentir la llamada de Dios en medio de la ociosidad!…el trabajo es pues instrumento de santificación, cauce para llegar a Dios. Rechacemos esta contra-cultura de la pasividad, del ocio como fin, de la pereza ante los compromisos definitivos….seamos laboriosos y seguro que el Señor nos llamará a su seguimiento.








Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".