Texto del Evangelio (Lc 17,7-10): En aquel tiempo, el Señor dijo: «¿Quién de vosotros tiene un siervo arando o pastoreando y, cuando regresa del campo, le dice: ‘Pasa al momento y ponte a la mesa?’. ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame algo para cenar, y cíñete para servirme hasta que haya comido y bebido, y después comerás y beberás tú?’. ¿Acaso tiene que agradecer al siervo porque hizo lo que le fue mandado? De igual modo vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os fue mandado, decid: ‘Somos siervos inútiles; hemos hecho lo que debíamos hacer’»
PALABRA DE DIOS
Este evangelio es una vacuna contra una fe mal asumida desde la exigencia sobre Dios. Cada vez que hacemos el bien en realidad no hacemos “un favor a Dios” que haya de recompensarnos de inmediato, sino que nos hacemos un favor a nosotros mismos ya que así caminamos hacia el Cielo. Dios quiere que le amemos desde un amor de corazón, y no desde un amor de exigencia como si nosotros tuviéramos “derechos sobre Él”.
Cuidado pues con la espiritualidad de las “promesas”……..si de verdad creemos que hemos de hacer un bien, no pidamos a cambio algo, pues así tratamos a Dios como si comerciáramos con Él. Él nos dará el cien por uno y la vida eterna, pero a su manera y no a la nuestra.
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".