Charles Darwin, Evolución
Charles Darwin, Evolución
THE REMNANT

Evolución y el planeta neocatólico de los simios

Solíamos ser monos. Ahora bien, es cierto que la ciencia no confirma aún esa teoría, así que tendrás que aceptarla ciegamente. Pero al menos la Evolución no es una superstición y un mito absurdo. ¡No, es una superstición y un mito mortalmente serio, esto te lo puedo decir!

Cómo la fallida teoría de la evolución ha derribado el relato del Génesis sobre la Caída con la ayuda de sus facilitadores católicos.

Nota del editor: Con cierta frecuencia, animamos a los visitantes de nuestro sitio web Remnant a suscribirse a The Remnant. La razón por la que hacemos esto es porque gran parte de nuestro trabajo no aparece en línea, y con el fin de mantener nuestro sitio web en funcionamiento debemos mantener nuestro periódico en funcionamiento. El periódico subsidia al sitio web. Esta refutación académica de la teoría de la Evolución hecha por Chris Ferrara, por ejemplo, es una muestra de por qué es necesario suscribirse a nuestra edición impresa si desea beneficiarse de todo el cuerpo de nuestro trabajo. Este artículo de tres partes apareció en The Remnant hace casi dos años y se hace más oportuno cada día. Incluso el Papa Francisco (tal vez debería decir, por supuesto, el Papa Francisco) dice que esa teoría de la Evolución no es en absoluto incompatible con la enseñanza de la Iglesia porque “Dios no es un mago y la evolución puede haber sido necesaria para él”. Somos muy conscientes de lo polémico e incluso satírico que una estricta defensa de Génesis se ha convertido en 2017. Y, francamente, no nos importa. La ciencia moderna también descarta la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía. La ciencia moderna llama a la Resurrección de Cristo un engaño. La ciencia moderna niega la existencia del alma. Si vamos a permitir que las teorías científicas modernas (y no olvidemos, se llama la “Teoría de la Evolución”) y el cientificismo dicten lo que los católicos creemos y no creemos, entonces todo está perdido, la apostasía universal está completa, y las puertas del infierno habrán prevalecido. No podemos ni vamos a ser amedrentados o intimidados cuando se trata de la doctrina definida de la Iglesia Católica de que Dios creó al hombre ex nihilo, de la nada, en un acto supremo de Su voluntad. Si esto hace que nuestros sofisticados críticos se rían de la Iglesia y se burlen de ella, y se rían y se burlen de los que creemos con todo nuestro corazón que Dios no hizo al hombre de un mono, así sea. Y en esta santa temporada de Cuaresma recordamos cómo el mundo se rió y se burló del Hombre que dijo que era Dios. Francamente, nosotros en The Remnant estamos perfectamente contentos de reírnos y burlarnos de la teoría de la Evolución -posiblemente el mayor engaño de la historia- y en las siguientes series confiamos en la ciencia y en la enseñanza de la Iglesia para demostrar qué broma ridícula esta anticuada y ahora totalmente obsoleta teoría se ha convertido. MJM

Parte I: Teoría no digna de la credulidad católica [1]

“Cuando descendemos a los detalles, podemos probar que ninguna especie ha cambiado…” –Charles Darwin, 1863

“A través del uso y abuso de postulados ocultos, de extrapolaciones audaces, a menudo mal fundadas, se ha creado una pseudociencia que está arraigándose en el corazón mismo de la biología y desvía a muchos bioquímicos y biólogos…” –Pierre-Paul Grassé, zoólogo evolutivo, 1973

Introducción

Como el ideólogo ateo Richard Dawkins observó en su contradictorio título The Blind Watchmaker, (El relojero ciego), “Darwin hizo posible ser un ateísta intelectualmente consumado.” [2] La evolución darwiniana y neodarwinista proporciona al ateo un sustituto de Dios, ocultando el insuperable problema señalado por Hume (como citado por Dawkins): “No tengo ninguna explicación para el diseño biológico complejo. Todo lo que sé es que Dios no es una buena explicación, así que debemos esperar y tener esperanza de que alguien presente una mejor explicación [énfasis mío]”. [3]

Charles Darwin (1809-1882) era una mediocridad científica que no sabía casi nada de la ciencia emergente de la genética que estaba siendo desarrollada por el fraile agustino Gregor Mendel (1822-1884). Para Darwin, las células eran gotas de protoplasma fácilmente alteradas por las condiciones ambientales. La genética revelaría la ingenuidad de su hipótesis primitiva, llevando a la “síntesis” neodarwiniana más sofisticada pero igualmente increíble. Dada la procedencia de la teoría en las asperezas  intelectuales del escepticismo y del materialismo del siglo XIX, se podría pensar que los católicos lo verían con la incredulidad que merece, sujetándola a los rigurosos estándares de prueba que se supone aplican a las ciencias.

Sin embargo, con el surgimiento del modernismo en la Iglesia, vino el surgimiento del pensamiento evolutivo en la teología, liderado por Pierre Teilhard de Chardin, el preeminente charlatán evolutivo del neomodernismo (implicado en el engaño de Piltdown Man) cuyos escritos fueron condenados dos veces por el Santo Oficio. Sólo semanas antes del comienzo del Concilio Vaticano II, el Santo Oficio bajo Juan XXIII emitió este monitum sobre los escritos de Teilhard:

… es suficientemente claro que las obras antes mencionadas abundan en semejantes ambigüedades y de hecho incluso errores graves para ofender la doctrina católica.

Por esta razón, los más eminentes y reverenciados Padres del Santo Oficio exhortan a todos los Ordinarios, así como a los superiores de los institutos religiosos, rectores de los seminarios y presidentes de las universidades, a proteger eficazmente a las mentes, particularmente de la juventud, contra los peligros presentados por las obras del P. Teilhard de Chardin y de sus seguidores. [4]

Es la responsabilidad de esta serie demostrar que, a pesar de todas las protestas de la ortodoxia, el intento de reconciliación de la Fe con los supuestos “descubrimientos” de los evolucionistas ha erosionado inevitablemente la confianza en la enseñanza fiel sobre la Creación, los elementos básicos de la verdad histórica indispensable a la integridad del relato del Génesis, y por lo tanto el fundamento del dogma del Pecado Original.

Como veremos aquí, la circunscripción en la Iglesia que puede ser justamente llamada neocatólica (una forma de catolicismo “conservador” con rasgos liberales afines al neoconservadurismo político) se ha unido a los neomodernistas para pronunciar la muerte del relato tradicional de la Caída. Despojados de la guía del Magisterio por un relato alternativo, ellos inventan sus propias versiones de cómo, en un mundo en el cual los hombres evolucionaron a partir de antepasados simios, el pecado original podría haber sido transmitido a toda la raza humana por un hombre, y cómo toda la humanidad podría haber descendido de sus dos primeros padres.

El neodarwinismo, no probado, irrealizable, irrepetible, no verificable y, por lo tanto, anticientífico, pero incontenible en sus pretensiones, es otro caballo de Troya en la Ciudad de Dios. Pero nuestros hermanos neocatólicos, siempre dispuestos a menospreciar el “fundamentalismo católico”, no han dudado en abrir el vientre del caballo e invitar a lo que está adentro a causar estragos en la Iglesia. Ayudan y fomentan la marcha conquistadora de una pseudociencia sin pretensión sobre la razón porque es contraria a la razón, y es ridícula en muchas de sus absurdas disputas. Ya es tiempo de que los católicos se unan para oponerse a una superstición materialista disfrazada de ciencia empírica.

La superstición evolutiva

La esencia de la teoría de la evolución del libro de texto es que la infinita variedad de vida es el resultado de cambios incrementales fortuitos y no guiados en la materia durante grandes cantidades de tiempo, comenzando con moléculas sin vida. El mecanismo propuesto para el progreso evolutivo de las moléculas hacia los hombres está en constante evolución para evitar la falsificación.

Las innumerables formas de transición que preceden a las nuevas especies emergentes que Darwin esperaba que los registros fósiles mostraran no llegaron nunca, a pesar de que la evolución por pequeñas mutaciones conservadas por la selección natural produciría lógicamente mucho más transición que las formas terminales. Por el contrario, la “explosión cámbrica”, en la que los planos básicos del cuerpo de los animales phylum aparecen abruptamente en el registro fósil sin precedentes etapas incipientes, confunde a los evolucionistas hasta el día de hoy, a pesar de sus frágiles intentos de explicar esta enorme vergüenza para su amada teoría.

Pierre-Paul Grassé, eminente zoólogo evolutivo francés y ex presidente de la Academia Francesa de Ciencias, admitió en 1977 que:

La falta de evidencia concreta relativa al “apogeo” de la evolución [la explosión cámbrica] perjudica seriamente cualquier teoría transformista… se echa una sombra sobre el génesis [!] De los planes estructurales fundamentales y no somos capaces de eliminarla… La falta de evidencia directa conduce a la formulación de conjeturas puras en cuanto a la génesis de los phyla; Ni siquiera tenemos una base para determinar hasta qué punto estas opiniones son correctas. [5]

En cuanto a la explosión cámbrica, el paleontólogo chino Jun-Yuan Chen, un experto en esquisito cámbrico de Chengjiang, China, comentó: “En China podemos criticar a Darwin, pero no al gobierno; en América, se puede criticar al gobierno, pero no a Darwin”. [6] Lo mismo es cierto en la Iglesia post-conciliar: todos son libres de participar en “una crítica bíblica” de la Sagrada Escritura con abandono voluptuoso, pero estruendosa burla y reprimendas saludan a esas pocas almas resistentes que se atreven a pronunciar un pío contra la Evolución Sagrada.

Sin embargo, como los neo-católicos se postran al “modelo sintético”  de la “selección natural” del neodarwinismo que conserva una acumulación gradual de cambios genéticos al azar, este modelo está bajo creciente presión de revisionistas dentro del establishment de la evolución que reconocen a un perdedor cuando lo ven. Ya en 1980, el fallecido Stephen Jay Gould de Harvard, entonces el evolucionista más renombrado del mundo, admitió a regañadientes que parecería que el modelo “como proposición general, está efectivamente muerto, a pesar de su persistencia como ortodoxia de libros de texto”. Fue Gould, que planteó una pregunta obvia, los críticos “fundamentalistas” de la evolución han estado pidiendo por décadas: “¿De qué posible uso son las etapas incipientes imperfectas de las estructuras útiles? ¿De qué sirve la mitad de la mandíbula o la mitad de un ala?»[8] Y fue él quien admitió famosamente lo que siempre fue evidente: «el registro fósil contiene muy poco en el camino de las formas intermedias; las transiciones entre los grupos principales son característicamente abruptas“.

En un intento por mantener vivo el darwinismo, los neodarwinistas han injertado varias hipótesis ad hoc en la vieja teoría de Darwin, incluida la “deriva genética”, el “equilibrio puntuado” de Gould-Eldredge (saltos mutacionales abruptos, convenientemente omitiendo intermedios fosilizados) recombinación genética, la hipótesis de Gould-Lewontin de “enjutas”, y así sucesivamente. La idea básica, sin embargo, sigue siendo absurda: donde una vez no había vida, los procesos naturales ciegos han producido un mundo lleno de millones de especies vivientes de escalofriante complejidad incluso en su nivel más elemental.

El problema de la credibilidad de la evolución comienza desde el principio del tiempo evolutivo: la síntesis de proteínas es imposible sin el “código” del ADN cromosómico, pero el ADN depende de las proteínas para su estructura fuertemente enroscada, auto-reparación y la dirección de la síntesis de proteínas – un típico dilema de gallina-y-huevo. Peor aún, en una célula el código de ADN imparte información al ARN para el ensamblaje de proteínas por un proceso llamado transcripción. Pero, ¿cómo el ADN “evolucionó” esta función sin que el ARN estuviera presente para servir como transcripción y cómo surgió el ARN sin su complemento de ADN, especialmente teniendo en cuenta la naturaleza inestable del ARN? Luego está la pregunta de cómo el código de ADN, escrito en lo que Gould llamó “lenguaje de máquina”, fue compilado en primer lugar.[9]

En Los orígenes de la vida, una nueva visión (p. 294) el revisionista evolutivo Stuart Kaufman afirma lo obvio sobre este sistema biogenético fundamental: “Su aparición parece requerir su existencia anterior”. No desanimado por lo obvio -como siempre lo son los evolucionistas- Kaufman propone una “nueva visión” de la “autoorganización” de las moléculas poliméricas aún más inverosímil que las anteriores “nuevas perspectivas”. [10] En la teoría de la evolución, lo que Kaufman llama un “cuerpo elegante de ideas” mantiene el espectáculo en marcha, aún si la observación o experimento no puede confirmarlas.

¿Y qué del bloque de construcción de la vida animal, la célula eucariótica? Los evolucionistas no tienen ninguna explicación creíble de cómo los procesos sin mente pueden producir un mundo biológico dentro de un mundo que consiste en una membrana externa, citoplasma, orgánulos, retículo plegado intrincado y un núcleo rodeado por su propia membrana, lleno de ADN cromosómico que imparte instrucciones genéticas al ARN para el ensamblaje de la proteína por los ribosomas, que ejecutan las instrucciones del ARN y después protegen los productos de la proteína manufacturados con las vesículas minúsculas transportadas al aparato de Golgi para el proceso final. Mitocondrias, orgánulos de increíble complejidad con su propio ADN, potencia la actividad celular regida por complejas y co-dependientes reacciones químicas. Si se destruye o daña cualquiera de estos componentes interdependientes, una célula deja de funcionar correctamente o muere. Esto no es ni siquiera para discutir el proceso increíblemente complicado de la división celular por la meiosis (para la reproducción sexual) y la mitosis (para la construcción y reparación de los tejidos) o la capacidad alucinante de las células para diferenciarse en funciones especializadas basadas en su ubicación en un organismo.

En cuanto al origen de la primera célula, los evolucionistas -perdidamente atontados- ofrecen especulaciones débiles, indemostrables y fantásticas, incluyendo el autoensamblaje mágico de células sobre cristales y la siembra del planeta con vida preexistente llegada desde el espacio exterior por meteoritos y asteroides. Sin embargo, frente a su incapacidad de explicar la aparición de una sola célula funcional sin un proceso guiado -incluso con un proceso guiado bajo condiciones de laboratorio controladas- los evolucionistas aseguran con seguridad que han explicado un mundo lleno de organismos compuestos de billones y billones de células que interactúan precisamente como se requiere para la vida. Y en respuesta a cada objeción, los evolucionistas proporcionan la misma no respuesta: que no podamos explicar exactamente cómo ocurrió la evolución no significa que no sucedió, porque la evolución es un hecho y algún día descubriremos la explicación evolutiva. Mientras tanto, las “ideas elegantes” llenan grandes lagunas que resultarían en el abandono de cualquier otra teoría científica.

Pero la evolución no es una teoría científica, aunque se haya atribuido a sí misma la dignidad de una proposición empírica comprobable. Una teoría que nunca puede ser falsificada porque simplemente inventa una nueva hipótesis para salvarse a sí misma no es ciencia sino superstición. El bioquímico y ganador del premio Nobel Ernst Chain, un judío ortodoxo, desdeñaba abiertamente la evolución darwiniana: “Prefiero creer en las hadas que en una especulación tan salvaje”.  Su hijo Benjamín relató que “No hay duda de que no le gustaba la Teoría de la evolución por selección natural -y no le gustaban las teorías en general, y más especialmente cuando asumían la forma de dogma. También sentía que la evolución no era realmente una parte de la ciencia, ya que, en su mayor parte, no era susceptible de experimentación…”[11]

Dividiendo la diferencia con el Zeitgeist

Que nuestros amigos neocatólicos mostraran un escepticismo tan saludable sobre las pretensiones científicas de la evolución. En cambio, frente a la afirmación absurda de que la no-vida dio lugar a un mundo lleno de seres vivientes a través de la operación ciega de los procesos naturales -el “relojero ciego” del manifiesto de Dawkins- el neocatólico plantea atentamente la “evolución teísta” por la que Dios intervino en cada etapa para llevar el “desarrollo gradual” de la vida al siguiente nivel.

Pero si la evolución fuera imposible sin tales intervenciones divinas ocultas, ¿por qué no simplemente aceptar lo que el registro fósil muestra y Génesis narra: la inmediata creación divina de los seres vivos de acuerdo a la clase? Los dictados de la razón difícilmente nos obligan a hacer otra cosa. Por el contrario, la evidencia fósil habla en contra de la evolución, como Gould implícitamente reconoció. Nadie ha expresado mejor la locura de la “evolución teísta” que el gran Wolfgang Smith, científico reconocido y filósofo que se graduó de Cornell a la edad de 18 años con especializaciones en matemáticas, física y filosofía y obtuvo un Ph.D. en matemáticas en Columbia. Smith observa que la “evolución teísta” perturba a la Iglesia por:

Traer a Dios en el cuadro precisamente como una especie de deus ex machina encargado de hacer que la evolución darwiniana funcione. En lugar de dejar que la hipótesis darwinista fracase por razones científicas, busca reforzar esa teoría ahora vacilante por el postulado ad hoc de la intervención divina, para el cual, por decirlo suavemente, no hay un fragmento de la razón teológica. En una palabra: el evolucionismo teísta mezcla la mala ciencia con la teología espuria… ¿No es el punto más alto de locura, por parte de los apologistas cristianos, reforzar la hipótesis atea y ahora desacreditada a través del postulado no menos arbitrario de que Dios interviene para consumar el escenario anti-Dios? ¡A uno se le dificulta nombrar una doctrina tan flagrantemente necia! [12]

Sin embargo, después de haber propuesto una multiplicación de milagros para hacer que la evolución sea plausible, los evolucionistas neocatólicos se burlan de los compañeros católicos por el “fundamentalismo” al rechazar la “ciencia evolutiva”,-¡habiéndola rechazado ellos mismos al plantear la intervención divina! Aquí, como en tantas otras maneras, el neocatólico intenta parecer razonable dividiendo la diferencia con el Zeitgeist. Él ha sido intimidado por una pseudociencia que emplea ciertas técnicas científicas, por cierto, pero sólo para servir a una conclusión absolutamente no negociable a priori: no hay Creador. Los anteojos ideológicos nunca se quitan. Como decía Francis Crick, co-descubridor de la estructura del ADN, “los biólogos deben tomar constantemente en cuenta que lo que ven no fue diseñado, sino evolucionado”. [13] En otras palabras: no creas en tus ojos que mienten. Y esto, nos dicen, es ciencia.

Apocalipsis, los Padres y el Magisterio sobre el Origen de las Especies

Según lo que los teólogos llaman “la analogía de la fe”, la Escritura no puede contradecirse si se lee como un todo integral, con expresiones metafóricas evidentes que se distinguen de los hechos literales. La verdad literal del relato de Génesis implica la creación directa de criaturas corporales por Dios según la clase, culminando en la creación de Adán y Eva. La Escritura y su interpretación tradicional por el Magisterio determinan el significado del relato, no la ciencia secular, especialmente no una pseudociencia infestada por demagogos ateos que promueven el Nuevo Ateísmo.

Esto no significa un fideísmo ciego que negaría los verdaderos datos de la razón. La Iglesia no tiene nada que temer de auténticos descubrimientos científicos porque la Fe y la razón correcta nunca están en conflicto. La teoría de la evolución, sin embargo, se demuestra fácilmente que es contraria a la razón, así como a la evidencia física. Por lo tanto, sus afirmaciones claramente absurdas difícilmente obligan a modificar la visión tradicional católica del relato del Génesis a la luz de la Escritura y la Tradición Sagrada:

Creemos firmemente y confesamos sin reservas que sólo hay un Dios verdadero… el creador de todas las cosas, visible e invisible, espiritual y corporal, que por su poder omnipotente desde el principio del tiempo creó a la vez (simul) de la nada (ex Nihilo), ambos órdenes de criaturas, lo espiritual y lo corpóreo, es decir, lo angélico y lo terrenal, y luego la criatura humana, que, como fue creada, comparte ambas órdenes, compuesta de espíritu y cuerpo.

Así declaró el Cuarto Concilio de Letrán (1213-1215) de una manera que pertenece al infalible Magisterio. La creación de todas las cosas por Dios ex nihilo -de la nada- es un dogma de la Fe, aunque haya espacio para la interpretación de cuántos de los tipos básicos de criaturas corporales que Dios creó permitiendo la variación o adaptación dentro de las clases para proporcionar toda la diversidad de la vida: “Y creó Dios… toda criatura viviente y en movimiento… según su especie” (Génesis 1:21).

El dogma católico de la creación ex nihilo no puede reducirse a una fórmula vacía al suponer que Dios creó sólo ciertas condiciones primordiales de las cuales “toda criatura viviente y en movimiento” surgiera a través de algún proceso natural de evolución sin más actos de creación divina. No hay ningún rastro en el relato del Génesis ni en ningún otro lugar de la Sagrada Escritura, ni en los Padres de la Iglesia, de este tipo de “transformismo” macroevolutivo -es decir, una especie que da lugar a otra gradualmente por eones o hipótesis de “moléculas a hombre”. En cuanto a la creación del hombre, “no hay lugar en la Sagrada Escritura que indique o aluda al hecho de que el hombre es de origen animal”. [15] Todas las referencias bíblicas “señalan a Dios moldeando inmediatamente al hombre de la arcilla”. Si Dios hubiese “creado” por medio de la evolución, es inconcebible que ni la Sagrada Escritura ni la doctrina patrística sobre su interpretación hicieran la menor mención de ella. ¿Por qué Dios ocultaría esta supuesta realidad histórica y científica de cada uno de los autores inspirados, que ciertamente podría haberlo presentado en lenguaje popular?

Tampoco se puede alistar a san Agustín como proto-evolucionista, como lo harían ciertos evolucionistas católicos según una interpretación superficial y abusiva de su noción de “semillas racionales” (rationes seminales). Agustín veía estas semillas racionales como meramente los principios causales por los cuales las clases originales seguían existiendo, moviéndose y generando hijos según su especie, como seres subsistentes, siguiendo su creación. Él sostuvo, al igual que los otros Padres, que Dios creó todas las clases a la vez (simul), tal como Lateran IV afirmaría dogmáticamente nueve siglos más tarde:

Quizás no deberíamos pensar en estas criaturas en el momento en que fueron producidas [mi énfasis] como sujetas a los procesos de la naturaleza que ahora observamos en ellas, sino como bajo el poder maravilloso e indescriptible de la Sabiduría de Dios, que alcanza de extremo a extremo poderosamente y gobierna todo gentilmente. Porque este poder de la Sabiduría Divina no llega por etapas ni llega por pasos. Fue tan fácil, entonces, que Dios creara todo como es para que la Sabiduría ejerza este poderoso poder.

Porque a través de la Sabiduría todas las cosas fueron hechas, y el movimiento que ahora vemos en las criaturas, medido por el lapso de tiempo, como cada uno cumple su función propia, viene a las criaturas de aquellas razones causales implantadas en ellos [mi énfasis] que Dios esparció como semillas en el momento de la creación cuando Él habló y fueron hechos, Él mandó y fueron creados.

La creación, por lo tanto, no tuvo lugar lentamente [mi énfasis] para que un desarrollo lento pudiera ser implantado en aquellas cosas que son lentas por naturaleza; Ni se establecieron las edades a un ritmo tan lento que ahora pasan. El tiempo provoca el desarrollo de estas criaturas de acuerdo con las leyes de sus números, pero no hubo paso del tiempo cuando recibieron estas leyes en la creación [16].

Agustín, de hecho, sostuvo que la Creación ocurrió en un instante y que la demarcación de seis días en el relato de Génesis es simplemente una ayuda proporcionada por el autor inspirado para facilitar una comprensión de cómo “Dios creó todas las cosas juntas”, incluyendo los seis días mismos. [17] Además, Agustín, junto con los otros Padres, habría considerado como herejía de rango la afirmación de que el hombre es descendiente de las bestias. Afirmó sin lugar a dudas que el hombre fue “formado de la arcilla, y mientras dormía se hizo una mujer para él de su costado…” [18]

Aquí hay que señalar que el Magisterio no impone estrictamente una creencia en la “creación literal de seis días” o una edad particular de la Tierra, sino que permite la opinión de que la palabra “día” [yôm] en el relato de Génesis podría representar “Un cierto espacio del tiempo” (temporis spatio). [19] Además, la creación “a la vez” (simul) no especifica cuánto tiempo “un espacio de tiempo” estuvo involucrado en la Creación. Decir, por ejemplo, que “todos los productos se fabricaban a la vez” no quiere decir que todos fueran fabricados instantáneamente o en un lapso determinado de tiempo. Por otra parte, esta limitada latitud interpretativa no proporciona fundamento para la afirmación de que las moléculas evolucionaron en hombres a lo largo de miles de millones de años.

A finales del siglo XIX, el darwinismo estaba en su marcha conquistadora en la sociedad, y a principios del siglo XX se había introducido en la teología modernista. El Magisterio respondió vigorosamente a la amenaza con una serie de decisiones de la Pontificia Comisión Bíblica, entonces un brazo del Magisterio papal al que, insistió el Papa San Pío X, “todos están obligados en conciencia a someterse…”. [20] En 1907, Después de las decisiones de la Comisión que defendía aspectos de carácter inspirado e histórico de la narración bíblica entonces bajo ataque de exégetas modernistas, el Santo Oficio bajo Pío X publicó el decreto Lamentabili, enumerando y condenando los errores del modernismo, incluyendo la siguiente proposición condenada: “El progreso científico exige que se reformen los conceptos de la doctrina cristiana sobre Dios, la creación, la revelación, la Persona del Verbo Encarnado y la Redención” [21].

Entonces, en 1909, la Comisión emitió una decisión contestando NO a esta pregunta: “¿Es posible… poner en cuestión el significado literal e histórico [del relato de Génesis] donde hay una cuestión de hechos narrados en estos mismos capítulos que pertenecen a los cimientos de la religión cristiana...” Entre estos hechos, dijo la Comisión, se encuentran “la creación especial del hombre; La formación de la primera mujer desde el primer hombre”. [22]

Estoy de acuerdo con el P. Michael Chaberek, OP, cuyo estudio definitivo publicado recientemente sobre la historia del enfoque evolutivo de la Iglesia concluye: “El principio de la exégesis histórica y literal, aplicado al origen de la especie y de la humanidad, ha creado obstáculos insuperables para la teísta Teoría de la evolución, que resultó contradecir el sentido natural de las palabras de la Sagrada Escritura. Por lo tanto, se puede decir que los decretos [de la Comisión Bíblica Pontificia] de los años 1905-1909, y especialmente el último (sobre el carácter histórico de Génesis 1-3), han descartado la macroevolución biológica…”[23]

En cuanto a la creación de Eva ex Adamo, que excluye estrictamente su evolución previa de los “homínidos”, como ha demostrado el padre Brian Harrison [24], ésta es una enseñanza infalible del Magisterio ordinario universal –una doctrina que la Iglesia siempre ha sostenido. Así, el Papa León XIII, en su encíclica sobre el matrimonio, Arcanum (1880), declaró lo siguiente sobre “la doctrina ininterrumpida de la Iglesia” sobre el origen del matrimonio:

Registramos lo que todos conocemos y nadie puede dudar, de que Dios, al sexto día de la creación, habiendo hecho al hombre de la arcilla de la tierra, y habiendo respirado en su rostro el soplo de vida, le dio una compañía, A quien Él milagrosamente tomó del lado de Adán cuando estaba encerrado en el sueño. Dios así, en su previsión trascendental, decretó que este esposo y esposa serían el principio natural de la raza humana, de quien podría ser propagado y preservado por una fructificación inagotable a lo largo de todo el futuro del tiempo [mi énfasis].

Con razón, entonces, San Pío X identificó la creación especial de Adán y la creación de Eva de Adán como hechos en los fundamentos de la Fe. Por un lado, negar estos hechos conduce naturalmente al poligenismo, la afirmación de que la raza humana desciende de un grupo de primeros humanos que evolucionaron de “homínidos” (aka “hominims”). El poligenismo no puede reconciliarse con el Génesis a menos que el Génesis se reduzca a una fábula  -asunto que el próximo artículo de esta serie considerará extensamente a la luz de la enseñanza de Pío XII en Humani generis.

Por otra parte, la aceptación de la evolución neo-darwiniana por parte de los católicos requeriría también la aceptación de la afirmación de que, durante cientos de millones de años antes de que Adán y Eva estuvieran viviendo en el Paraíso, el mundo estaba destrozado por la muerte, la enfermedad y desastres naturales impulsando el proceso de “selección natural”. El Paraíso también debe salir por la ventana en aras de la evolución, junto con los dones preternaturales de nuestros primeros padres, incluyendo su libertad de enfermedad y defecto y su inmortalidad corporal, todos perdidos con la Caída. De hecho, un evolucionista católico tendría que sostener que todo el relato del Génesis de la Creación y la Caída, desde el principio hasta el final, no es más que una historia mítica y que el lote de la especie humana mejoró realmente después de la Caída, debido a la continua evolución y el desarrollo del uso del fuego, las herramientas, la agricultura y la civilización en general. Por esta sola razón, el relato del Génesis y el relato neodarwiniano son radicalmente irreconciliables.

Neo-modernismo, explica el fallecido padre John A. Hardon, S.J. en su monumental Diccionario Católico Moderno, “intenta reconciliar la ciencia y la filosofía modernas a expensas de la integridad de la fe católica. Tiene sus raíces en el modernismo condenado por el Papa San Pío X”. [25] Como demuestra esta serie, los evolucionistas neocatólicos coinciden sustancialmente con los neomodernistas al defender una revisión de la enseñanza de la Iglesia sobre la creación para acomodar la evolución, ridiculizando cualquier oposición al intento como “fundamentalismo”. Abusan flagrantemente la limitada libertad de opinión que Pío XII permitía en esta área.

Christopher A. Ferrara

Traducción: Rocío Salas. Artículo original

[1] Esta serie de artículos está adaptada de un ensayo que apareció por primera vez en The remnant en mayo de 2015.

[2] Dawkins, El relojero ciego (1996), p. 10.

[3] Ibid.

[4] “Advertencia sobre los escritos de Teilhard de Chardin”, Sagrada Congregación del Santo Oficio, 30 de junio de 1962.

[5] Grassé, Evolución de los Organismos Vivos, págs. 17, 31. Énfasis mío, aquí y en todas partes a menos que se indique lo contrario.

[6] Véase http://www.evolutionnews.org/2014/04/in_china_we_can084451.html

[7] Gould, “¿Está surgiendo una nueva y general teoría de la evolución?” Paleobiology, 6 [1], 1980, p. 120.

[8] Gould, “El Retorno de los Monstruos Esperanzados”, accesado @ www.darwiniana.t ripod.com/ gould_n _86 _6_22-30.html.

[9] declaración, pág. 121.

[10] Cfr. Stephen C. Meyer, Darwin’s Doubt, pp. 293-300.

[11] Clark, La vida de Ernst Chain, Kindle ed., 2775, 2788-2790.

[12] Wolfgang Smith, Evolución teísta: la herejía teilhardiana, p. 5.

[13] En Stephen J. Meyer, Firma en la celda, p. 20.

[14] Denizinger (DZ), 43ª ed., § 800.

[15] Michael Chaberek, O.P., Catolicismo y Evolución (Kettering, OH: Angelico Press, 2015), p. 156 & n. 14.

[16] Agustín, El significado literal del Génesis, vol. 1, Bk. 4, cap. 33 (New York: Paulist, Press, 1982), págs. 141-142. Saltos de párrafos agregados.

[17] Ibid., Pág. 142.

[18] Ibid., Bk. 6, cap. 2, pág. 178.

[19] Cfr. DZ § 3519.

[20] Praestantia Scripturae Sacrae (1907) @ w2.vatican.va: “declaramos y decretamos expresamente que todos están obligados en conciencia a someterse a las decisiones de la Pontificia Comisión Bíblica, ya sea las promulgadas hasta ahora, o las que se promulguen en el futuro, de la misma manera que a los decretos de las Sagradas Congregaciones con respecto a la doctrina aprobada por los Pontífices  (dichiariamo ed espressamente decretiamo che tutti sono tenuti in coscienza a sottomettersi alle decisioni del Pontiqwficio Consiglio Biblico, sia a quelle finora già emanate, sia a quelle che saranno emanate nel futuro allo stesso modo che ai decreti delle sacre Congregazioni riguardanti la dottrina approvati dal Pontefice).

[21] DZ § 3464.

[22] DZ § 3514.

[23] Chaberek, op. Cit., P. 157.

[24] Harrison, “El cuerpo humano evolucionó naturalmente”, Tradición viva, enero-marzo. 1998, Nº 73 – 74; Accedido @ http://www.rtforum.org/lt/lt73.html.

[25] Hardin, Modern Catholic Dictionary en línea @ http://www.therealpresence.org/dictionary/adict.htm

Christopher A. Ferrara

Presidente y consejero principal de American Catholic Lawyers Inc. El señor Ferrara ha estado al frente de la defensa legal de personas pro-vida durante casi un cuarto de siglo. Colaboró con el equipo legal en defensa de víctimas famosas de la cultura de la muerte tales como Terri Schiavo, y se ha distinguido como abogado de derechos civiles católicos. El señor Ferrara ha sido un columnista principal en The Remnant desde el año 2000 y ha escrito varios libros publicados por The Remnant Press, que incluyen el bestseller The Great Façade. Junto con su mujer Wendy, vive en Richmond, Virginia.