ADELANTE LA FE

Herejías y desviaciones del camino neocatecumenal

Publicamos la siguiente carta de unos lectores, cuya identidad y honestidad están plenamente acreditada por esta web. Las negritas son nuestras.

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

Señor Director:

Por la presente acercamos a Ud. una denuncia que previamente fue enviada a cuatro Dicasterios Vaticanos, pero que nunca ha sido contestada en estos últimos dos años.  Lo hacemos con el deseo y la esperanza de que pueda contribuir a alertar a las personas acerca de las prácticas y enseñanzas de esta agrupación, y esperamos que algún día la Iglesia como Madre, lo investigue seriamente para el bien de las almas. Este movimiento tiene incluso algunas aprobaciones eclesiásticas, y bendiciones apostólicas. Mi esposa y yo dejamos el Camino con un gran dolor y  tormento moral, a causa de innumerables maltratos de parte de los integrantes y de  los catequistas  de una comunidad  de la cual formábamos parte. He aquí algunos  aspectos de la vivencia, ocultos a simple vista, y que a continuación enumeraremos:

  1. No se puede discutir con los catequistas. Discutir con los catequistas es no querer escuchar la voluntad de Dios. Discutir significa ir contra la obediencia. (Se insistía mucho en ser obediente al catequista, como quien obedece a Dios).
  2. En la relación con el dinero, el desprendimiento tiene que ser tal que se debe estar dispuesto a hacer con él todo lo que los catequistas indiquen. Instrumentalizando la palabra de Dios, se manipula a las personas para que realicen continuos desembolsos en beneficio de la evangelización, la construcción de edificios fastuosos en todo el mundo, etc.
  3. Se pide sinceridad absoluta con los demás acerca del fuero interno: lo mínimo que se piensa o se sienta contra el otro debe ser puesto en común. Si se ha murmurado de alguien hay que explicitarlo frente a la comunidad, y se le debe hacer saber. El no hacerlo implica  que “en realidad no se quiere al otro sino a uno mismo”. (Porque el amor no pasa por convivir en paz con  los hermanos, sino en perdonar y ser perdonado en un clima de una total Se asume el pecado de murmuración como uno de los más graves, ya que destruye la comunidad, que es Jesucristo mismo).
  4. Las personas están encerradas psicológicamente dentro de la agrupación. Cuando se desea abandonar el Camino dicen frases como estas: a)-Los que se van así terminan: divorciados, destruidos, hechos polvo, y vuelven muertos. b)- Tú sabes donde está la verdad. c)-Los que se van son enemigos. Se han pasado al otro ejército (al del demonio, como Judas). En general no se les dice a las personas que puedan ir a otro lugar de la Iglesia, pues se supone que la salida del Camino es volver al Mundo.
  5. Cada tanto hay que expresar públicamente cosas referentes a la vida privada e interior. Hay coacción en lo referente a revelar secretos de la propia vida.
  6. Los laicos y sacerdotes del camino hacen exorcismos de manera discrecional. Toda la gente que llega a recibir catequesis está llena de demonios, y los catequistas son los encargados de discernir estos espíritus y expulsarlos en distintos pasos. Ustedes no están sentados ahí. En estos lugares hay “otros” sentados.(Con clara referencia a espíritus malignos)
  7. Los catequistas aseveran tener más luz que los demás, por el simple hecho de estar más avanzados en este itinerario de Kiko Argüello. Todo lo que se va diciendo a nivel de responsables y catequistas se pone como inspiración directa del Espíritu Santo.
  8. Los catequistas la mayoría de las veces son gente poco formada filosófica y teológicamente, pero enseñan con autoridad. Se convertían en oráculo, que actuaba como grupo para analizar las vidas de los escrutados. Las personas debían sentarse a contar pasajes de sus vidas respondiendo a preguntas previamente elaboradas, y debían escuchar la interpretación de esas vivencias y aceptar diversos encargos de cara a la supuesta conversión de vida.
  9. Usan un profuso vocabulario psicoanalítico sin tener formación psicológica. (por ej. sos un neurótico, tenés problemas por la falta de figura paterna, etc.)
  10. Suelen preguntar públicamente frente a la comunidad sobre temas de relación matrimonial (si se tiene relaciones sexuales, si se está abierto a la vida, etc.). Si no se quieren revelar aspectos íntimos de otros, por ejemplo, se les responden frases como esta: y a ustedes ¿quién los catequizó?, en clara referencia a espíritus inmundos.
  11. No hay cristiano pobre (así dicen los catequistas). Porque se supone que si uno se desprendió de todos los bienes, tendría que haber recibido el ciento por uno materialmente. Uno de los más encumbrados en la agrupación aclaró: y no me vengáis con cosas espirituales. “Esta casa me la ha dado Dios”, etc.
  12. No hay que defenderse del mal. Por lo tanto si alguien te dice algo en el camino, es necesario soportarlo humildemente, ya que el otro es tu hermano que te corrige con amor en la dimensión de la cruz. Hay que dejarse decir las cosas, aunque sean prejuicios, sentimientos, etc., porque así va muriendo nuestro yo, este yo diabólico que todos tenemos, construido socialmente.
  13. Lo importante en los sacramentos es sobre todo lo que se refiera al signo y a lo comunitario. Vestimenta, limpieza, orden, asamblea, belleza, porque estamos llamados a ser signos en el marco de una nueva estética que llame al mundo a la conversión. Debemos ser un signo de la belleza de Dios. Por esta razón se ha denigrado públicamente a personas indigentes, diciéndole por ejemplo, ¿sabe porqué nadie se quiere sentar al lado suyo? ¡Porque tiene olor a pis!.  Esto es un ejemplo de lo que se considera ser sincero con el hermano, y amarlo en la dimensión de la cruz.
  14. Todo lo referido a la vida interior queda relegado a lo que cada uno pueda hacer de cara a Dios. Por eso se desalientan las misas que no sean la del sábado con ellos, la confesión frecuente no es alentada, porque este sacramento ha sufrido muchos cambios, y al principio sólo se utilizaba en casos muy graves. Es muy importante participar en la confesión hecha en un contexto comunitario (la confesión es individual y privada pero en un ambiente de cantos y asamblea acompañando el acto, y rodeando a los penitentes y a los confesores). Las participaciones quedan limitadas a las celebraciones del Camino, mientras que se desalientan las devociones personales,  el rezo a los santos, que son una suerte de panteón que la Iglesia aceptó para reemplazar el panteón pagano. De esta manera se va desacralizando la relación con Dios, hasta el punto de vanalizar la adoración eucarística: Si Dios hubiera querido quedarse en forma permanente para ser adorado, se hubiese quedado en una piedra. Se ha desvirtuado todo: la eucaristía es para comer, no para ser adorada fuera de la misa. (Carmen Hernández).
  15. Como es esencial la confrontación, los compañeros de experiencia están para la conversión de uno. Por lo cual si uno se va es porque tiene murmuraciones y juicios contra los hermanos que son Jesucristo que te dice la verdad. Si una comunidad no se pelea, entonces se tienen miedo, y por lo tanto, se debe disolver. Sin decirse las cosas, se corta el proceso de conversión y se cae en el afectivismo tan temido. (Estas cosas hacen pensar en la construcción de un orden a partir del conflicto, tal y como se da en las filosofías dialécticas de Hegel y Marx).
  16. Por otra parte se estimulan los ecos de la Palabra en los cuales la gente abre su historia ante los demás en eucaristías y celebraciones de la palabra. Los integrantes del Camino se convierten en personas públicas, ya que pierden su fuero interno que se transparenta totalmente ante los demás.
  17. La manipulación de la conciencia es tal, que se siente mucho miedo de no cumplir con Dios por no llevar los chicos a las celebraciones, incluso cuando hace mucho frío. Ante estas situaciones, la palabra de una catequista: Te lo empaquetas bien, y lo llevas. Todavía no te ha tocado nunca vivir una eucaristía a diez grados bajo cero. Los chicos durante dos horas de misa no pueden ir al baño:  los niños, cagados y meados en la silla.
  18. Se habla mucho de la idolatría con los afectos. Es parte del proceso de separación que establecen con los lazos afectivos anteriores a la experiencia neocatecumenal, que deben supeditarse a la nueva vivencia. También con los hijos, cuando estos son obstáculo para el cumplimiento de los encargos.
  19. Incluso los muy pobres tienen que poner el diezmo (el 10% es el mínimo). Vosotros ponéis el diezmo y después vivís como podáis.
  20. En el proceso que se inicia con el Primer Escrutinio se seduce a la gente para que venda sus bienes a cambio de una promesa: seguir adelante en el Camino y obtener el ciento por uno, manipulando el Evangelio. Este chantaje, que a la vez que seduce, obliga en consciencia hace que la gente se vea compelida a realizar ciertos desprendimientos. En nuestro caso, a lo largo de unos seis años hemos vendidos muebles, un apartamento, etc., entregando estos dineros a los pobres y también en sumas elevadas, a la agrupación. Nos hemos quedado sin propiedades.
  21. Producen continuos conflictos de conciencia, que en su jerga se llama rupturas psicológicas que en general  se producen cuando la propia opinión es tomada burlonamente por los catequistas, frente a los demás, cuando se ridiculizan los puntos de vista, cuando se ponen bajo sospecha las buenas intenciones, cuando no se quiere obedecer en un aspecto que implica renunciar a un derecho a un valor creído. Cuando mi mujer contradijo un punto de las catequesis diciendo que tienen cosas heréticas, por ejemplo, una afirmación que se encuentra en el Mamotreto de las Catequesis de Iniciación, según la cual  se afirma explícitamente que en el paraíso había muerte, porque las cosas eran como la naturaleza, que muere y resucitael catequista dijo: bueno, si a vos te hace feliz matar a tus catequistas… Acto seguido la sacó de la catequización por no tener el mismo espíritu. Evidentemente nos sentimos shockeados, porque no esperábamos que por el simple hecho de decir lo que sentíamos nos trataran de esa forma.
  22. Hay exageraciones en los detalles (poner las sillas simétricas en la asamblea hasta con un metro, la cruz lustrada, no se puede estar gordo porque es signo de insatisfacción y puede escandalizar, etc.). Este tema de los detalles es importante porque permite la reproducción de los espacios litúrgicos en todo el mundo, de manera que todas las personas vivan lo mismo y se percaten de ello al visitar las comunidades de distintos países. Estas exactitudes son preventivas de desviaciones en aspectos que son fundamentales para ellos, como por ejemplo, que las cosas se enseñen tal y como las transmiten los fundadores, que no se canten otras cosas que las que compone Kiko Argüello, que no se compartan otros detalles estéticos distintos de las imágenes pintadas por él, porque todo está hecho con un espíritu, con una inspiración muy concreta en vuestro beneficio, con una pedagogía de iniciación en la fe.
  23. Las prácticas morales tienen que ver con determinados ritmos de palabras a cumplir puestas por los catequistas. Por ejemplo, en una oportunidad se nos dijo que no se trataba de ser conejos en el número de hijos, o tener un millón de hijos. Ya teníamos una familia numerosa. Ellos disciernen cuándo tenés que tener hijos y cuando no. Tú no tienes el discernimiento para decidir estas cosas, no hay que ser legalista, todo debe ser iluminado por el Espíritu, y el Espíritu para discernir las cosas concretas de tu vida lo tienen tus catequistas. Sino caes en el fariseísmo.
  24. El trato entre la gente no tiene que ser afectivista. Se valora que al otro se lo trate con autenticidad, y esto a veces se interpreta con tener mal carácter, contestar inadecuadamente, con mal humor, despreciar, con groserías e insultos. Las convivencias mensuales suelen ser momentos de mucho maltrato, y se piensa que el amor brota del conflicto resuelto. Si alguien se acerca y te dice que cantaste bien hay que decirle, por humildad, me robaste el Espíritu Santo. No hay que temerle al conflicto. Se cuenta como algo normal que en algunas comunidades la gente ha llegado a los golpes, pero que luego son tan amigos, que se han perdonado de corazón, y que esa murmuración ha sido cortada por la sinceridad. La degradación a la que se llega en estas reuniones hace pensar que difícilmente uno se encuentra entre cristianos.
  25. Todos los tiempos personales tienen que acomodarse a las actividades del Camino. Incluso aunque se ponga en riesgo el trabajo. Es preciso estar dispuesto a preparar convivencias, o evangelizar determinados días, etc. Porque un punto fundamental de la conversión es amar a Dios más que al dinero, porque el dinero es de Mammona, y por tanto del demonio. Con esto se justifica ser irresponsable con el trabajo, o la pérdida laboral. Por esta causa yo he perdido oportunidades de crecimiento laboral y económico que me han estancado en la pobreza y han hecho que perdiera los años de mi vida que hubieran significado mi consolidación profesional.  Pero después nadie se hace cargo de las consecuencias de estas decisiones, ni tiene obligación de ayudarte en esas circunstancias, porque no hay que hacerse el Dios y sacarle la cruz al hermano.  El desprendimiento continuo del dinero es puesto como señal de que se tiene fe, porque Si tenés fe, pondrás todo tu sueldo en la bolsa. Esta frase fue dicha por un catequista en una convivencia regional. Después de estas reuniones solíamos volver a casa sin dinero, ni siquiera para comer.
  26. Tienen mandamientos propios de la agrupación y que no es doctrina moral general de la Iglesia: prohibición de trabajar como juez o policía, no derecho a la huelga, no hacer juicios, no portar arma en caso de llegar al Camino como policía. Todas estas cosas están prohibidas porque implican defenderse del mal y una idolatría del trabajo.
  27. En las convivencias, en situación de ayuno, se hace escrutar las escrituras, porque el Señor te habla directamente. Lo que implica una suerte de oráculo que lleva a usar la Palabra de Dios como un modo habitual de conocer su voluntad para tu vida, al modo protestante.
  28. A la mañana cuando se reza si es necesario llegar tarde al trabajo, se llega tarde, y además hay que decirle al jefe: me quedé rezando. Se invita siempre a realizar rupturas de la lógica discursiva, porque de esa manera se evangeliza a tiempo y destiempo.
  29. No es infrecuente que las familias que entran al Camino se alejen, por ejemplo, de la gente que va a la parroquia, o de otros movimientos, etc.
  30. No se puede pensar: mejor es obedecer. El sentimiento es más importante que la razón, porque a Jesucristo se lo siente. Hay que cortarse la cabeza. Crucificar la razón.En una ocasión, un miembro más avanzado que nosotros me hizo una serie de recomendaciones al respecto, sin que mediase ningún tipo de consulta de mi parte. Yo te quiero mucho. Tienes que tener cuidado con la razón. Tú sabes que Dios no entra en nuestra mente limitada. Tú eres filósofo, y eso es peligroso, ya que todo lo pasas por la razón. Se nota por lo que dices en los ecos. En varias ocasiones me asedió con estos razonamientos hasta el punto que llegué a pensar si no tenía que dejar mi profesión.
  31. Nunca reconocen errores, incluso aunque después los corrijan en la práctica. Si hubo herejías en los mamotretos quedan corregidos en escritos posteriores siendo lo diametralmente opuesto, como si siempre hubiesen pensado lo mismo (doble verdad). En el año 2004 se siguieron usando mamotretos escritos con máquina Olivetti llenos de herejías. Ejemplos: antes del pecado original en el Paraíso, había muerte física; la eucaristía no es un sacrificio en el sentido de las religiosidades naturales (cruz) sino más bien la resurrección en el sentido de la Pascua. Buscan siempre distinguir la nueva de la vieja teología emparentada con la religiosidad natural. Todos los reformadores del Concilio (Vaticano II) se han cargado  (llevado por delante) miles de interpretaciones teológicas (Carmen).  Desde este punto de vista se diluyen las diferencias con los protestantes. La presencia real es durante toda la misa, no sólo en la consagración, y en esta misma, más que prestar atención a tomad y comed, tomad y bebed, habría que trasladar la eficacia de las palabras del sacerdote a “haced esto como mi memorial”.
  32. Esto no ocurre sólo a nivel teórico, sino también en la práxis. Algunas cosas como la adoración eucarística que se desalentaban, luego se reintroducían sin mediar explicaciones, como si fuera una práctica de siempre.
  33. Tienen una teología muy dudosa: Dios no es estático como lo presenta el pensamiento helénico y Santo Tomás. Dios es dinámico, y cambia continuamente. Por eso no es raro que cambie la liturgia, y seguirá cambiando aunque no le guste a la gente. (Esto tiene una relación indiscutible con el pensamiento hegeliano del Espíritu Absoluto que se despliega históricamente, con todo lo que implica de inmanentismo e imperfección. Muchas veces rescatan el pensamiento marxista, por su intención buena de preocupación por los pobres). El desprecio a la filosofía helénica y a la teología tomista es continuo, así como a los dogmas que se ven como rigideces que impiden la evolución del cristianismo a lo largo del tiempo, y de acuerdo a las necesidades de la gente. Estamos en una época más comunitaria, y por ello la confesión individualística no sirve más. El pecado no es contra Dios sino contra la asamblea, que es Cristo. (El peligro de inmanentismo y antropocentrismo es constante, porque se confunden ciertas expresiones de la teología que tienen que ver con una participación de los fieles en Cristo, a una identificación esencial del fiel con la divinidad). Cristo quiere hacerse uno contigo, quiere estar dentro tuyo, para que tengas la esencia divina, ese espíritu que ama al enemigo y no se resiste al mal, se vuelve uno con tu espíritu. Cristo quiere ser Uno en ti.
  34. Los sacramentos variaron con el tiempo. La confesión de hoy en día igual que la misa pasaron por revestimientos innecesarios. Hay un paréntesis histórico de Constantino al Vaticano II de fe infantil, en que la Iglesia evangelizó con una pastoral de sacramentalización, útil para los que tienen fe pero no para llamar a la fe. Por lo tanto la Iglesia no era misionera. Según esto, hay una diferencia esencial en la manera en que los primeros cristianos se convertían, y la posterior, que fue una adhesión sólo jurídica, sin compromiso real con la fe. Por ello, la Iglesia ha estado en una herejía práctica, no cumpliendo con su misión. La Iglesia antes del Concilio iba a los suyos, no evangelizaba al Mundo, no daba la Buena Noticia, porque tenía una predicación muy moralista. La Iglesia no era signo, porque la gente va a la Iglesia y nadie se conoce con nadie. Entonces tú das la mano al que tienes al lado pero no conoces su vida, sus follones, y allí no hay hermandad para nada. Era una Iglesia de perfectos, de gente que se creía santa y que juzgaba a todo el mundo, pero no iluminaba ni salaba, porque no se ponía al servicio del hombre. La misa era un sacrificio, y por lo tanto, había que lamentarse y sentirse culpables, porque la Cruz denunciaba que el hombre era deicida, que había matado a Cristo. Y los judíos eran enemigos de la Iglesia porque habían matado a Cristo. Después del Concilio todo ha cambiado: la Iglesia ya no habla de dogmas sino de misterios de la fe; la Iglesia no se cree más que los demás, sino portadora de la Buena Nueva. La Iglesia ha vuelto a sus raíces, ha redescubierto el ambiente judío del que proviene, y así percibe que los judíos son nuestros amigos.
  35. De lo anterior, se desprende que la Iglesia Católica debe judaizarse, para quitarse los ropajes de paganismo que ha ido asumiendo en su bimilenaria historia. Por ello se desprecian algunas prácticas y se introducen otras: son mal vistos los confesionarios, las iglesias llenas de imágenes de santos, el altar empotrado en la pared o demasiado pequeño, el tabernáculo en el centro, las ofrendas en la Misa, el Credo, el Gloria; en su lugar, como proceso de simplificación y purificación de las costumbres litúrgicas, se reintroducen costumbres judías como las amenorah (candelabros de nueve brazos), el uso del shemá en las puertas de las casas, su recitación a los niños por las noches, el trato poco natural de hermanos entre los miembros de la agrupación, el uso de la paz contigo, en lugar de las expresiones habituales vernáculas, queriendo introducir un verdadero cambio cultural en la Iglesia; se baila al modo judío en torno al altar, con canciones propias ya que los cantos comunes son sentimentalistas, se va por las calles predicando como los protestantes, con días asignados, y emulan a este respecto las prácticas de los Testigos de Jehová.
  36. Utilizan mecanismos de premios y castigos: cualquier cosa que le disguste al catequista de las cosas que uno dice puede significar bajar de paso. Retroceder en el camino puede significar más tiempo en pasos anteriores y terminar el camino más tarde. Es muy temido el retorno a los Segundos Escrutinios, largo período de interrogatorios y de abandono de bienes, que implican trastornos psicológicos y económicos muy serios.
  37. Te hacen pedir perdón al que te ofende por haberte enojado en tu corazón contra él (violadores, abusadores, jefe maltratador, incluidos). Porque lo mataste en tu corazón. Esto implica una degradación a nivel personal que confunde moralmente a la persona. Ya no se sabe si es víctima o victimaria, y queda en una posición inerme frente al agresor.
  38. La eucaristía se encuentra expuesta a ser recibida en pecado mortal. Esto sucede porque no se es claro en diferenciar sobre el pecado y sus distintos grados, porque el pecado es pecado (sea venial o mortal. La antigua diferenciación hecha por la Iglesia preconciliar se torna parte de la burocracia legalista de una Iglesia muy jurídica -época que abarca de Constantino al Vaticano II-, y que sirve para tramitar la absolución en la confesión mediante la imposición de penitencias. Da risa que se hablara de atrición, contrición, etc. (Carmen ). El uso de la burla y el sarcasmo con respecto a las antiguas enseñanzas de la Iglesia es muy frecuente y blasfemo. Se llegan a poner en duda decisiones de anteriores papados, prácticas universales introducidas por los santos, etc.
  39. El pecado es el pecado y no ofende a Dios (que es infinito y nada le puede ofender), sino a la Comunidad. Por lo tanto se espera mucho tiempo para hablar de determinados pecados como el de la anticoncepción, ya que los tiempos de la conversión son diferentes para cada persona, y Dios bendice nuestra historia incluso en nuestras equivocaciones, que han sido motivo para encontrarnos con Él. Olvídense del pasado, que Dios ya lo juzgó y su juicio fue la misericordia. Las cosas que pasaron están bendecidas por Dios, a Dios no le importa tanto tu pecado, como que te encuentres con Él.  Dios pudo haberte enterrado en el pecado para que te dieras cuenta de cuánto te ama. Si es necesario te manda un demonio para que te haga caer y te conviertas verdaderamente.
  40. El tema de la apertura a la vida empieza como un latiguillo después del Segundo Escrutinio, en que se abre la historia de uno ante los demás, se cuenta todo lo que uno hizo antes del Camino, y lo que viene pasando desde que se entró (los supuestos frutos). Siempre se pregunta cómo ha sido nuestra vida antes y después del Camino, sin referencias eclesiales de tipo universal.
  41. Entonces se habla de que hay que abrirse a la Vida para estar en la Voluntad (de Dios). Esto significa que hay que abrirse a la posibilidad de tener hijos. No se menciona que lo contrario es pecado mortal, sino que se dice simplemente que esto es cerrarse a la Voluntad (de Dios) y que por ello se corta la conversión. Se hace un cambio en el uso de las palabras y de los conceptos con una evidente intención de cambio cultural.
  42. Se dicen las cosas de una manera y después de la contraria. Por lo cual hay un discurso hacia fuera o exotérico (los no iniciados), y otro hacia adentro o esotérico (los iniciados). A la gente de fuera se les presenta la doctrina de la Iglesia con un lenguaje muy emotivo y muy general (kerigmático, se dice entre ellos), de mera invitación, y de presentación de las cosas positivas del cristianismo (amor al enemigo, Dios te ama como eres,). Una vez adentro se va viendo lo que significan estas cosas, y, contra lo afirmado anteriormente, hay que cambiar muchísimo, incluso en cosas puramente formales, y uno se siente en peligro constante.
  43. La doctrina de la gracia enseñada por Kiko es la siguiente: Para mí estar en gracia significa que Dios me perdone continuamente. Esto significa que la gracia no es algo que se posee en forma constante, sino que va y viene de acuerdo a cualquier cosa que se haga (un enojo, una falta de comunión con el otro, un resistir la palabra del catequista). Como persona que habitualmente iba al Camino, doy testimonio de que a pesar de no tener conciencia de pecado grave en ese momento, algunos encuentros con los catequistas me dejaban en un estado de shock. Por ejemplo, a mi mujer le dijeron que Tenía olor a muerto y a huesos podridos de las murmuraciones y juicios de su corazón. Esto se dijo en un contexto de desesperado pedido de ayuda frente a situaciones matrimoniales difíciles. La conclusión fue que los dos son una mierda. Este fue el mensaje que nos dejaron, con textuales palabras.
  44. Lo mismo pasa con la fe, que en lugar de ser una virtud que puede tener un aumento, es simplemente un don que se tiene o no se tiene, a la manera protestante. No se puede tener poca, mediana o mucha fe. El Espíritu Santo está, o no está. Y nosotros tenemos la luz de discernir en la vida de un hermano si esto es así o no. Porque puede parecer que un hermano es humilde y sea sin embargo un soberbio integral, mientras que en otros casos alguien no puede ver sus progresos y pensar que es un pecador terrible, y ya los hermanos o los catequistas han visto la obra del Espíritu Santo allí.(Kiko)
  45. Se tiene una gran ansiedad a medida que se dan nuevos pasos y se acerca la elección final.  Porque el kerigma pudo haber producido un embarazo histérico, y resulta que no hay niño adentro (Jesucristo creciendo en el interior del catecúmeno).
  46. Se hace distinción entre sal, salado y Judas. Los primeros son los de la Iglesia Adulta, que son los del Camino al final, o una Madre Teresa de Calcuta, o Juan Pablo II. Los segundos son los que viendo como vivimos se convierten sin entrar a la Iglesia. Puede ser que alguien haya sido llamado al Camino por un tiempo, pero termine afuera. También sería una clase de salados. (Se da el ejemplo del puchero, donde no todos son sal, sino que algunos son papa, batata, zapallo, etc. Este tipo de ejemplos pueriles quieren imitar el estilo parabólico de Cristo). Y los terceros son los que destruyen lo que hace el cristiano para probar que es tal. Dentro de la comunidad tendréis vuestro Judas que os probará. Porque Judas es necesario en la comunidad para ver si eres o no cristiano. También los que se van o se oponen al Camino son Judas. Pero esto no sucede para que Judas se cuelgue, sino para que se convierta.
  47. Se han inmiscuido en mi vida privada y me han impedido hacer un cambio de apellido (yo querría recuperar el de mi padre biológico) porque, supuestamente, mis problemas de identidad no vienen de un cambio de apellido sino de mis pecados. Tampoco me han dejado escribir, a pesar de que me gusta hacerlo porque tú tienes que hacer trabajos humildes. En una oportunidad en que me estaba preparando para ingresar a la cancillería, un amigo, alto responsable del Camino en mi ciudad,  me boicoteó la idea hasta el punto de hacerme sentir tan mal que dejé mi proyecto y esta posibilidad de lado.
  48. En una oportunidad me hicieron rezar a los gritos toda una nochey no importa si los vecinos piensan que sos un loco.
  49. Finalmente nos fuimos porque la gente no quería hablar con nosotros, y nos impedían el cumplimiento del paso en el que hay que salir por las casas, ya que no salían con nosotros, o nos despreciaban porque los llamábamos por teléfono para recordarles que teníamos que hacerlo, frente al mandato de los catequistas, quienes nos habían advertido que Si no salen, luego Jesucristo les preguntará por la salvación de esa alma en el Juicio.

A dos años de haber salido de este grupo nos sentimos muy aliviados. Hemos retomado prácticas religiosas habituales dentro de la Iglesia Católica. De hecho nos llevamos mejor como matrimonio, nos dedicamos más a nuestros hijos, participamos más de los sacramentos.

También en lo laboral hemos mejorado nuestra situación debido a que podemos trabajar sin sentir incompatibilidades con la fe, aunque sí damos razón de nuestra fe aún más, diciendo las cosas como la Iglesia las enseña desde siempre. Esto nos impulsa a progresar económica y profesionalmente en favor de nuestros hijos que se vieron pospuestos todos estos años y privados de lo elemental: alimentos, ropa, útiles escolares, etc., a causa de costumbres  relacionadas con el Camino.

Lo que nos cuesta entender es el aval que reciben de gran parte de la jerarquía eclesiástica y sobre todo de Francisco, quien los ha enviado por todo el mundo con su bendición en marzo del 2015. Por supuesto que esto nos ha angustiado durante un tiempo, pero ahora que vemos el proceso de desintegración que sufre la Iglesia, pensamos que es una estrategia más de los enemigos de la fe.

Luis e Isabel

Cartas de los lectores

Cartas de opinión de los lectores. Adelante la Fe no se identifica necesariamente con todas las opiniones vertidas en las mismas. Para enviarlas utilice nuestro formulario de contactar especificando su nombre y apellidos, título de la carta y especificar “para carta de los lectores”.