HERMANAS FRANCISCANAS DE LA INMACULADA

Notificación oficial del Instituto

20 de diciembre de 2014

Preferimos escuchar la Palabra del Dios Encarnado, la única Verdad y Eterna Palabra del Padre, antes que las voces que surgen de los medios de comunicación.

Respecto a un artículo que se refiere a nosotras, publicado en la revista “Rogate ergo” (número 11/2014), un artículo sobre el que nos tomamos la libertad de poner en duda su completa confianza, así como sobre otras noticias que circulan en los medios de comunicación sobre nuestro Instituto,

DECLARAMOS QUE:

La comisión hacia nuestro Instituto nunca ha sido notificada, en la medida en que la Visita Apostólica que comenzó el 19 de mayo de 2014 tiene aún que finalizar. Aún está pendiente una apelación, lo que en parte ha revelado la causa de nuestra petición, de manera que el Consejo General por el momento puede poner en práctica actos de gobierno sin previa aprobación del Visitador Apostólico, como provee el Decreto de la Visita.

Nuestra concisión sobre las elecciones litúrgicas, documentado en detalle en un informe oficial y por los votos del Capítulo de cada comunidad del Instituto con un resultado unánime de predilección por la liturgia según el Vetus Ordo, es considerada por algunos un velo bajo el cual se esconde un deseo de reclusión no igual al “sentire cum Ecclesia”, que alcanzaría posiciones heréticas o cismáticas por oposición al Magisterio de la Iglesia y desunión con el Santo Padre.

En respuesta, subrayamos que tales aberraciones nunca han sido imputados contra nuestro Instituto, ni contra los Frailes Franciscanos de la Inmaculada, ni contra nuestros Fundadores, hacia los cuales algunos consideran nuestra lealtad errónea e inexplicable, en contraste a lo que se debe a la Sede de Pedro.

Más aún, insistimos que el Instituto nunca ha negado la validez y legalidad de la forma ordinaria de la Santa Misa, la cual es también la forma adoptada actualmente en casi todas nuestras comunidades, sino que además ha promovido la participación activa mediante la distribución de numerosas copias de misales, que se ha llevado a cabo durante años en toda Italia. Además, el Instituto nunca ha proclamado el no reconocimiento de la autoridad de los documentos del Concilio Vaticano Segundo ni del Magisterio post-conciliar.

Añadimos que en las materias de formación interna, de conformidad con las enseñanzas del papa Benedicto XVI sobre la hermenéutica de continuidad, siempre hemos advertido contra las interpretaciones que, estando en discontinuidad, se revelan ellas mismas como dañinas e inaceptables.

Con respecto a la unión con la Santa Sede, como ya ha sido expresado oficialmente en ciertas cartas dirigidas por nuestro Superior General al Santo Padre, Francisco, nuestra vida religiosa está dedicada y se ofrece por entero a la Madre Iglesia y Su Supremo Pastor y así quiere mantenerse, en conformidad con nuestra vocación específica que viene directamente de nuestro Seráfico Padre, san Francisco, expresada por el voto de consagración ilimitada a la Inmaculada.

CRISTO, CAMINO, VERDAD Y VIDA, ES LA ÚNICA Y DEFINITIVA “PALABRA” EN LA QUE CONFIAMOS Y A ÉL CORRESPONDE JUZGAR NUESTRAS “VOCES” HUMANAS.

[Original, en Italiano. Traducción por Alberto Torres Santo Domingo. Artículo original.]

———-oooOOO———-