Sin María no hay Jesús. María tiene el título de Corredentora mantenido por la Iglesia desde hace muchos siglos.