El gozo cristiano no es un gozo superficial o sensible, sino que se entra por la oración y la acción de gracias, absolutamente necesarias para salvarse.