ONE PETER FIVE

Irlanda elige la muerte

Nota del editor: no es nuestra política habitual imprimir un comunicado de prensa completo en su totalidad, pero rara vez hemos visto uno tan acertadamente dar en el clavo. Nuestro agradecimiento a la Catholic Action League de Massachusetts y a su director ejecutivo C.J. Doyle por este devastador análisis del voto irlandés para legalizar el aborto.

***

El viernes 25 de mayo, los ciudadanos de la República de Irlanda, en un referéndum nacional, votaron por una mayoría de dos a uno para derogar la Octava Enmienda a la Constitución Irlandesa, que garantizaba el derecho a la vida de los niños por nacer en ese país. El referéndum solo eliminó la protección constitucional para la vida prenatal. Aún se requerirá una legislación estatutaria habilitante para legalizar el aborto en Irlanda.

El gobierno del Primer Ministro-Un Taoiseach-Leo Varadkar propone la procura sin restricciones del aborto, (aborto a pedido), durante las primeras doce semanas de embarazo, y el aborto efectivo sin restricciones, con las lagunas habituales para la salud de la madre, por hasta veinticuatro semanas. Si se aprueba, sería uno de los regímenes de aborto más permisivos en la Unión Europea.

Mientras el Taoiseach, el gobierno y los cuatro principales partidos políticos de la República (Fine Gael, Fianna Fail, Labor y Sinn Fein) respalden la legalización, se espera que pase por Dail Eireann (Cámara baja del parlamento de la República de Irlanda) y el Seanad por mayorías sustanciales.

Con una participación en el referéndum del 64.1%, 1.489.981 votantes emitieron su voto a favor de la derogación, mientras que 723.632 votaron para retener la enmienda. El margen fue del 66.4% al 33.6%.

Las cuatro provincias y 25 de los 26 condados (Donegal fue la excepción) votaron a favor de la derogación. En la ciudad capital de la nación, Dublín, la mayoría de derogación superaba el 77%.

La Liga de Acción Católica calificó el voto como “un evento portentoso, efectuando cambios en la civilización y completando la transición de Irlanda a una sociedad poscristiana”. La Liga continuó diciendo que resultaría en “el asesinato de cientos de miles de inocentes, los niños pre-nacidos, y la persecución de aquellos que se niegan a colaborar en este monstruoso mal”.

El Director Ejecutivo de la Liga de Acción Católica C.J. Doyle hizo el siguiente comentario: “En triste viernes, en lo que fue una tragedia y un crimen, el pueblo de Irlanda, encabezado por su primer Primer Ministro homosexual, votó abrumadoramente rechazar al autor de la vida y abrazar el padre de las mentiras”.

“Después de 16 siglos y más de 60 generaciones de fe católica, cultura cristiana y moral civilizada, los irlandeses han repudiado su religión, han traicionado su herencia, han despreciado a sus antepasados ​​y abandonado su identidad histórica, solo para descender a la barbarie”.

“Se observa con ironía que, 96 años después de la independencia del país, los irlandeses se han conformado, una vez más, con los valores de sus antiguos amos coloniales. Con la Ley de Aborto de 1967, el Reino Unido, con la excepción de los seis condados de Irlanda del Norte, se convirtió en uno de los primeros países de Europa occidental en legalizar el aborto”.

“Ningún tribunal o parlamento es responsable de esto. La decisión de Irlanda no tiene precedentes. Incluso en la Alemania nazi, la mayoría nunca votó por asesinatos en masa. Ahora, casi un millón y medio de personas tendrán sangre inocente en sus manos”.

“Mientras que el dinero extranjero, un medio monolíticamente anticatólico y la influencia perniciosa de las élites globalistas en la UE y la ONU tuvieron un impacto significativo en el resultado, uno debe, en gran medida, culpar a un corrupto, ineficaz y desproporcionadamente homosexual clero irlandés, que se desacreditó a sí mismo al tolerar a los depredadores en sus filas, y que ofrecía solo una resistencia tibia a la revolución moral que ahora ha sobrepasado a Irlanda”.

“Esta votación marca el final de la cristiandad latina en la patria de la Fe, Europa. La mezcla tóxica de la Revolución Sexual y el catolicismo de la época del Vaticano II ha deconstruido, en poco más de cincuenta años, una civilización que tardó casi dos milenios en crearse”.

“Los estadounidenses irlandeses deben reevaluar su apoyo tradicional por la unidad de Irlanda. Irlanda del Norte es ahora la única parte de las Islas Británicas donde la vida humana está completamente protegida. Los protestantes provida del norte deberían ser defendidos de los católicos apóstatas de la República”.

(Traducción:  Rocío Salas. Artículo original)

One Peter Five

Edición en español de la web norteamericana One Peter Five (onepeterfive.com) bajo la dirección de Steve Skojec
¡Ya a la venta en Amazon!
Recibe nuestras noticias por email