fbpx

La Escritura obliga, y provoca el odio de los mundanos

La verdad engendra odio; por ésto algunos, para no incurrir en el odio de los oyentes, velan la boca con el manto del silencio. Si predicaran la verdad, como la verdad misma lo exige y como abiertamente la divina Escritura obliga, incurrirían en el odio de las personas mundanas, que acabarían por excluirlos de sus entornos. Pero como caminan según la mentalidad de los hombres de mundo, temen de escandalizarlos; siendo que nunca se debe hacer menos a la verdad, ni siquiera a costa del escándalo”

San Antonio de Padua, Sermones

[Traducido por M.M. Artículo original.]




Del mismo autor

“Hereje”. El veredicto del cardenal Müller sobre el primer consejero del papa

En una entrevista en el último número de “Herder Korrespondenz” el...

Últimos Artículos

La ley está con los cristianos, la Buena Batalla es urgente

Desafortunadamente, raramente sucede. Pero sucede. En poco tiempo, dos...

El espíritu romano que necesitamos

El espíritu romano es el que sólo se respira...

Don Pietro Leone: El Concilio y el eclipse de Dios (I)

Rorate Caeli se complace en publicar en capítulos, la...