fbpx

La Misa Tradicional es la fuente de la santidad y de nuestra espiritualidad católica (IV)

Conferencias de una Misión dada en Guatemala Tema: La Misa Tradicional es la Fuente de la Santidad y de Nuestra Espiritualidad Católica Resumen: El Sacrificio de Cristo en la Cruz es la fuente de toda gracia y santificación. Por lo tanto, la Santa Misa — que es la actualización del Sacrificio de Cristo en la Cruz a lo largo de los siglos — es la fuente de nuestra santificación y espiritualidad. ¿En qué consiste la santidad? [1] La santidad es unión con Dios y separación del mundo. [2] La santidad implica dar muerte al hombre terreno pare poder revestirse de Cristo. [3] Una espiritualidad auténtica siempre nos lleva hacia la santidad. Ahora bien, como fuente de santificación, la Santa Misa nos une a Dios en Cristo Jesús y nos separa del mundo. Como fuente de la espiritualidad auténtica y católica, la Santa Misa nos enseña e inculca en nosotros: [1] Vivir en la Presencia de Dios; [2] La verdadera fe y el verdadero sentido de la fe; [3] La Cruz de Cristo (nos llama a cargar con la cruz); y [4] El desapego a lo terreno y el apego a lo celestial.




Padre Michael Rodríguezhttp://svfonline.org/material-en-espanol/
Sacerdote diocesano de la Diócesis de El Paso, Texas, U.S.A. Fue ordenado sacerdote el 8 de diciembre, 1996. Desde septiembre de 2011, el P. Rodríguez ha ofrecido exclusivamente la Misa Tradicional en Latín. Debido a esto, su obispo rehúsa darle un cargo pastoral desde hace casi dos años. El P. Rodríguez está totalmente comprometido al apostolado de restaurar el culto y la doctrina de la Santa Madre Iglesia.

Del mismo autor

Homilía: La preciosísima Sangre de Cristo

El mes de julio es dedicado a la santísima y preciosísima...

Últimos Artículos

Por la Misa Tradicional, hoy más que nunca a Luján hay que peregrinar

La peregrinación de 100 km Rawson-Luján, organizada por Nuestra...

La fiesta litúrgica de Nuestra Señora de los Dolores

El 15 de septiembre la Iglesia celebra la fiesta...

El Concilio incuestionable

En muchos círculos católicos existe una obsesión generalizada por...